Orquesta Típica Fernández Fierro

Hay algo de esa fusión del tango y el rock que forma parte de una lírica urbana.
Es una tangolencia rockera eterna (Luis Alberto Spinetta).

Corren los años 30. En Argentina comenzará la llamada “Década Infame” (aunque ellos todavía no lo saben), la “Era de Trujillo” en República Dominicana, y Uruguay será sede del primer mundial de fútbol. Más arriba (o más abajo, depende desde dónde se lo mire), en Nueva York hace sólo un año que cayó la bolsa, el único crimen que los superhéroes de Marvel y DC no han logrado resolver aún. En Manhattan, Al Capone está siendo investigado y aunque él crea que nada puede abatirlo, le quedará un año de libertad antes de ser encarcelado. A unas pocas cuadras de su hogar, en East Village, un húngaro llamado Bela Wilda toca el piano nueve horas por día, y en la ventana de la casa vecina, un niño llamado Astor se queda escuchando con atención sus melodías de Bach, las que luego buscará reproducir en su instrumento: el bandoneón.

A los 14 años conocerá a Carlos Gardel, sirviéndole de guía y traductor en las calles de NY, y a los 19 formará parte de la orquesta de Aníbal Troilo.

Quince años más tarde, ya consagrado como Astor Piazzolla, comenzará una trayectoria gobernada por la motivación de desafiar al género, a la tradición, a la cultura misma, y reinventará el tango, constituyéndose en un sátiro a quien todos critiquen, pero no sin una profunda admiración.

Contracultura

Astor Piazzolla
Astor Piazzolla

La música clásica y el jazz son algunos de los estilos que se evidencian en la obra de Piazzolla, pero indudablemente la decisión de incorporar en su formación instrumentos como la batería, el bajo, y la guitarra eléctrica, llevaría a que muchos músicos ligados al rock comenzaran a prestarle atención.

Si bien el primer vinilo en donde se reconoce esta fusión declarada entre el tango y el rock fue Libertango (grabado en Milán en 1974), ya desde la década de los 50 Piazzolla había comenzado a desconfigurar el tango clásico en trabajos como Tango Progresivo (1956), o Lo Que Vendrá (1957).

Mi tíos lo negaban a Piazzolla. Yo discutía, tenía 14 años y les decía: ¿Pero no ven a los aviones que aterrizan, los edificios, el tráfico, los autos? Eso es Piazzolla, es el futuro, la ciudad que crece, no es el tipo ahí llorando porque la mina lo abandonó. Y sigo pensando lo mismo. Piazzolla es el futuro, declaró en 2005 Luis Alberto Spinetta, uno de los músicos de rock que comenzó a integrar elementos del tango en su obra.

Sin embargo unos años antes, en 1970, Manal ya desarrollaba dentro de su impronta blusera una lírica totalmente ligada al tango, dedicada al arrabal, al hombre solitario de la noche porteña. Podemos verlo manifestado en Avellaneda Blues, inspirada en las Aguafuertes Porteñas de Roberto Arlt.

Vía muerta, calle con asfalto siempre destrozado. Tren de carga, el humo y el hollín están por todos lados. Hoy llovió y todavía está nublado. (…) Luz que muere, la fábrica parece un duende de hormigón y la grúa, su lágrima de carga inclina sobre el dock.

Una letra que nos remite al relato de Cobián y Cadícamo del tango Niebla del Riachuelo (1937).

Amor y desencuentro

Spinetta y García
Luis Alberto Spinetta y Charly García

Es cierto que inicialmente existió una resistencia mutua entre ambos géneros, atravesada por una distancia ideológica-gerenacionalque se enfatizó durante la década del ‘60. Los jóvenes asociaban al tango con un conservadurismo estático: la gomina, el cabello corto, vestir de traje, la nostalgia. Mientras que los tangueros veían en el rock un sinónimo de desorden y descuido patriótico. “Vos que fuiste tan tanguera no me hagás esta traición”, le cantaba Mario Bustos a Susanita en “Yo me Quedo con el Tango, una canción que evidencia la brecha que existió en un comienzo.

