por Andy Grey

Dicen los neurólogos que la sensación de Déjà Vu proviene de un solapamiento entre la memoria a corto y largo plazo; otra teoría lo vincula a una desconexión temporal de la memoria que haría que cualquier hecho actual vivido aparezca reflejado en el lugar donde almacenamos vivencias. Frente a la ciencia, el imaginario colectivo vincula el Déjà Vu a una sensación de recuerdo profunda, casi ligado a la profecía, donde el individuo siente una conexión estrecha con hechos que aún no han pasado y prevee otros que pueden suceder. Esto ha dado para todo tipo de teorías e hipótesis, desde dotes adivinatorias hasta oráculos de serie negra. 

El caso es que esta temporada DJ Andy Grey está transitando por los sentimientos más oscuros y profundos que se conocen. Sus seguidores saben que nuestra disc jockey tiene la facultad, no sabemos si profética, de inspirarse en los más recónditos espacios por los que pocos transitan. Por suerte, una vez ha bajado al inframundo, regresa con temazos que tiene a bien compartir con su parroquia.  

Comentarios |0

Compartir