Miriam Makeba, a la que llamaban Mama Africa, fue una cantante sudafricana que recorrió el mundo, nos hizo bailar con el Pata-Pata y tuvo dos maridos que nacieron destinados a casarse con ella: Stokey Carmaikel, el líder de los Panteras Negras, y Hug Masekela, el gran músico. Siempre tuvo claro las dos cosas: la lucha de su pueblo y la música.

miriammakeba-sepia

 

Fue un espectacular icono de la lucha contra el apartheid. A los 18 meses estaba en prisión con su madre que vendía la cerveza que destilaba. Su primera casa, una vivienda prefabricada, la alquiló cuando ya estaba cantando con los Manhattan Brothers, grupo que dejaría para unirse a las Skylarks.

image11

En 1959, en Londres no se atrevía a entrar en los restaurantes porque veía a blancos en las mesas. Eso era impensable en Sudáfrica. En el vuelo de South African Airways que la había llevado a Europa viajó con tres asientos para ella porque nadie quiso sentarse a su lado: era la única pasajera negra. Tres pasajeros de aquel vuelo perdieron la posibilidad de conocer a una gran mujer, gran artista y mejor persona.

 

Así no es extraño que su vida estuviera marcado por la lucha. Makeba, como si fuera un cuentacuentos africano, mezclaba historias con su propia experiencia de una forma fácil, con un bonito ritmo coloquial. Las frases sonoras y con mucho compás, las combinaba en un sudafricano-inglés que resultaba cadencioso.

_mmdwt7i1u91qiyqmuo1_500

En los últimos años solía despedirse de sus fans, al cabo de cada concierto con la palabra “siyabonga” (gracias, en zulú). Una sonrisa  bella y cálida, voz potente así como una presencia majestuosa era la imagen de una cantante y activista en lucha por la paz y el entendimiento entre los pueblos. Así la conocía el mundo.

Captura de pantalla 2015-01-06 a la(s) 11.15.30

 

La cantante murió tal como vivió: peleando. Sufrió una crisis cardíaca en un concierto contra la mafia en la localidad italiana de Castel Volturno, bastión del crimen organizado.

image

Sus discos se etiquetan como world music. Ella preguntaba: “¿de dónde vienen las otras músicas? ¿De Marte? Vaya estupidez. Si alguien me dice que es world, le doy las gracias por reconocer que nosotros también somos parte del mundo. Aunque lo que realmente está queriendo decir es que nuestra música es del Tercer Mundo, igual que nuestro continente. Así que, por favor, no nos insulte”.

Tuvo una vida de triunfo y exilio, estuvo sobre los escenarios irónica e incluso enfurecida.

Miriam Makeba

Superó un cáncer y la muerte de su hija y una vida de persecución, de violencia de raza y clase. Cuenta en sus memorias que Marlon Brando fue a verla a un café de Melrose, en Los Angeles, y que la invitó luego a su casa. Conoció a cantantes de jazz como Sarah Vaughan, Carmen McRae o Dinah Washington. Se hizo muy amiga de Nina Simone, de Duke Ellington, Miles Davis y Harry Belafonte, con el que ganó un Grammy.

225007

La voz de Makeba celebró todas las independencias del continente africano, por lo que fue conocida como Mama Afrika. También cantó, en el cumpleaños del presidente estadounidense John F. Kennedy en 1962, recordado por la sensual interpretación del Happy Birthday Mr President de Marilyn Monroe.

Miriam Makeba

Volvió a Sudáfrica después de 30 años de exilio a petición de Nelson Mandela que declaró “la música de Miriam inspiró un sentimiento de esperanza en todos nosotros”.

Pertenece al apartado de mujeres inolvidables.

 

Deja tu comentario