La semana pasada en Londres se estrenó el esperadísimo musical I Tina. Los mejores periódicos de Londres afirman que llega con la bendición de Tina y que es su mejor biografía. Se trata de la celebración del triunfo sobre la adversidad y cuenta con la actuación de Adrienne Warren, que dejó a la audiencia sin aliento. Simply the best.

Tina Turner no solo rompió las reglas sino que las reescribió. Este nuevo escenario musical revela la historia no contada de una mujer que se atrevió a desafiar los límites de su edad, género y raza.

La apoteosis final simula el concierto de 180.000 personas en Brasil y la iluminación de Bruno Poet convierte al teatro en un estadio de rock y hace que la audiencia se convierta en fanáticos entusiastas. No solo sales convencido de que ella es Tina Turner, sino que has asistido a una gran actuación.

En el momento del me too, el musical de la vida de Tina nos presenta a una mujer tremendamente maltratada pero se trata de una gran mujer superviviente. La vida de Tina es calcada a la de otras grandes intérpretes de color. Ike Turner, con quien se casa, la somete a los horrores del abuso. Divorciada y cantando por su cuenta, paga el alto precio de ser una mujer de color con 40 años: sufre el rechazo de una industria discográfica dominada por hombres blancos. Sin embargo, como todo el mundo sabe, llegó a alcanzar el estrellato en solitario. Y no solo el éxito, también la admiración de toda la industria musical.

De una educación bautista a terminar siendo budista, de los dolores y tiempos oscuros a su capacidad de reinvención. Todo pasa por el escenario en este gran musical. Los sufrimientos de Tina siempre se compensan con las glorias de la música. Y llama la atención las canciones: 23 piezas que se usan de diversas maneras. A veces están allí para avanzar en la narración, como cuando Tina en un estudio de grabación rescata una sesión cantando A Fool in Love.

En River Deep y Mountain High, sigue el mandato de Phil Spector de apegarse a la melodía en lugar de el fervor agresivo alentado por Ike. Y hay un momento mágico en el que Tina, hablando con un simpático hombre de marketing, pregunta «¿qué tiene que ver el amor con eso?». Su energía feroz, su melancolía y la crueldad de Ike, impensable en una mujer de confianza desafiante.

Tina que asistió al estreno declaró: «he encontrado un reemplazo… realmente puedo irme y retirarme ahora.«

Deja tu comentario