por Diego A. Manrique

Esplendor Jamaicano

1044 0

13 JOYAS INCANDESCENTES DEL “ROOTS REGGAE”
El programa se aproxima hoy a una poco conocida edad de oro de la música popular del siglo XX: la era del roots reggae, que creció espectacularmente según avanzaban los años 70.

Recordemos: con el lanzamiento  triunfal de Bob Marley, Jamaica comenzó a recibir inversión foránea en el sector musical. Mejoraron los estudios y se trataban las grabaciones con mayor mimo: aunque la insaciable demanda local se atendía con singles, para la exportación se necesitaban elepés cuidados. El talento parecía inagotable: miles de cantantes impresionantes, que funcionaban en grupos vocales o como solistas.

Lo extraordinario: en contra de lo ocurrido con fenómenos similares en otros países, la música jamaicana  no se reblandeció para facilitar su difusión internacional. Todo lo contrario: aunque los rastas eran una minoría en la isla, sus creencias dominaban los mensajes de los discos de éxito. Se cantaba a la ital food  (“Roast fish and cornbread”) pero también se mantenía vivo el recuerdo de los horrores de la esclavitud.

Bajo su lenguaje patois, el reggae estaba altamente politizado, con denuncias de crímenes de Estado  (“Green Valle killing”) o la violencia institucional (“Police and thieves”). Los rastafaris seguían apasionadamente las guerras de liberación en África, se amenazaba a Babilonia (el sistema, diríamos aquí).

Y todo esto coincidía con una experimentación imparable, aceptada gozosamente por unos caribeños amantes de las novedades. Se asumían conceptos rompedores como el dub (manipulación veleidosa de las mezclas) y el toaster o dee-jay (seguramente, el precedente más directo del rap).  Al ser una música esencialmente de estudio, los instrumentistas competían con los productores -hoy damos especial atención a Lee Perry y Augustus Pablo- y desarrollaban conceptos rítmicos como lo que denominaban rockers, muy presente en esta selección.

Resumiendo: estamos ante el glorioso resultado de un cruce de circunstancias aparentemente contradictorias. Jamaica era, es un país muy pobre; su industria musical era, lógicamente, endeble. Pero estaba abierta a productores/artistas independientes que hacían las cuentas y veían que resultaba rentable lanzar un disco, aunque quizás solo se vendieran inicialmente 500 copias. Una pesadilla para los coleccionistas pero, no teman, este MAPA SECRETO está pensado para melómanos en general.
 

Comentarios |1

Compartir

Programas relacionados