Faustino Oramas "El Guayabero"

ID Colección: 3118
Formato: Fotografía
País origen: Cuba
Año: 197-
Featuring:
Faustino Oramas "El Guayabero" - Compositor(a), Cantante(s)
Descripción:

No es ésta una foto fácil, si atendemos a que se hizo en la década de los setenta, época en que todavía algunos 'funcionarios culturales' iban contra la trova y la picardía popular en Cuba. En la imagen el músico participa en un evento al aire libre. No podemos asegurarlo pero lo posible es que haya sido una presentación en Holguín o en Santiago de Cuba, porque para  Faustino Oramas sus escenarios eran orientales, y además, nunca le gustó viajar a La Habana.

Faustino Oramas, universalmente conocido como El Guayabero se le hizo muy cuesta arriba llegar a los estudios de grabación. Su primer disco data de 1983. Grababan otros las piezas de Oramas, como por ejemplo lo hizo Pascasio Alonso Fajardo, conocido sencillamente como Pacho Alonso en 1965 con el tema En Guayabero, y eso que el famoso tema ya lo había compuesto y cantando Oramas desde 1938. A partir de 1968, después del éxito de Pacho Alonso, Faustino Oramas pasó a ser conocido como El Guayabero.

Fue José Julián Padilla Sánchez, nieto de Pepe Sánchez (autor del primer bolero americano, Tristezas) quien se plantó a producir los primeros acetatos de El Guayabero, defendiendo con autoridad y en alta voz la criollez pícara de Oramas. Hoy esos discos que logró producir Padilla para el sello Siboney de Santiago de Cuba se transforman en piezas de colección, no sólo por la juglaría, por la definitiva crónica que escribió Oramas  en sus temas sino también por la musicalidad del conjunto y la utilización puntual del Tres cubano, su instrumento musical de vida.

En esta gráfica El Guayabero ya tiene más de 60 años. Nació en 1911 y falleció en 2007, siempre en Holguín, al oriente de Cuba. Sus compañeros músicos de toda la isla le dieron los títulos:  Maestro de Maestros, Trovador de Trovadores y Juglar Mayor. Fue “El Guayabero” para toda Cuba y el Caribe. ¡Santa Palabra!

Para entender el tránsito musical de Faustino Oramas hay que viajar al mundo de la guaracha, del son y de la picardía. Y si bien 'el son es lo más sublime para el alma divertir' la guaracha le sigue la corriente pero no se deja gobernar.

Si algún ingrediente tiene la música cubana en cuanto a argumento, ese es el de la picaresca, el de la chanza, el de la sabrosura del doble sentido característico de los pueblos del Caribe. Picaresca, no vulgaridad.  Y si de picaresca hablamos sacamos a flote el ancestro hispánico, que no en vano los españoles aportaron lo suyo, teatro bufo incluido para que los africanos le sentenciaran el ritmo. En la más pura tradición guarachera está Faustino Oramas. El de la foto.