Nº2. Amaranto y su Banda de Cárdenas
Nº 3. Amaranto en Varadero
En el improvisado set donde desde bien temprano cada día Amaranto Fernández con su piano eléctrico hace sonar la música que mejor conoce -la tradicional cubana- un aviso nos previene: “El antecesor del Buena Vista”.  Inmerso en el ruido del peculiar bar-restaurante Viñales, en la misma esquina de O’Reilly y Compostela en La Habana Vieja, con laterales abiertos que lanzan sobre estas calles el sonido alegre de su piano y su grupo acompañante, el longevo músico no se percata de que aquel letrero probablemente le convendrá, pero no le hace justicia: la dilatada presencia de Amaranto con sus orquestas en los escenarios nocturnos de la famosa playa cubana de Varadero le hicieron casi invisible para los productores habaneros y parte del público de la capital, pero le permitieron acompañar y compartir escenarios con innumerables y prominentes voces de la música cubana. A eso se suman los discos realizadas entre los años finales de la década de los cincuenta y los sesenta, y que demuestran por qué Amaranto se ufana tanto de sus empeños musicales y por qué, hasta hoy, esos discos son tan buscados como representación del sonido jazz-band cubano en la confluencia de dos etapas bien delimitadas en la historia musical cubana: el tránsito de la década de los cincuenta hacia los sesenta del siglo pasado.

Con varios temas en discos de 45 rpm, Amaranto completa su escasa discografía con dos discos long play: Amaranto y su Banda de Cárdenas (1) (EGREM, LP-3198) grabado en 1965 en el Estudio de Radio Progreso(2), y Amaranto en Varadero por Amaranto y su Orquesta Copacabana (Maype, US-129) grabado según su intérprete en los años finales de la década de los 50, pero sale al mercado probablemente y según la referencia, en Estados Unidos después de 1959.

Nos hemos citado en el bar-restaurante Viñales, su actual cuartel general. Amaranto ha llegado conduciendo su reluciente automóvil marca Lada. El músico acaba de cumplir sus noventa años, el pasado miércoles 10 de enero.


Entrevista

Maestro, preséntese, por favor y hábleme de sus inicios.

Soy Gonzalo de Amaranto Fernández Himely, nací en 1927, así que donde usted me ve, ya cumplí noventa años, y sigo aquí… Nací y viví en Cárdenas y realicé mis primeros estudios de piano allí, aunque venía a La Habana a realizar los exámenes y adquirir el título en el Conservatorio Peyrellade. Al concluir mis estudios formo mi primera orquesta en Cárdenas en 1954, con la que empiezo a trabajar en la playa turística de Varadero, en la antigua Bolera Criolla. Después trabajé en los hoteles Internacional y Kawama. En 1959 cuando triunfa la Revolución me nombran jefe de espectáculos en todo Varadero, cargo en el que estoy por dos años. Paralelamente sigo tocando con mi orquesta, esta vez en el hotel Oasis, como orquesta acompañante de todos los shows. Era yo quien venía a La Habana a contratar a todos los artistas famosos en esa época: Beny Moré, Los Zafiros, Omara, Pío Leyva. Soy yo quien lleva por primera vez a Los Zafiros a presentarse en el hotel Oasis: fueron por tres días y se quedaron seis meses, porque fue tan buena la acogida que los dejé. Con mis frecuentes viajes a La Habana, comienzo a grabar.

Mi primera grabación la hice aquí en La Habana con Discos Bahía, que era una empresa muy pequeña, sin nombre [sin fama], radicaba en La Habana. No recuerdo el nombre del dueño. Pero yo, para poder grabar mi primer disco, tuve que hacerlo ahí. Grabé Chachachá elegante y Mi amor verdadero, que salió en un disco de 45 revoluciones. Eso lo grabo antes de 1959. Mi orquesta se llamaba Orquesta Copacabana de Amaranto Fernández, pero en 1961 le cambio el nombre por Amaranto y su Banda Gigante y ahí fue cuando me hice famoso. Eso fue obra de la Puchito, de Jesús Gorís: con la Puchito grabé unos discos de 45 revoluciones.

Nº4. El Bárbaro Llegó
Nº 5. Luly, Amaranto y Su Orquesta Copacabana
Nº6. Amaranto y su Orquesta Copacabana, Mi amor verdadero

¿Usted recuerda cuántos discos de 45 revoluciones salieron con los sellos Bahía y Puchito?

