Alberto Manzano - Jesús

539 0

Todos sabemos que el gran vicio de Jesús era la compasión. La compasión, como brazo armado del amor. Por eso Jesús estuvo con la prostituta más célebre en la historia, María Magdalena, porque en su abrazo podía amar a toda la humanidad - que había pasado por el arco de sus piernas -, y ella representaba. De modo que, tarde o nunca, tendremos que redescubrir el mito de Jesús y la Crucifixión, que es el mito central de nuestra cultura, de nuestra herencia, porque ahí es donde está el hombre: en la Cruz. Que es el mismo Infierno en este Valle de Lágrimas. Puesto que, iluminando como un foco el tuétano celeste, las blancas cenizas de la purificación abrasiva, uno es el significado del otro – Cielo/Infierno -. La validez de su existencia es mutua, su interdependencia contrastada.

Comentarios |0

Compartir

Tags: Pop&Roll