© Ana Pancorbo

Como si fuese un relato de Robert Louis Stevenson, Etnosur nos lleva este año a un viaje sonoro plagado de aventuras, nostalgias, evocaciones y ritmos folk; ecos de naufragios, tesoros y aguas cristalinas. Son los Mares del Sur, son las Islas Salomon, la Isla de Pascua, Taiwán, Magadascar, Borneo y papúa Nueva Guinea. Son las músicas que resonarán del 20 al 22 de julio en Alcalá la Real, en Jaén, donde toda esta riqueza cultural supondrá un descubrimiento para muchos y un contacto más cercano con los representantes de aquellos lugares de ensueño.

Por ello Etnosur ha puesto la idea del Small Island Big Song en el lugar más alto del evento. Small Island Big Song es un proyecto del realizador y productor australiano Tim Cole y de la publicista taiwanesa Bao Bao Chen, quienes han trabajado con más de cien artistas de 16 países para dar a conocer la música de ese lado del mundo mediante canciones colaborativas.

Entre esos artistas destacan el multi-instrumentista Charles Maimarosia, el cantautor Yoyo Tuki, la cantante y actriz Ado Kaliting, el intérprete de cuerdas Sammy Sameola y la compositora e intérprete Alena Murang. Ellos estarán en Alcalá la Real y frente a una pantalla cinematográfica, conectarán con otros músicos para dar un concierto que desde ya se antoja increíble.

Otros artistas invitados son los rusos Two Siberians, los polacos Kroke, la venezolana Betsayda Machado y La Parranda El Clavo, el grupo “Brasil meet Jamaica” BaianaSystem y el grupo “congotronic” Konono Nº1, siempre presente en los canales de Radio Gladys Palmera. Y además de ellos, el saxofonista gaditano Antonio Lizana y el ensamble al-andalus La Banda Morisca. También estarán dos grupos africanos seleccionados a través del programa Vis à Vis de Casa África. Valiosos pretextos para un imaginario colectivo.

La edición XXII edición de este evento estival tan popular tiene más de doce áreas temáticas y un programa de actividades donde la música es, por supuesto, el eje determinante con tres escenarios ya clásicos: el Templete del Paseo de los Álamos, la Plaza del Ayuntamiento y el Recinto EtnoSur. Pero también están programadas artes circenses, incluyendo un circo de calle; talleres relacionados con la filosofía del Festival; cine, con largos y cortometrajes también afines al evento; narradores, cuenteros y contadores de historias, que ofrecerán muestras de una modalidad artística cada vez más extendida en Latinoamérica.

Y entre todo ello, cuatro espacios determinados: el foro, habilitado para conferencias e intercambio de ideas; el aula de literatura, para lecturas de poemas y sesiones literarias; el Zoco, mercado de alimentación, y el Pipiripao, punto de encuentro gastronómico; y el Etnochill de día y Etnoteca de noche para DJ’s sessions.

 

Deja tu comentario

Noticias relacionadas