Natalia Lafourcade
Ya está totalmente reconocida en gran parte de Latinoamérica y una buena parte de Estados Unidos, Canadá, Europa e incluso Japón, con más de 20 años de carrera musical, más de 15 Latin Grammy, 2 Grammy, 9 álbumes de estudio, participación con música para películas como Coco de Disney. Pero, ¿cómo pasó Natalia Lafourcade de ser la sensación del pop juvenil mexicano a una de las más importantes voces y representantes de la música tradicional y folclórica de México?

DEBUT Y HU HU HU

Natalia desde sus inicios demostró hacer lo que quería hacer; es decir, a pesar de contar con managers y discográficas desde muy joven y perteneciendo a un grupo prediseñado, Natalia Lafourcade evitó y “escapó” de ello de alguna forma realizando lo que precisamente resultó su primer disco y debut en la música. Tal cual expresa su sentir de esos días, sentimiento rebelde y juvenil viviendo en los años 2000 como indica el primer sencillo de este disco. Sin embargo, su intención no era más que intentar algo distinto a lo que la industria quería con ella; sin querer logró tener uno de los discos más exitosos del momento en México. Los sencillos del disco debut de Lafourcade En el 2000, Busca un Problema y otros, fueron hits que cautivaron a toda a una generación, generando así, desde muy pronto un fan-base y un público que se identificó desde ese entonces con las canciones de Natalia. A partir de eso, además de lograr ser la sensación juvenil de México, logró participar con música por primera vez en una película, Amarte Duele.

Tres años después, Natalia Lafourcade decidió darle mayor protagonismo a su agrupación, en parte como un agradecimiento y por otra parte con la intención de mostrar otra faceta estando en todo su furor juvenil. De este modo nace Natalia y Laforquetina y su disco Casa. Con este demostró además de este espíritu juvenil y emocionante, liderazgo, creatividad y autonomía, además de estar inmersa en las líricas y lo instrumental de este disco, hizo parte también del arte visual de la portada del disco, tomando decisiones y haciendo aportes creativos desde su percepción.

Desde muy joven y lo evidenciamos más en este disco, Natalia ha vivido lo que puede ser el sueño de muchos artistas, ese sueño de ser artistas y músicos de tiempo completo, firmar con discográficas, contar con productores y presupuesto para el desarrollo de su trabajo musical. Sin embargo esto nunca ha afectado las decisiones y determinaciones de Lafourcade sobre su música. Así a modo de demostrar que con todo esto logró el desarrollo de Casa junto a La Forquetina. Sin embargo este proyecto no tuvo más que una gira corta aunque se llevó un Grammy Latino.

Aunque ya con un rotundo éxito y un gran público, Natalia cuenta que ese momento fue cuando más perdida se sentía, no estaba segura si eso era a lo que quería dedicarse a hacer toda su vida, no estaba segura de seguir haciendo música por más que la amara y sintiera que fuera su vida. Por ello decide “retirarse” a Canadá, con la intención de “alejarse” de la música por un tiempo. Sin embargo, sin querer, allá fue donde más encuentro con la música tuvo, vivió en una casa de artistas de múltiples instrumentos, influencias y culturas. Esto no sólo permitió que se reencontrara con la música y que se asegurara que esa iba a ser su profesión y proyecto de vida, sino, afirma Natalia, que fue uno de sus momentos de mayor inspiración en la vida. Fue cuando se le ocurrió entonces el proyecto Las 4 Estaciones del Amor a partir de su encuentro con los muchos músicos con los que compartió en Canadá, y la intención de querer hacer algo orquestal.

Con este proyecto Natalia descubre y nos enseñó una nueva faceta de directora y alguien capaz de hacer algo completamente distinto, pues Las 4 Estaciones del Amor es un proyecto netamente instrumental al cual ella llamó pop sinfónico.

También salió de su confort, dejó un poco el sentimiento y la emoción juvenil y expresó algo netamente dedicado e inspirado por el amor, cuenta Natalia que con este disco buscó expresar distintas etapas que se viven a través del amor representadas en estaciones y por supuesto en música.

Las cuatro estaciones del amor serían de vital importancia para su siguiente disco solista oficial: HU HU HU.

Luego de su viaje a Canadá y de trabajar con la Orquesta Sinfónica de Jalapa para LCEDA, nuevos instrumentos, nuevas sonoridades, atmósferas y nuevas inspiraciones dieron nacimiento a su siguiente disco.

La importancia de HU HU HU para la carrera de Natalia radica tanto en la llegada de nuevos instrumentos y sonoridades, como en el acercamiento para Natalia con otros grandes artistas que ella admiraba por primera vez para un trabajo propio, como Julieta Venegas, quien participa en la canción Hu Hu Hu, Juan Son (Porter) y Carla Morrison.

