Hugo Fattoruso

Mencionar el apellido Fattoruso es como darle un sinónimo a la palabra música. Ya sea en Uruguay, Argentina, Brasil o Estados Unidos como en cualquier otro lugar del mundo que los Fattoruso hayan estado dando vueltas, su huella es imborrable. En el caso de Hugo, uno de los hijos de Antonio Churrasquito Fattoruso y Josefina Dolce, ese andar por la música que ya lleva más de sesenta años no se detiene. A nuestra familia la música nos sale como resorte, está en nosotros, dice desde su casa de Montevideo el pianista, cantante y multinstrumentista al referirse a ese gen musical que lo atraviesa desde su infancia con el Trío Fattoruso, integrado junto a su padre y su hermano Osvaldo, hasta el día de hoy cuando ve a sus hijos -principalmente el prestigioso bajista Francisco– volcados a su misma pasión.

Sumamente predispuesto a la charla “El Hugo”, como lo conocen todos, a los pocos minutos ya genera una empatía y confianza similar a la de un amigo de toda la vida. Pero en este caso no se trata de esas amistades añejas que se sientan a recordar un pasado mejor sino que, muy por el contrario, sus ojos se iluminan y su verborragia se enciende cuando la conversación hace hincapié en el presente. Cuando otros artistas optarían por la comodidad de vivir de lo hecho en su juventud, Fattoruso no sólo reniega un poco de su pasado glorioso con Los Shakers –éramos unos nabos por querer imitar algo inimitable como los Beatles–, sino que enumera una catarata de proyectos en los que se encuentra involucrado: un próximo disco en vivo con Dos Orientales, su proyecto junto al músico japonés Yahiro Tomohiro; otro álbum del HA Dúo que integra con su pareja Albana Barrocas, y una colaboración con la cantante japonesa Mio Matsuda, basada en un repertorio de música uruguaya.

Christian Alliana: Si uno repasa tus lanzamientos discográficos de estos dos últimos años encuentra un eclecticismo importante. Hay discos con el HA Dúo, un álbum de tangos en colaboración con el pianista argentino Juan Carlos Ingaramo, un disco solista de acordeón y hasta un tema inédito de Los Shakers. ¿Cómo hacés para organizar tu cabeza con tantos proyectos diferentes?

Hugo Fattoruso: Es que yo no soy purista; no soy ni tanguero ni folclorista ni jazzero ni bolerista, me gustan todos esos estilos. Será porque en esta casa mis padres escuchaban muchos estilos de música: a mi padre le gustaba el jazz blanco de Benny Goodman y Glenn Miller y el jazz negro de Louis Armstrong o Duke Ellington, y a mi madre le gustaba la música clásica, las zarzuelas, las óperas. Mi tío que vivió un tiempo acá con nosotros era Gardeliano y eso evidentemente al niño se le metió. A pesar de que soy un amante del fútbol nunca agarré una pelota, nosotros siempre estábamos con música alrededor. Me imagino que eso sale afuera de alguna manera y en las posibilidades que uno tiene de expresarse.

Recorriendo Uruguay (2021) es su segundo disco integrado únicamente con composiciones en acordeón y es una muestra del enamoramiento de Hugo por las músicas de raíz. De los folclores regionales me atrapa que no es una música de mercado, no tiene almanaques. Tiene la tradición que se pasa de era en era. Yo no voy a escuchar nunca un disco de Lady Gaga o Britney Spears, está todo bien pero eso para mí es como Mc Donald’s, no pasa nada, es un producto. La música folclórica en cambio es muy contundente. En esa línea, con Barrio Sur, Rey Tambor y Grupo del Cuareim es donde más se deja escuchar su costado candombero y esto tiene que ver con que el candombe está en mi corazón, es el pulso africano.

Durante toda la década de los años 70 vivió en Estados Unidos donde, junto a su hermano Osvaldo y Ringo Thielmann formó Opa, un trio que sentó las bases de la música de fusión entre el Jazz y los ritmos latinos. Luego de esa experiencia recaló en Brasil en donde no paró de trabajar para artistas como Djavan, Geraldo Azevedo, Chico Buarque y Milton Nascimiento. De esos años rescata la suerte de haber tenido acceso a músicos de distintas zonas del país y diferentes estilos; todo eso se te mete en el corazón. Brasil te sensibiliza, vivir ahí es como estar en Londres. En una gira por Japón junto a Djavan conoció al percusionista Yahiro Tomohiro y entablaron una relación que años más tarde desembocaría en el proyecto Dos Orientales.

Con este dúo giraron por tierras niponas durante trece años consecutivos hasta que la pandemia obligó a cancelar los conciertos programados. Tan grande es la relación que forjaron con Tomohiro que en 2018, el presidente de los Latin Grammy llamó a Hugo para decirle que le iban a otorgar el premio a la trayectoria. Cuando me dijo la fecha en que se iba a hacer la ceremonia le dije que no podía. Es que ya teníamos pactado un show en el Teatro Solís de Montevideo con Tahiro y no podíamos cancelarlo. Así que le pedí que me dieran el premio al año siguiente… El tipo no lo podía creer (risas). Pero era mi premio, así que finalmente me lo dieron en 2019. Y si bien reconoce que el galardón le pareció un exagero, por otro lado es un reconocimiento a la trayectoria. ¿Y cuál es esa trayectoria? Mantenerse en la misma desde siempre.