No obstante, sin quererlo el rock se construiría sobre un legado lírico y emocional propio del tango. Una obra que condensa esa contradicción de inspiración y rechazo es “A los Jóvenes de Ayer”, de Seru Girán, donde Charly García le canta a una generación que “llora el pasado como vieja en matiné”, aunque puedan escucharse en la canción motivos característicos del tango, un sonido que significó una impronta en toda la obra de Charly García, constituyendo algunas veces un motivo de homenaje, como el álbum Tango 4, el cual hizo junto a Pedro Aznar (donde única relación que tiene con el tango es el nombre), y otras veces una fusión clara entre ambos estilos, como es posible escuchar en sus canciones Hipercandombe, Tango en Segunda, Plateado Sobre Plateado (Huellas en el Mar), entre otras.

En 1975, Alas -compuesta por el pianista de jazz Gustavo Moretto y un joven Pedro Aznar- haría una apuesta fuerte por el tango en sus composiciones, las cuales incluirían también elementos del jazz y del rock progresivo. La decisión de incorporar a los bandoneonistas Daniel Binelli y Rodolfo Mederos como artistas invitados, daba cuenta de una búsqueda deliberada por retomar las raíces tangueras: “Como ninguno de nosotros vive en el campo, lo más lógico era buscar en el folclore de la ciudad en que vivimos. Quisimos producir una música que fuera reconocible como perteneciente a Buenos Aires”, declaraba Moretto por el año ’76. Ese mismo año Piazzolla asistiría a uno de los shows que dieron en el Teatro Coliseo, manifestando luego públicamente su encanto por el proyecto.

El abrazo del tango y el rock

Osvaldo Pugliese y Fito Páez

ElPolaco” Roberto Goyeneche fue el interprete menos ligado a las suntuosidades del tango (que exigía una voz limpia, impostada), y una de sus principales virtudes era la de cantar más que con la voz, con el corazón. Su sentir era inmenso, y sin duda su figura influyó (probablemente de manera indirecta) en la lírica del rock argentino, donde la expresividad es uno de los elementos más visibles.

“El Polaco” protagonizó Sur en el año1988 –película dirigida por Pino Solanas, con música de Astor Piazzolla. En ella existe una escena que materializó la reconciliación simbólica entre ambos géneros: el abrazo entre “El Polaco” y Fito Páez (quien interpretaba a Marcelo) luego de que este último tocara su canción Dando Vueltas en el Aire. Páez había demostrado su relación con el tango unos años antes en producciones como Giros –del disco homónimo– en 1985, y la inclusión del tango Gricel (La La La) en 1986.

Otro de los artistas que se codeó con el tango a lo largo de su obra fue Andrés Calamaro, entre homenajes y composiciones propias. Se invadió de nostalgia en 1999 e incorporó en su álbum Honestidad Brutal la canción Jugando con Fuego, un tango de su autoría. Este hábito iría en crescendo a lo largo de sus próximos trabajos, llegando en 2006 a lanzar Tinta Roja, disco en el cual interpreta diversos tangos clásicos. Lo mismo haría más adelante su hermano, Javier Calamaro, con La Vida es Afano (2014).

Por otro lado, bandas del Rock Barrial Argentino (también llamado Rock Chabón o Rock Cabeza) rendirían homenaje al tango, así lo hicieron Bersuit Vergarabat componiendo Perro Amor Explota (la cual tiene un vivo épico en el Luna Park de Buenos Aires), Los Piojos grabando Yira Yira (Carlos Gardel), o la banda de blues La Mississippi recitando Nocturno a mi Barrio de Aníbal Troilo, sobre una base al mejor estilo Richard Johnson.

