Un programa de Alan Queipo y José Fajardo

El Caribefunk – Energía para regalar (Autoeditado, 2020)

10 de julio de 2020

A diferencia de gran parte de los grupos y artistas, El Caribefunk han nacido autodefinidos. Su propio nombre realza las marcas de agua más reconocibles de un proyecto que busca captar el espíritu de los ritmos del Gran Caribe con una sonoridad de corte funk y una consciencia absoluta de la afrodescendia de la cultura caribeña.

Así lo llevan demostrando los colombianos Funk-cho Salas y Andrés Mordecai desde hace ocho años, cuando en Buenos Aires comenzaron a aplicar lo que los gallegos llaman morriña: la nostalgia por la música no solo de su Cartagena de Indias natal, sino en todo el Gran Caribe. De ahí que El Caribefunk suene a una suerte de viaje por las islas caribeñas de Cuba, Puerto Rico, Martinica, San Andrés y Guadalupe cuando se ponen a tocar: sonidos de puertos caribeños unidos por la afrodescencia y la influencia tanto de la música de autor como del funk y las músicas negras de la diáspora afroamericana.

Tras cuatro álbumes con los que han recorrido más de veinte países, es curiosamente en plena pandemia global donde ve la luz su álbum, quizá, más maduro y con el que consiguen aterrizar del todo la identidad de su proyecto. Y es que en “Energía para regalar” no solo firman su mejor cancionero, sino que parece un devocionario sonoro que nos lleva de ida y vuelta por matices que nos pueden recordar desde Habana Abierta a Augusto Bracho, de Rubén Blades a George Clinton and the Funkadelics, de Vicente García y Alex Cuba a La Mambanegra o Colectro.

Pero, sobre todo, y más allá de matices que nos lleven más a la salsa, a la champeta, el porro o la guacherna, El Caribefunk ha conseguido presentar diez canciones redondas, que sobreviven desde la concepción de la música de autor hasta la mirada más world music. Tanto cuando se ponen más melódicos y abrazables (“No Millonario”, “Canales de un despertar”, “Cuatro elementos”) como cuando suenan a la mejor versión de Carlos Vives (“Telón”) o cuando, literalmente, regalan energía frenética y funky (“La vida no es na’”, “La musa del Caribefunk”, “En Silencio”); El Caribefunk parecen haber encontrado la identidad de la música caribeña, que no pertenece a un solo lugar: sino a quienes saben escuchar en donde pisan.

Alan Queipo

Playlist

1. El Caribefunk – La Musa del Caribefunk
00:03
2. El Caribefunk – No Millonario
03:15
3. El Caribefunk – Telón
07:30
4. El Caribefunk – En silencio
11:17
5. El Caribefunk – Alma en su vida real
14:40

Comentarios 0

Compartir