CA: A pesar de que no te gusta anclarte en el pasado, tus propios colegas viven hablando maravillas de Los Shakers y de la influencia que tuvieron para el naciente rock en castellano de finales de los años 60.

HF: Yo eso lo recibo con mucho cariño. En el estilo que hicimos hay un puñado de temas que están bien logrados. Lo que sí rescato es cómo tocaba el bajo Pelín (Roberto Capobianco) y los diseños que hizo para las diferentes músicas. Eso sí admiro.

CA: El legado incluso tomó más fuerza el año pasado en Netflix con el estreno del documental Rompan Todo, que toma su nombre de un tema de Los Shakers.

HF: Así como en su momento cuando estábamos con Los Shakers y con Opa nos rompieron el orto con los contratos, en este documental ocurrió lo mismo; nos pasaron por arriba, nos ignoraron. Yo les dije que no quería que pongan eso ahí, pero hicieron lo que quisieron. Quería que me paguen por usar algo que es mío. No me voy a hacer millonario por eso, pero me dio bronca que Netflix y Santaollala (productor del documental) agarraran algo que es mío para metérselo en su bolsillo. Yo toco gratuitamente en decenas de situaciones e incluso colaboro grabando sin recibir dinero por ello, pero ¿para Netflix? ¿para Santaolalla? ¡Por favor! No tienen escrúpulos.

Y reafirma estos desencuentros con la industria musical, cuando comenta que hay un video nuestro en vivo que tiene más de dos millones de vistas y no nos generó ni un centavo. Así que el tema de los derechos de autor siempre fue una estafa, nunca tuve una alegría real con esto de vender o no vender. Más allá de eso, Hugo sabe que es un referente para miles de músicos de distintas edades que constantemente lo invitan a colaborar en sus proyectos, los cuales acepta gustosamente. Es una alegría que alguien te invite a tocar o a grabar. Es muy serio eso y lo hago con mucho respeto, es mucha responsabilidad, voy a poner mi nombre ahí y tengo que hacer algo adecuado. Y además lo bueno es que de esta forma también voy descubriendo nuevos talentos.

Con setenta y ocho años en sus espaldas y un reconocimiento internacional de parte del público y de artistas que van desde Luis Alberto Spinetta, Fito Paez, Jaime Roos, Rubén Rada hasta No Te Va Gustar y Lo’ Pibitos, Hugo Fattoruso sigue adelante como si todo estuviera por hacerse. A la espera de poder retomar las giras pospuestas, incluyendo una por Europa que le iba a permitir visitar viejos colegas radicados en Madrid como el percusionista Ralph Santos y el baterista José San Martín, el músico uruguayo confiesa, casi como una travesura, que al término de la charla con este cronista seguirá ensayando, componiendo y sacando discos porque esto es como un tren, ¿cómo lo parás? Hay una necesidad de expresarse.

Ya lo afirma Hugo Fattoruso en la entrevista: "Es que yo no soy purista; no soy ni tanguero ni folclorista ni jazzero ni bolerista, me gustan todos esos estilos". De esa forma está conformada esta playlist que traza un recorrido por su obra y sus colaboraciones, de la misma manera que se pudo hacer con otros protagonistas. Y es que si algo lo caracteriza, aparte de su humildad al reconocer sus inclinaciones musicales, es su larguísima e infatigable trayectoria.

Playlist

1. Hugo Fattoruso & Rubén Rada - Toque I
00:00:05
2. Hugo Fattoruso y Barrio Opa - Candombelek
00:02:58
3. Hugo Fattoruso y Rey Tambor - Tu Vida y la Mía
00:06:46
10. Cuarteto Oriental - Daimo
00:09:19
4. Hugo Fattoruso - Destinos Cruzados (con Ana Karina Rossi)
00:11:06
5. Los Shakers - El Karma
00:14:13
6. HA Dúo - Blues de la Noche
00:16:52
7. Hugo Fattoruso - Recorriendo
00:21:04
8. Fatto-Maza-Fatto - Ana y Marcelo
00:22:35
9. Hugo Fattoruso - Escarlata (con Juan Carlos Ingaramo)
00:26:10
11. Dos Orientales - Matuto
00:33:23
12. Trío Fattoruso - Corre Niña
00:35:51
13. Cuarteto Sonoro - Pensando en Soledad
00:39:25
14. Trío Oriental - Mi Tambor
00:43:07
15. Hugo Fattoruso - Clara (con No Te Va Gustar)
00:46:08
16. Hugo Fattoruso - Giros (con Fito Paez)
00:50:24
17. Hugo Fattoruso y Grupo del Cuareim - You Wont See Me
00:55:03

Deja tu comentario