Aquí Natalia nos muestra otro mundo que desarrolló a través de esas nuevas sonoridades e inspiraciones, nos narra algo más fantástico e imaginativo, fábulas y cuentos sobre el amor, sobre la vida y sobre el mundo. A partir de entonces escuchamos a una Natalia Lafourcade que aprovecha y usa distintos  instrumentos y ritmos, y que aprende y se nutre de sus ídolos.

MUJER DIVINA, DISCO CLAVE

Su creatividad tomó otro rumbo al desear querer hacer un disco “no-propio”. Fue cuando se encontró con la música del cantautor, leyenda musical mexicana, Agustin Lara. Dice Lafourcade que al escuchar su música y al conocer la obra de Agustín Lara tuvo una corazonada; sintió como si la música le hiciera un llamado a conectarse con esta parte de sus raíces, a México y a lo tradicional. Además también decidió tomar este nuevo proyecto como un reto. Pues cuenta también que durante el proceso de Agustín Lara, sentía mucho dolor físico, no podía siquiera cargar una guitarra. Aún así con mucho amor y esfuerzo este proyecto se realizó.

Natalia trasladó sus canciones favoritas de Agustín Lara a guitarra y piano para así escoger y decidir que canciones interpretar y hacer parte del disco y así combinar el mundo de Lafourcade con el antiguo mundo que dejó Agustín Lara. Sin embargo, Natalia estaba segura que no sólo era un homenaje a Agustín, sino también a la principal musa e inspiración del mismo Lara: las mujeres, y como tal a la feminidad. Natalia Lafourcade entonces decidió “balancear” un disco tan femenino para ella. Por esta razón decidió invitar a varios grandes artistas que ella admiraba y seguía desde hace tiempo como Miguel Bosé, Gilberto Gil, Vicentico, Meme, y otros más maestros e ídolos de la artista mexicana.

Al escuchar Mujer Divina: Homenaje a Agustin Lara es notable como Lafourcade deseaba plasmar el romance y el ambiente bohemio de Agustín a través de su sonido tierno, pop y de algún modo divertido. También es una muestra de la validación que ya recibía Natalia como una de las grandes artistas hispanoamericanas, por los demás artistas “grandes” y de mayor carrera.

En Mujer Divina escuchamos a una Natalia alejada del pop que solía hacer. Con una madurez notable se acerca mucho al bolero y a la balada y otros ritmos y géneros nuevos en la música de Natalia. Se puede decir que es el primer, más conciso y directo encuentro con la música tradicional mexicana que más adelante sobresaldrá en Natalia. Por ello Mujer Divina debe ser escuchado y visto como un disco disruptivo en la carrera de Natalia Lafourcade.

DERECHO DE NACIMIENTO Y LA CAUSA SOCIAL

Mientras hacía promoción de Mujer Divina y el disco llegaba a su público globalmente, en México se vivía un momento álgido en materia política. Para lo cual Natalia no fue indiferente, viendo y viviendo la situación, los movimientos juveniles y el inconformismo del pueblo en aquel entonces Lafourcade preguntó en una de sus redes sociales: ¿Que le dirían ustedes a nuestros líderes? Pero ello no fue sólo por preguntar, esa simple pregunta para Natalia tenía un objetivo. A partir de las múltiples respuestas que tuvo aquella pregunta decidió condensar esas ideas y hacerlas canción. Una de las canciones más importantes y relevantes en la trayectoria de Lafourcade. Así nace al menos la idea central de Un Derecho de Nacimiento. canción que en ese momento unió a los artistas y músicos en apoyo a los movimientos juveniles de aquel momento, específicamente el movimiento #Yosoy123.

Un Derecho de Nacimiento no sólo expresa y habla de ese momento específico que pasó México, es una canción con vigencia infinita y que no pertenece a ningún lugar específico, pues en distintas ocasiones la canción ha acompañado muchos otros movimientos sociales en gran parte de Latinoamérica: Yo no nací sin causa, yo no nací sin fe…

EL DISCO PERFECTO, HASTA LA RAÍZ

Hasta la Raíz es el disco que se complementa a través de los demás y primeros discos de Natalia Lafourcade; se percibe ese pop romántico y meloso que la ha destacado por años con toques o fusiones de otras músicas como rock, reggae, jazz, bossa nova, que ha sido una de las intenciones de Natalia desde siempre: no quedarse en un sólo estilo musical. También escuchamos a una Natalia que canta al desamor desde el amor, que le canta a la vida, y que expresa sentimientos e historias muy profundas a través de la intención sublime, delicada y elegante de los boleros y la baladas. Escuchamos a una Natalia que es capaz de hacerle una apología a la tristeza y a la nostalgia, una Natalia que aprecia y toma cosas del pasado, pero que logra mantenerse actual, vigente y fresca. Es un disco dinámico, conmovedor, cautivador y emocionante.

