por José Manuel Gómez "Gufi"

Lamento Borincano

1744 0

Completamos la trilogía sobre Puerto Rico, Rafael Cortijo e Ismael Rivera y su influencia en los rumberos catalanes. Comenzamos con una canción que es casi un himno nacional Lamento Borincano interpretada por Moncho que nos ha presentado su mejor disco Mis queridos boleros (Satélite K) en el momento de su retirada.

Moncho, gitano del barrio de Gracia en Barcelona era el vocalista de una orquesta tropical y era presentado como el “Ciclón Cubano”. Lanzó su primer EP de 4 canciones en 1966 en el que interpretaba dos canciones de Puerto Rico y dos de Cuba. (Oriza fue interpretado por Cortijo e Ismael pero la composición es del cubano Silvestre Méndez). Moncho no ha tenido el reconocimiento que se merece su fantástica carrera como bolerista.Y se retira con un disco estupendo hecho a su gusto (y pagado con su parné) en el que le acompañan el llorado percusionista cubano Changuito (Van Van) y otras leyendas de la música caribeña como Jose Luis Cortes “El Tosco” líder de NG La Banda, también se destaca la cantante cubana Telva Rojas.

Jerry González es una de las grandes personalidades boricuas que vive en España y que ha contribuido al desarrollo de una nueva sonoridad flamenca en el siglo XXI con Los Piratas del flamenco; Paco de Lucía, Enrique Morente y un larguísimo etcétera después de participar desde Nueva York en el desarrollo de la rumba y la salsa brava (con Eddie Palmieri, Grupo Experimental Nuevaoyorquino, Conjunto Libre). Jerry ha contribuido al desarrollo del latin jazz con su banda Fort Apache. Le escuchamos en una plena interpretada por el Conjunto Libre de Manny Oquendo.

No hay ninguna razón para no poner aquí el Despacito de Luis Fonsi y Daddy Yanqui excepto que es una de las canciones más programadas del universo conocido... así que no hemos ido al barrio donde se rodó el videoclip. Calle 13 e Ismael Rivera nos recuerdan que la Perla sufrió más que nadie el último paso del huracán. Pero no renunciamos a las sonoridades contemporáneas con Calle 13 y Tego Calderón, en ambos casos podemos considerar que practican el reggaetón de calidad que tanto anhelamos.

La Perla y el huracán María nos dejan sin palabras y así saltamos de Daniel Santos a Bambino dos titanes de la música que interpretan la misma canción La Pared desde dos lados diferentes del tabique. Ojos chinos tiene un aire al Achilipú de Dolores Vargas La Terremoto, asunto desmentido por el propio Rafael Ithier, director de El Gran Combo de Puerto Rico que para demostrarlo hizo una versión del Achilipú. Ithier es el compositor de Meneito Me que escuchamos en la voz de Lola Flores y Antonio González que la pareja escuchó en 1965 durante sus actuaciones en la feria mundial de Nueva York. El repertorio de Cortijo y su combo dominó la escena caribeña más vibrante de los años cincuenta en feroz competencia con el primer rock and roll. Escuchamos El Yoyo en la primera versión de sus compositores los dominicanos Damirón y Chapuseaux. Moncho debutó en 1966 interpretando “Oriza” en la versión de Cortijo pero la canción había sido compuesta en Nueva York por el cubano Silvestre Méndez.

Volvemos a rescatar uno de los disco legendarios grabados en el siglo XXI. The Underdog de Tego Calderón en el que se escucha la conexión con Maelo y Cortijo. Suena el Incomprendido en la voz de Antonio González “Pesca”. La rumba catalana está emparentada con las músicas del Caribe tal y como se intuye en estos tres programas.

Aclaración: En el programa El incomprendido se dice que “La décima” es un ritmo, en realidad lo que se quiere decir es que la forma poética (literaria) de la décima adquiere en Puerto Rico un ritmo especial con un soniquete característico. Para ampliar horizontes es interesante escuchar el programa de Martirio, Cantes Rodados que propone un viaje por la música latinoamericana en décimas.  

Por otro lado les invito a visitar La Hora Faniática, el imprescindible programa de José Arteaga, hay, al menos, media docena de programas protagonizados por Ismael Rivera. Incluso uno que narra el reencuentro entre Ismael Rivera y Cortijo en Nueva York en 1965 con aportaciones del compositor Tite Curet Alonso y de Sammy Ayala que hablan abiertamente del asunto de las drogas.

Comentarios |0

Compartir

Programas relacionados