Desde 1850 con la construcción del ferrocarril y desde 1904 con las obras del Canal de Panamá, miles de jornaleros llegaron en vapores desde Barbados, Trinidad y otras islas del Caribe, armados de músculo, voluntad y, claro, sus viejas tradicionales culturales. Con ellos llegó el calypso, aquel sonido llamado música de las indias occidentales y cuyo nombre provenía del término ibibio «kaiso», que significa bravo y aguerrido.

Establecidos en Colón, Ciudad de Panamá y Bocas del Toro, aquellos peones anclaron aquel ritmo en las fiestas panameñas, y su toque se convirtió en moda y en baile de celebración. Pero tras sus efervescentes años de auge, entre los 50 y los 70, y tras la gloria de sus emblemáticos artistas como Lord Panamá o Lord Cobra, el calypso comenzó a desaparecer de Panamá.

En el año 2014, el Grupo Amistad reunió en un concierto a las grandes glorias de aquella época dorada. Y esa fue la punta de lanza de un documental que explora la historia del calypso panameño.

Una noche de calypso, un documental dirigido por Fernando Muñoz

A Night of Calypso nos muestra la resistencia de una idea armónica, mezclada con la pasión de la calle, el barrio y el poblado, y cuyos momentos de gloria y de tristeza se narran en las voces de sus artistas, de especialistas, de historiadores, de musicólogos y de sociólogos. «Es la identidad de una nación», dice Fernando Muñoz, el realizador argentino que muestra con orgullo su ópera prima en este Miami Film Festival, en la categoría de reel music.

Junto a Fernando Muñoz trabajaron en el filme Guillermina Martin, Joaquín Horna, Billy Herron, Raphael Salazar, Juan Pablo Di Bitonto. Y, por supuesto, los músicos: Leslie George, Ringing Bell, Ramón Henríquez, Edward Jons, Víctor Porter, Rogelio Palmer, Polyto Stanley, Yamilka Hernández, Idania Dowman, Lord Gallimore o Claudio Croney. «Había una historia a modo de epopeya que merecía ser contada desde la óptica de sus protagonistas, donde el calypso es el hilo conductor«, justifica su director.

Gladys Palmera apoyó esta idea desde el comienzo y se siente partícipe de ella, y tan entusiasmada como lo están sus seguidores. Son los viejos trovadores calypsonian cantando para «mi gente del ayer», como dice Samuel Archer, y «para la gente del hoy y del mañana», como argumenta Muñoz.

La premiere tiene lugar en el espacio Regal 18 de Miami Beach, el lunes de marzo a las 21:00 horas.

Deja tu comentario