No podemos dejar de mencionar los principales proyectos en los que se fusionó el tango con  la música electrónica: Gotan Project, Bajofondo –liderado por Gustavo Santaolalla–, y Tanghetto, sendas bandas formadas alrededor del año 2000. Este tipo de proyectos ofrecieron una alternativa al mundo con respecto al tango tradicional.

Matrimonio

Llegando a la escena actual, proyectos como la OTFF (Orquesta Típica Fernández Fierro), Los Mangrulleros, Pampa Trash, La ChicanaPasaje Noruega, e intérpretes como Acho Astol, “Chino” LabordeAlfredo PiroDaniel Melingo, Julieta Laso Cucuza Castiello, establecen un sonido ya sin fisuras, un rock que se compromete con el tango y viceversa.

El bandoneonista Julio Coviello, quien formó parte durante 12 años de la OTFF recuerda aquello que señaló el Tata Cedrón sobre esta camada actualde rockeros-tangueros: “Nuestra generación es un poco un nieto recuperado. Se crió en el rock y de repente descubrió que sus raíces venían del tango”. La OTFF buscó implantar en su estilo una “sonoridad rota”, comenzando con el “Chino” Laborde en la voz, y siguiendo luego con la extraordinaria Julieta Laso.

Tambiénpodemos encontrar en la noche de Buenos Aires fenómenos como La Calle Social Club, una banda de improvisación basada en el lenguaje de señas (método que llevó Santiago Vázquez a la Argentina primero con La Bomba de Tiempo, y luego con La Grande). La banda se presenta los domingos en el Gorriti Art Center, y forma parte de un programa que incluye clases de tango, milonga y DJ’s.

Hoy en día se ha constituido un sonido entre ambos géneros que forma parte de la música popular argentina. Aunque los jóvenes que iniciaron sus proyectos musicales en los ’60 buscaban distinguirse de un sonido al que asociaban, como bien dijimos, con una ideología represiva, es imposible negar que el rock emergió de las aguas del tango, tomando elementos de su lírica, de sus emociones, de su trama. Aquella “tangolencia rockera eterna”de la que hablaba Spinetta es un fenómeno que constituye una constante en la cultura argentina, no hay forma de desprenderse del tango, que nunca fue tan solo un género musical, sino una condición misma de las comunidades de Buenos Aires, de su historia, de sus tradiciones, y que se mantiene hoy en día más vigente que nunca.

No sólo de posturas encontradas va esta playlist, sino de enfrentamientos generacionales, algunos de ellos, irreconciliables. "Susaniiita, para vos seré un guarango, yo me quedo con el tango, vos quedate con el rock", entonaba la fabulosa orquesta de Juan D'Arienzo... y muchos otros con él.

Playlist

1. Astor Piazzolla – Libertango
00:00:13
2. Julieta Laso - Villa Crespo
00:02:48
3. Manal - Avellaneda Blues
00:05:44
4. Roberto "El Polaco" Goyeneche – Desencuentro
00:11:14
5. Fito Páez – Giros
00:13:25
6. Bajofondo - Pide Piso
00:17:00
7. Invisible - Los Libros de la Buena Memoria
00:22:21
8. Alas - Mimame Bandoneón
00:27:18
9. Los Caballeros de la Quema - Fulanos de Nadie
00:34:49
10. Los Mangrulleros - Ta Pa Quedarse
00:39:23
11. Juan D'Arienzo/Mario Bustos - Yo me Quedo con el Tango (Susanita)
00:43:12
12. Pampa Trash - Zorzal Am
00:46:00
13. Charly García - Plateado Sobre Plateado (Huellas en el Mar)
00:49:28
14. Spinetta Jade - Canción de Bajo Belgrano
00:53:53
15. Gotan Project – Rayuela
00:57:22
16. Andres Calamaro - Jugando con Fuego
01:00:17
17. La Mississippi Blues Band - Nocturno a mi Barrio
01:03:14
3 comentarios

Deja tu comentario