Con su estilo ecléctico y su voz inquietante Lila Downs puede con todo, desde canciones rancheras mexicanas al estilo Woody Guthrie a ritmos de salsa y también los antiguos sonidos folclóricos zapotecas. Su propia historia está genéticamente unida a la fusión fronteriza. Comenzó cantando con bandas rancheras (country mexicano) y más tarde con una banda de folk. Así, llegó su estilo en el que fusiona todo lo que le sale de sus…raíces.

Captura de pantalla 2015-06-16 a la(s) 11.59.41

Confiesa tener influencias de Lucha Reyes y de Ella Fitzgerald, de Los Tigres del Norte y de Elis Regina, de Celia Cruz, de Woody Guthrie, de Bob Dylan y de los Orixas. Un collage, al que la mexicana-estadounidense Lila Downs presta su voz. Entre tradiciones e innovaciones, pero haciendo de su interpretación una nueva fuerza expresiva. Llevando al límite lo latinoamericano-mestizo; tomándose la fusión en serio y con interpretaciones que hacen de la mezcla un método riguroso, donde se mueve entre el flamenco, la cumbia, el reggae, la música zíngara y los ritmos negros del sur norteamericano.

lila07

Siempre se ha movido con una naturalidad inquietante en esa mezcla de sangres y de culturas que parecen contrapuestas. Su repertorio incluye canciones tradicionales hispanoamericanas y música negra estadounidense: corridos, rancheras, cumbias, boleros, jazz, hip hop. Su manera de cantar tiene una adaptabilidad increíble y desgarro, dolor, algo quebrado. Compuso la primera canción en 2005. Pero cuando ya había formado una banda y tenía giras se enfermó. Deseaba un hijo que no podía tener.

Celebración-del-Día-de-la-Mujer-de-Lila-Downs

A su marido Paul Cohen, lo conoció en un club mexicano donde él estaba tocando con una banda de salsa. Y según ella cayó herida de amor como ocurre en muchas de las canciones de pasión. Es curioso que la voz seductora y expresiva que saluda sea la misma que, con acidez y gran densidad, denuncia la injusticia política, reproduce la voz de los inmigrantes y aboga en sus temas por la transformación social.

Captura de pantalla 2015-06-11 a la(s) 15.48.13 copia

Su padre era un profesor de arte estadounidense de ascendencia escocesa. La madre de sangre indígena mexicana, dejó a un marido impuesto y se ganaba la vida en el DF como cantante de cabaret. Su padre, vivía en Estados Unidos junto a su familia y en México seguía los pasos del pato ala azul, un ave migratoria. Ella tenía 23, él 40. Como telón de fondo, la contracultura de los años 60 comenzaba a diluirse. Se enamoraron con locura y se casaron. La pasión y el matrimonio duraron lo suficiente para que el enlace diera un fruto mestizo: Lila Downs.

Captura de pantalla 2015-06-16 a la(s) 12.00.18

De su madre heredó su voz, la presencia escénica y un rico catálogo de canciones y la ropa de Oaxaca. De su padre la música y la política de Woody Guthrie y Bob Dylan, Thelonius Monk y Paul Cohen.

amd-lila-jpg

Downs tiene una cara expresiva: frunce el ceño, sonríe, y lanza las palabras con la defensa apasionada. Puede cambiar el sonido de su voz con una habilidad increíble, asumiendo tanto la voz de los trabajadores oprimidos como la del brutal gringo, del enamorado y emigrante perseguido a su vez.

59

C4EDE7758E8883B09A1C59466798BE_h498_w598_m2

Su música elogia su ascendencia mixta y golpea un tambor por la justicia social. El mestizaje es su bandera: canciones hispanoamericanas, corridos, rancheras, cumbias, boleros, jazz, hip hop, se fusionan en ella con una naturalidad asombrosa. No por nada Chavela Vargas la nombró su sucesora.

LilaDowns-678x425

Viaja por el mundo denunciando la situación de los pueblos y reivindica con su voz a aquellos que no la tienen. Asegura que el arte es la forma más explícita de decir las cosas y que con la música, uno puede transformarse.

Comentario

Deja tu comentario

Noticias relacionadas