Con Puchito salió Soy el villanazo y Temor y también Luly y Para qué fingir. Pueden haber salido otros. No recuerdo más. Grabé también con EGREM, que sacó algunos discos.

Pero EGREM debe haber sido la última disquera con la que usted grabó en Cuba.

No, la última fue la Maype, de Machado, con la que grabó un long-play.

Pero la nacionalización de las disqueras ocurre en 1961 y la Maype también es nacionalizada… a no ser que usted haya grabado antes y el disco no haya salido hasta tiempo después. 

Yo grabé todo antes de que se nacionalizaran los sellos discográficos, lo que todo se tardó en salir, tanto el disco de la Maype como el de EGREM. Yo grabé en ese estudio que está en la calle San Miguel antes de ser nacionalizado. Recuerdo que se pagan 12 pesos por cada músico nada más(3). El disco Maype lo grabé antes del 63 y Machado se llevó las grabaciones cuando se fue de Cuba con el cantante Orlando Contreras.

Me llama la atención, porque su disco con EGREM sale con una referencia posterior a la nacionalización y como Amaranto y su banda de Cárdenas.

No, sale como Amaranto y su Banda Gigante (4). Siempre que aparezca la palabra banda asociada a Amaranto, es su Banda Gigante. En este disco EGREM todos los arreglos son míos, excepto algunos que me hizo el difunto Peruchín y también Horacio González, que hizo también los arreglos del ritmo taco-taco. Peruchín arregló Voy monte adentro, de su propia autoría, y también me puso el piano (5).

En los demás temas, Peruchín dirigía la grabación y yo tocaba el piano en el resto de los temas. También fui el creador del ritmo taco-taco en 1967. El flautista en ese disco de EGREM fue el difunto Julio Guerrero, que tocaba con Estrellas Cubanas y después tocó con Aragón cuando Richard Egües tuvo el accidente que le echaron ácido en los ojos (6). Por cierto, creo que yo fui la primera jazz band que incorporó una flauta.

Usted recuerda quién hizo el diseño y la foto de la portada de ese disco?

No, no sé quién me lo hizo y disgustadísimo que me quedé, porque puso un saxofón en la carátula, y yo soy pianista.

Ese disco tiene una foto de la orquesta. ¿Usted puede decirme si son los mismos músicos para las dos grabaciones? 

[Se tarda en reaccionar, al parecer no recuerda].En el disco de EGREM tuve que reforzar la orquesta, como se suele hacer en las grabaciones. Los coros los hicieron los hermanos Calzado, que eran cantantes de la orquesta Estrellas Cubanas (7). Las trompetas de ese disco fueron Mayía –que estaba con la Riverside-, Calixto Balaguer, sí… Y del otro trompeta no recuerdo el nombre ahora, ni del resto de los músicos.

¿Cuáles fueron los temas más exitosos en el disco de la EGREM?

Luna yayabera y Un sueño en realidad.

¿En qué estudio grabó el disco de Maype?

No recuerdo. Recuerdo que el disco de la EGREM se grabó en el estudio de Radio Progreso, que estaba el difunto Rafael Somavilla y cuando yo grabé el mozambique, Somavilla estaba de responsable de la grabación y sale de la cabina y me dice: “Amaranto, ven acá! Ahí falta algo para que salga el mozambique bien”. Era el golpe del bombo. Y entonces buscaron un bombo y él mismo me tocó el bombo. ¡Somavilla me tocó el bombo!

¿Cuáles fueron los temas que más le funcionaron en el disco de Maype, cuáles fueron los más populares?

Soy el villanazo y Luly, ¡que fueron un éxito!

¿Quién era Luly?

Mi hija mayor. También fueron éxitos Feliz sin tu amor y Déjame seguir. Me lo pedían mucho.

¿Y recuerda dónde se tomaron la foto de la portada?

No. Sí recuerdo las últimas fotos que me hicieron para el último disco, que hice con Discos Medellín, de México. Se grabó en el 2000, ya en la era del CD y lo grabé con los músicos con los que ya trabajaba aquí, en el bar-cafetería Viñales.

Y después vuelvo a grabar con Envidia Records, que nunca me ha pagado. Y el disco fue publicado, porque han venido personas de Colombia, México, Estados Unidos, con el disco en la mano, porque lo compraron en sus países.

