Un programa de Alan Queipo y José Fajardo

Marisa Monte – Portas (Sony Music, 2021)

30 de julio de 2021

Diez años, cuatro álbumes (entre directos y recopilatorios) y una pandemia. Eso es lo que ha tardado Marisa Monte en presentar una nueva colección de canciones originales y nuevas, desde “O Que Você Quer Saber de Verdade” con la que arrancaba una década en la que se ha dedicado, precisamente, a la distancia y los cuidados. Una distancia que también la define como artista: hay que contar (y cantar) cosas cuando realmente es necesario, y no por obligación contractual.

“Portas”, el esperado regreso de una de las artistas brasileñas más importante de todos los tiempos, consigue mantener ese poso entre intimista y sensual de la MPB, esos aires a bossa nova y a pop de autor, pero también se permite licencias que la llevan a coquetear, por momentos, con la música sinfónica, el jazz, el r&b, el swing, el pop o el blues. Un álbum en el que ese ‘infinito particular’ del que ha hablado en uno de sus discos más hacia adentro, consigue salir hacia afuera, luminoso y templado.

Incluso a pesar de haber tenido que grabar en remoto parte del álbum (con sesiones a distancia en ciudades como Nueva York, Lisboa, Río de Janeiro y Los Ángeles) y de contar con una corte de ilustres que aportaron ideas, canciones, frases y arreglos a estas canciones (entre otros, habituales como Arnaldo Antunes, Arto Lindsay, Nando Reis o Seu Jorge, con quien canta junto a él y Flor, la hija de éste, la canción-epílogo del álbum); “Portas” posee una curiosa cohesión sonora, además de un espíritu y una atmósfera en la que todo es lo suficientemente leve como para sonar universal.

Hay momentos en los que parece acercarse a un cruce imposible entre el afán sinfónico de Charlotte Gainsbourg y las guitarras de Santana (“Déjà Vu”); hay otros que nos llevan hacia el sonido post-tropicalista de los años ’70 (“Praia Vermelha”); otros en los que se cuelan aires de blues o big band a lo Tom Petty (“A língua dos animais”); otros en los que firma una bossa-soul con aires al “One Love” de U2 & Mary J. Blige (“Calma”); otros en los que se acerca al bolero (“Vagalumes”) o firma una samba elemental (“Elegante Amanhecer”); u otros en los que se acovacha mínima y cruda (“Fazendo cena” o “Totalmente seu”, al piano).

Pero en todos esos momentos, la Marisa Monte de líneas más abiertas, transversales y conectoras pone de acuerdo a estilos, instrumentaciones y ritmos con la categoría y el registro de una artista llamada a seguir trazando puentes y firmando repertorios fundamentales para la canción popular brasileña.

Alan Queipo

Playlist

1. Marisa Monte – Calma
00:03
2. Marisa Monte – Déjà Vu
03:02
3. Marisa Monte – A língua dos animais
06:05
4. Marisa Monte – Vagalumes
09:45

Comentarios 0

Compartir