¿Como Natalia logró recoger y recopilar todo el trabajo que había hecho, todas sus influencias, toda la inspiración que sentía especialmente desde el homenaje a Agustin Lara?

La intención de Hasta La Raíz fue mostrar algo totalmente personal y transparente, explica Natalia; que son canciones que hablan de ella, que el disco es un disco muy de ella, con el cual quiso diferenciarse del sentimiento juvenil y fantasioso de su debut y de Hu Hu Hu. Agrega, además, que este disco es un disco que permite ver todo lo que ha ocurrido con ella, que permite ver a través de las mismas canciones cada historia.

Además de lo que sustrajo de Agustín Lara esa pasión y ese sentimiento por el amor, tuvo un par de influencias muy importantes durante la creación de Hasta La Raíz; Joni Mitchell y su disco Blue, y Michael Kiwanuka con su debut Home (2012); otra muestra que Natalia es alguien que sabe tomar elementos del pasado manteniéndose presente y vigente.

Hasta la Raíz es el disco en el cual Natalia ha puesto más de sí, el cual fluyó en tres años a través de distintos lugares mientras viajaba de gira o por otras cuestiones personales, Colombia, México, Cuba, Las Vegas y su casa. El disco no fue tan planeado, afirma Lafourcade, y por eso quizá sea una de las razones por las que se logra escuchar tan profundo y natural.

Con Hasta la Raíz Natalia logró cinco Grammys Latinos y un Grammy Award. Sin embargo, la importancia y el legado de este álbum no sólo queda en los premios; fue destacado entonces por muchos medios especializados de música y, por supuesto, uno de los más apreciados y queridos por su público hasta el día de hoy.

NATALIA IMPARABLE, MUSAS VOL. I Y II

Es increíble la forma en como Natalia pasa de proyecto en proyecto; como adopta ideas, intenciones, influencias y propuestas diferentes en poco tiempo. Luego del éxito de Hasta La Raíz, giras, colaboraciones en otros proyectos y un merecido descanso. Natalia Lafourcade sentía que era inevitable hacer un disco con Los Macorinos a partir de su encuentro con ellos en un homenaje a Chavela Vargas.

Natalia tenía esta idea de las Musas, es decir, de canciones y artistas del folclor y la tradición latinoamericana que de una u otra forma la habían inspirado a ella y a muchos otros artistas actuales por muchos años. Fue así como Natalia seleccionó cuidadosamente una gran lista de canciones para re-interpretar. De este modo propuso la idea y presentó esta gran lista de canciones a Los Macorinos. Afirma Miguel Peña, guitarrista de Los Macorinos que Natalia fue muy selectiva y cuidadosa al seleccionar las diferentes canciones y que a su vez no había trabajado con una artista igual.

Así Lafourcade “completó” la madurez musical e incluso personal que empezó desde el homenaje a Agustin Lara. Esta vez volvió a rendir homenaje a la época, a la tradición y a la gran herencia musical latinoamericana, incluso a Los Macorinos, pues este disco no es sólo de Natalia Lafourcade, su nombre indica que es un disco a manos de los Los Macorinos.

Musas es un viaje, un viaje a otras épocas, a distintos momentos de la música, es un viaje a la raíz y tradición cultural y musical latinoamericana. Natalia logra demostrar su capacidad de salirse de lugares comunes. Cuenta que su intención era juntar su propio mundo con el mundo musical de Los Macorinos.

Tan grande fue la inspiración e importancia de esta idea para Natalia que Musas dio para un segundo volumen. Así al siguiente año nace Musas (Un Homenaje al Folclore Latinoamericano) A Manos de Los Macorinos Vol. II, donde se escucha una versión de su gran y anterior trabajo Derecho de Nacimiento, por supuesto con el toque y sonido de Los Macorinos.

Un detalle no menor de Musas, es que este fue grabado en directo, detalle que muestra la intención orgánica, natural y de antaño por parte de todo el equipo de trabajo, Los Macorinos y Natalia.

SEGUIR EN LA RAÍZ, UN CANTO POR MÉXICO VOL. I Y II

Lafourcade conoce a Los Cojolites, una agrupación de música tradicional mexicana (de son jarocho, fundada en 1995), aproximadamente en 2015 durante su gira de Hasta La Raíz, y la conexión con ellos fue inmediata, Natalia siempre deseosa de conectarse con su raíces se relaciona muy bien con ellos. Sin embargo su encuentro “real” se da después del desafortunado terremoto de Puebla que afectó el Centro de Documentación de Son Jarocho fundado por Los Cojolites. Por esto en 2017 Natalia realiza un concierto benéfico llamado Un Canto por México, a favor de la reconstrucción del Centro.

