Juntos y además revueltos. Una comunidad de colonos y cazadores de osos, científicos y astrofísicos conviven con unos personajes llamados refugiados wifi. En Green Bank huyen de la radiación creada por nuestra sociedad moderna. Pero lo más curioso y desconcertante es que en ese pequeño pueblo, situado en el condado de Pocahontas, está ubicada la sede el National Radio Astronomy Observatory. Ahí se puede escapar del mundo digital, prohibido para no molestar al Observatorio.

La ciudad está libre de interferencias electromagnéticas y sin embargo viven astrofísicos y científicos que exploran el universo utilizando radiotelescopios de alta sensibilidad.

© Andrew Phelps

Los escritores y fotógrafos Paul Kranzler y Andrew Phelps leyeron por primera vez sobre esta ciudad paranormal en 2012, cuyos acontecimientos siguieron hasta que en marzo de 2015 la pareja hizo su primer viaje y se convirtió en el comienzo de su serie The Drake Equation. Se trata de una fascinante serie de imágenes y textos donde presentan de un lado a una comunidad de personajes de otros tiempos y de otro a gente del futuro. Un entorno natural donde se divisan telescopios gigantes entre los árboles.

“Lo que hace que este lugar sea tan especial es el hecho de que hay gente que provienen de entornos completamente diferentes, y que están en este lugar debido a su paisaje único. El valle es tan pequeño y los parajes donde estas personas se mezclan, encuentran e interactúan son tan limitadas, que en cualquier noche la conversación cambia fácilmente entre astrofísica, campos de energía esotérica, esferas de luz, perros sabuesos, jarabe de arce y caza de osos.”
© Andrew Phelps
© Andrew Phelps

The Drake Equation debe su nombre a la fórmula matemática utilizada para determinar las probabilidades de encontrar vida inteligente en otro lugar del universo. En el proyecto fotográfico convive esta disparidad y se mezclan científicas en camiseta dentro de una sala llena de chismes y cables con  jubiladas orgullosas con su perro posando para las fotos o tomando un café en taza de papel en una cafetería cualquiera. Sin duda un lugar inquietante que podría filmar David Lynch.

 

© Andrew Phelps

Deja tu comentario

Noticias relacionadas