por Diego A. Manrique

Bailando con Motown

2718 1

Si nos disculpan la simplificación, podemos distinguir dos Motown en los años sesenta. La más popular es la que su publicidad denominaba como “El sonido de la joven América” y que buscaba el crossover al público blanco: baladas o tiempos medios, finas orquestaciones, apoteosis amorosas. Pero hay una Motown más directa, que se corresponde grosso modo con la primera mitad de la década: discos tocados por una pequeña formación, con letras basadas en el lenguaje coloquial y en la jerga teenager, cabalgando sobre ritmos muy, muy bailables.  

Esa primera Motown, compacta y arrolladora, con más Ritmo que Blues, es la que más nos interesa hoy. La Motown que entró en Europa por las pistas de discotecas, arrebatando los píes y conquistando luego los corazones de los bailarines. De hecho, algunas de las canciones seleccionadas hoy salieron originalmente como caras B; los pinchas europeos dieron la vuelta al single para atender a la demanda de los bailones.

Históricamente, el proceso de seducción comenzó con los mods británicos: sus grupos supieron dar tratamiento anfetamínico a aquellos temas impulsivos. Eso explica que hoy rescatemos a The Birds, banda londinense donde destacaba un guitarrista llamado Ronnie Wood, que eligió como cara A de su segundo single una pieza de Holland-Dozier-Holland.  

La mayor parte de los 18 discos que suenan hoy se grabaron entre 1963 y 1966. Hay grandes voces, naturalmente, pero deseamos llamar la atención sobre la potencia de aquellos músicos de estudio que han pasado a la historia como The Funk Brothers, un equipo cambiante que sacaba discos bajo el nombre de su teclista, Earl Van Dyke.  

También hacemos hueco a otro instrumentista fichado por la compañía, Junior Walker, saxofonista de Arkansas. Se cuela igualmente uno de los primeros cantantes blancos contratados por Berry Gordy. Y muchos grupos vocales. Grupos femeninos, masculinos, mixtos salidos de aquella inmensa cantera de talento que era Detroit en sus años de vacas gordas. 

Comentarios |0

Compartir