Algo que no tengo claro: ¿usted viene temprano para La Habana con su orquesta, o siempre trabajó desde Cárdenas?

No, en 1968 se ponen a sueldo a todas las orquestas en Cuba (8), y en ese momento yo no tenía facilidades para hacer contratos propios, había que tocar donde te mandara la empresa. A mí en ese momento me mandan de nuevo al hotel Oasis de Varadero a tocar como orquesta acompañante en los show. Y ante esa situación, en 1972 disuelvo la orquesta. Después me vuelven a hablar del Consejo Nacional de Cultura (9). Entonces yo estaba viviendo en Cárdenas y vuelvo a formar la orquesta, pero ya no funcioné más como Amaranto y su Banda Gigante, sino como Amaranto y su Orquesta. Ya no grabé más en ese tiempo. Cuando disuelvo la orquesta, me quedo solo y me pongo a tocar como pianista solista y me pongo a tocar en todos los hoteles de Varadero.

¿Por qué disolvió la orquesta? ¿Por el tema económico?

Mire, yo tenía músicos de varios lugares. Cuatro de los músicos eran de La Habana; el saxofonista, de Colón. Entonces todo el mundo empezó a plantearme que ya se había acabado el sistema de tocar por libre contratación y que el de La Habana se quería ir para La Habana, y así… Entonces decido disolver la orquesta.

Estando ya de pianista solista me llega un contrato y voy a España, a Francia y cuando regreso en 1995, me llaman las instituciones y autoridades de Matanzas y me dicen que hacía falta que volviera a armar la orquesta, por mis conocimientos, etc. Me convencen y vuelvo a formar la orquesta y a trabajar en Varadero. Todo ese trabajo lo dirigía una empresa que se llamaba Carishow.

¿Y qué tiempo duró esa orquesta?

Cuando al director de Carishow (10) en Matanzas lo mandan para La Habana, yo vengo con él y me instalo entonces aquí en La Habana, con mi nombre, porque sigo funcionando aquí en La Habana como Amaranto y su orquesta. Entonces en el 2003, consigo trabajo aquí donde estoy y achiqué la orquesta a formato de quinteto y todavía me tiene usted aquí, todos los días, tocando el piano.

Notas:


1.- Este disco incluye el tema Chiqui-chiqui, clasificado como mozambique. Este género fue lanzado en los carnavales de 1964 (eran en febrero) por Pedro Izquiero “Pello el Afrokán” por lo que no pudo haberse grabado por Amaranto un mozambique antes de la fecha en que se hizo público este ritmo por su creador.

2.- El año de grabación y demás datos han sido tomados de la hoja de grabación que consta en los archivos EGREM.

3.- No queda claro si aquí Amaranto se refiere a las grabaciones para los sellos Bahía y Puchito los hizo en el antiguo estudio Panart de la calle San Miguel (hoy Areíto, de EGREM) al que hace referencia. Amaranto no recuerda más. Como ya dijimos, el LP EGREM 3198 fue grabado en el estudio Radio Progreso, según datos de la hoja de grabación.

4.- Aquí Amaranto se equivoca, porque el referido disco pone en su gráfica AMARANTO Y SU BANDA DE CÁRDENAS.

5.- En realidad, este tema es de la autoría de Peruchín, pero los datos de la grabación no indican quién fue el arreglista. La hoja de grabación consigna que los arreglistas fueron: Pedro Jústiz “Peruchín” (Es rico y sabrosón); Andrés Echevarría “Niño Rivera” (Déjame seguir); Kiko Cruz (Un sueño en realidad); Eulogio “Yoyo” Casteleiro (Dame un chance).

6.- Aunque Amaranto dice que ocurrió después, este hecho que involucró a Richard Egües fue anterior a 1959. Ocurrió el 2 de junio de 1957.

7.- Se trata de Sergio y Luis Calzado.

8.- Se refiere al inicio del proceso de profesionalización y control del trabajo de los músicos por parte de las instituciones gubernamentales cubanas a cargo de la cultura y los espectáculos.

9.- Entidad gubernamental que antecedió a la creación del Ministerio cubano de Cultura, y establecida tras el triunfo revolucionario de 1959.

10.- CARISHOW, empresa estatal que en los años 60 y 70 manejaba los espectáculos en cabarets y centros nocturnos en Cuba.

Comentario

Deja tu comentario