Luego de todas las repercusiones de Musas I y II, en 2019 Natalia lanza Una Vida, uno de los primeros sencillos de lo que vendría a ser su más reciente proyecto dedicado y homenajeando a la tradición musical mexicana, Un canto por México Vol. I.

Nacido y producido con sentido social e histórico, Un Canto por México continúa la línea tradicional en la que Natalia Lafourcade ha querido dedicar desde el homenaje a Agustin Lara.

Pero esta vez es un homenaje específico, es un homenaje a la tradición mexicana, a su país, a sus raíces más cercanas y propias. Sin embargo no tiene la misma idea de Musas ni del Homenaje a Agustín Lara. En este encontramos nuevas canciones y anteriores canciones de la autoría de Natalia con sonido totalmente mexicano, como la re-versión de su éxito Hasta La Raíz junto a Los Auténticos Decadentes, al estilo Ranchera; Para que Sufrir con Jorge Drexler, guiada más hacia el bolero; Lo que Construimos con Meme, al estilo cumbia ranchera; y Un Derecho de Nacimiento junto al Panteon Rococo. Con esto también vemos una fórmula o “receta” usada en el homenaje a Agustin Lara, la participación e invitación a un nuevo reto de otros artistas. Natalia afirma que este disco le sabe a mole porque tiene muchos ingredientes, es exotico y muy propio.

Así sale a la luz en 2020 Un Canto Por México Vol. I, con los lanzamientos de los sencillos Una Vida y Mi Religión, esta última siendo un homenaje especial al amor y especialmente a la música, donde Natalia afirma que la música es su vida y su religión.

En 2021 se lanza Un Canto Por México Vol II, y a pesar de la pandemia global, logra la segunda parte de este disco altruista, social y tradicional, con el cual termina (por ahora) el homenaje a la música mexicana en general, junto a una gran selección de artistas latinoamericanos que de alguna forma también hacen parte de la herencia de la música latinoamericana y mexicana. El disco es como es porque está hecho en comunidad, indica Natalia.

Algunos podrían afirmar que Natalia Lafourcade siempre ha tenido todo a su favor, padres y familia de músicos y artistas, discográficas, medios y público. Sin embargo no cualquiera podría aprovechar todo esto de la manera que lo ha hecho Lafourcade, no cualquiera aprovecharía todas estas oportunidades para evolucionar, madurar y trascender de la manera que Natalia lo ha logrado. Ha cambiado de ritmos y géneros musicales sin faltarles el respeto, yendo acorde a sus vivencias e influencias, nos ha expresado y entregado gran parte de su propia vida y personalidad en múltiples canciones, ha participado en películas, ha retado y propuesto a otros artistas a salirse de sus zonas de confort igualmente ha sido invitada por otros grandes artistas que la validan y ven como una de las grandes dentro de la música popular, comercial, tradicional e incluso folclórica, como Juan Gabriel en su momento, Omara Portuondo, Los Ángeles Azules y más. Ha hecho parte de causas sociales y altruistas a favor de movimientos juveniles e históricos, y de algún modo ha puesto la música tradicional mexicana y latinoamericana de nuevo en boca y en oídos de nuevos públicos y medios musicales alrededor del mundo; y todo con esa sonrisa, buen humor, inocencia y creatividad que demostró desde El 2000 hasta su bagaje y gran experiencia actual.

No cualquiera podría aprovechar todo esto de la manera que lo ha hecho Lafourcade, no cualquiera aprovecharía todas estas oportunidades para evolucionar, madurar y trascender de la manera que Natalia lo ha logrado. Esta playlist es un recorrido por algunos de sus pasos vitales.

Playlist

1. Natalia y La Forquetina - Casa
00:00:13
2. Natalia Lafourcade - Cursis Melodias
00:04:08
3. Natalia Lafourcade feat. Alex Ferreira - Aventurera
00:08:29
4. Natalia Lafourcade & Los Macorinos - Derecho de Nacimiento
00:11:53
5. Natalia Lafourcade - Nunca Es Suficiente
00:17:30
6. Natalia Lafourcade & Los Macorinos - Duerme Negrito
00:21:24
7. Natalia Lafourcade & Los Cojolites - Sembrando Flores
00:25:49
8. Natalia Lafourcade - Mi Religión
00:30:30
9. Natalia Lafourcade feat. Paco Familiar & Ismael - Piensa en Mi (live)
00:34:04
10. Natalia Lafourcade & Los Ángeles Azules - Nunca Es Suficiente (live)
00:38:11
11. Natalia y La Forquetina - Piel Canela
00:42:39
12. Natalia Lafourcade & Los Macorinos - Danza De Gardenias
00:46:21

Deja tu comentario