© St Vincent

Acaba de sacar Masseduction y hace poco que ha roto una relación “the best pareja cool” con la modelo Cara Delevingne, para comenzar con Kristine Stewart. Por eso, cuando declara que es su disco más personal, la prensa se preocupa de preguntar si el disco se lo dedica a su ex. Es una lástima que después de su impecable carrera, aparezca más en los medios por sus novias que por su música. Su vida es una seducción de masas.

Annie Clark, de nombre artístico St. Vincent, es una bella mujer de serenos ojos claros y rasgos angulosos que está haciendo del presente la historia en la música. Su nuevo disco llega a ser casi un psicoanálisis de su vida e intimidad. Trata sobre nuestras enfermedades más usualmente contemporáneas. El uso y abuso de las píldoras, el desencanto amoroso y sobre cómo la mujer para rondar la perfección termina por ser usada y abusada.

Clark ha explicado que trata sobre las tendencias de nuestra sociedad que resuelve todos los problemas con píldoras. Ella comenzó a tomar medicamentos para la ansiedad y la depresión. Masseduction es el álbum más misterioso y complejo de Clark hasta la fecha. Grabó con el productor de Taylor Swift y Lorde, elaborando un conjunto de canciones sobre sexo, drogas y tristeza. Es un mix de géneros entre new wave, rock ambient y pop.

Annie Clark no sólo es una talentosa compositora, guitarrista y cantautora. Detrás de una meteórica carrera musical, Clark también se distingue por su forma de vestir, reconocido por expertos de moda y revistas especializadas. La intérprete es una autoridad gracias al estilo que siempre la acompaña, sea en conciertos, galas o en un día casual por la calle. Y sus compañías son también muy estéticas.
La multi-intrumentista participa y está en todos los lugares que el neoyorkino y angelino más enterado, consume. Compone con el productor de Grimes y Lorde, fue una de las voces de reaparición de Nirvana y ha cantado con David Byrne.

Criada en Dallas con los ocho hermanos y medio hermanos, Clark dice pertenecer a una gran familia muy libre. Después de abandonar el Berklee College of Music de Boston, se encontró en otra gran familia: el Polyphonic Spree, un extenso experimento de rock orquestal que a veces incorporaba a docenas de miembros.

En 2007, Clark se mudó a Nueva York y lanzó su primer álbum como St. Vincent, Marry Me. La mezcla de su voz con letras ocasionalmente siniestras y composición compleja, crearon un sonido extraño que la cimentó rápidamente en la vanguardia del indie rock. Es un híbrido de virtuosismo musical y reinvenciones estéticas que la llevo a ganar un Grammy.

Si quieres saber sobre mi vida, escucha este disco“, dice la cantante, de Masseduction. Un álbum pop contundente, lleno de magistrales toques de guitarra y memorables coros de voces de acompañamiento. Es St. Vicente, encontrado fuerza en su vulnerabilidad más personal. Sin miedo a enseñar su confusión, que es la nuestra.

Deja tu comentario

Noticias relacionadas