Thelonius Monk

Tenemos disco nuevo de Thelonius Monk grabado en 1968 en un instituto de Palo Alto (California) en un momento en el que Estados Unidos estallaba en un conflicto racial agudizado por la Guerra de Vietnam. En 1968 asesinaron a Martin Luther King y a Robert Kennedy; en Nueva York mataron al boogaloo (ya volveremos a eso otro día). El disco nuevo de Monk se anuncia como un momento de conciliación en la batalla racial entre blancos y negros en Estados Unidos. Vale, nos encantan las películas de Frank Capra (¡Qué Bello es Vivir!) o así: Un chaval de 16 años, Danny Scher consigue contratar a Thelonius Monk en su instituto, pero ni blancos ni negros se lo creen, así que casi nadie se acerca a comprar entradas. En esos días los habitantes de East Palo Alto (el barrio negro) hacían campaña para cambiar ese nombre por Nairobi. Pocos blancos se atrevían a pisar aquel barrio así que Scher se encontró pegando carteles al lado de los que reivindicaban su origen africano. ¿Thelonius Monk en un instituto de blancos? Era difícil de creer, el conserje del instituto se encargó de afinar el piano y grabó el concierto que aparece remasterizado por T. S. Monk en el sello Impulse el 31 de julio.

FLA.MONK.CO, de nuevo

Hemos elegido empezar por ese concierto en Palo Alto pero a los silencios de Monk le hemos añadido los misterios de la seguiriya. No es la primera vez que hacemos un Fla.Monk.co. El primero fue inspirado por Israel Galván, Jerry González y Tomás de Perrate.

Aquí comenzamos por Tío Gregorio El Borrico que, por martinete, canta Me Llaman el Loco. Algo que le dijeron a Monk desde que comenzó a tocar en público. Ahora que las palabras “nueva normalidad» ha sido elevada a la categoría de estilo artístico como la “Nueva Ola”, la “bossa nova”, la “nouvelle vague” o el “nuevo flamenco”. Y antes de que nos llamen los “nuevos raros”…

Proclamamos que el jazz y el flamenco no tienen nada que ver y corremos el riesgo de que la presente sesión/playlist haga salir huyendo a los verdaderos aficionados al jazz y a los verdaderos creyentes de la religión del flamenco. No es difícil imaginarse a nuestros amigos más sinceros horrorizarse ante la posibilidad de escuchar a Silvio Rodríguez y un reggaetón.

Thelonius Monk nos dejó muchos enigmas que intentamos resolver lejos de cualquier lógica académica. Jerry González nos contaba que Monk era un rumbero y que podías verlo ahí tirando un paso. Yo, veo a Tío Gregorio El Borrico en los silencios de Monk. Thelonius despreciaba el poder narrativo del lenguaje, o mejor dicho, no le interesaba la manera nuestra de organizar las palabras, estaba en otra dimensión; quizá por eso siempre llevaba un gorrito en la cabeza, aunque estuviera bailando desnudo.

Dijo una vez Rancapino: el flamenco se canta con faltas de ortografía. Está claro que no se puede juzgar a los grandes titanes del jazz y del flamenco según la hojas pautadas y caligrafiadas de las academias. La música popular sigue dando lecciones en ese sentido.    

Entre Monk y Monk: seguiriyas. Entre Round Midnight y Crespuscule With Nellie descubrimos a don Antonio El Rubio echando tomillo y romero al plato. Uno ha tenido muchos privilegios en esta vida y uno de los gordos ha sido estar en la presencia de tres generaciones de los Rubio. Aquella noche no estaba Antonio El Rubio que, afortunadamente, ha grabado a los 81 años un disco soñado por el cantaor Israel Fernández. Me contaba Alberto Martínez (Flamenco Vive) que el cantaor había grabado un single allá por los años de los Beatles y que no le gustó la experiencia de entrar en un estudio de grabación. Se parece a un hospital, dijo.

Yo me tomo el disco de Antonio El Rubio, poco a poco, a sorbitos y le descubro por seguiriyas, un cante donde no se puede mentir, hablando de sus padres. Muchos encontrarán en ese hilo de voz las esencias de lo jondo. Su nieto Ingueta Rubio es un portento de conocimientos y facultades. Cada vez que lo escucho, se lo digo: Te sobran los micrófonos.

Y si pensamos en portentosas facultades aquí llegan Dani de Morón y Duquende, de nuevo por seguiriyas.     

Monk ha sido interpretado por miles de músicos que han perseguido sus misterios y sus composiciones. Le pregunté a Chano Domínguez qué habían comido el día que grabaron Well You Needen’t por bulerías, el tema que cierra la sesión. Seguro que comimos mucho jamón, me contó en los camerinos del Joe’s Pub de Nueva York. (ver la entrevista con Isabel Llano en la que cuenta cómo los deseos infantiles de guitarra se transforman en jamón).

El piano de Chano, el bajo de Javier Colina, la batería de Guillermo McGill y los pies de Joaquín Grilo convirtiendo a Monk en un flamenco más gracias al jamón. No se puede tener más arte. Chano grabó Bemsha Swing en el disco Oye Cómo Viene y nos sirve para añorar los silencios de El Torta y compararlos con los de Thelonius en Ruby My Dear, lo más parecido que hemos escuchado al piano jondo.     

Estamos esperando el nuevo disco de Tomás de Perrate y mientras nos llega, volvemos a escuchar a A Cat Seguirillas Didácticas, que nos llevan a las esquinas relucientes de Brillant Corners, Monk en tamaño grande con una orquesta dirigida por Oliver Nelson. Si Tomás nos recuerda que el flamenco siempre ha estado evolucionando, especialmente con su abuelo Manuel Torres, cuando escuchamos a Ethan Sultry nos convencemos de que sí, que el flamenco es tan universal como Thelonius Monk y si no te gusta… cambia de disco, de artista, de estilo, de barrio, o de planeta, pero con mascarilla y respetando la distancia de seguridad.

Hay músicas que necesitan una atención especial, los silencios en la música de Thelonius Monk coinciden con los silencios de Tío Borrico, de El Torta, de Tomás de Perrate o de Duquende.    

“Si piensan que lo que hacemos es raro, ¿porqué no se miran a sí mismos?” (Charles Mingus).

Playlist

1. Tío Gregorio El Borrico - Me Llaman el Loco (martinete fragmento)
00:00:09
2. Thelonius Monk - Epistrophy (Palo Alto, 1968)
00:01:06
3. Tío Gregorio El Borrico - Callarse por Seguiriyas
00:05:24
4. Thelonius Monk - Well You Needn't (directo Los Ángeles, 1964)
00:06:13
5. Tío Gregorio El Borrico - Seguiriyas
00:15:27
6. Thelonius Monk - Round Midnight (Hollywood, 1968)
00:17:38
7. Antonio El Rubio - Entre Tomillo y Romero
00:21:27
8. Thelonius Monk - Crepuscule With Nellie (Nueva York, 1963)
00:25:48
9. Dani de Morón con Duquende - Seguirilla
00:28:27
10. Chano Domínguez - Bemsha Swing (Monk's Medley fragmento)
00:33:39
11. Juan Moneo El Torta - Siempre por los Rincones
00:36:06
12. Thelonius Monk - Ruby My Dear (Nueva York, 1965)
00:37:57
13. Tomás de Perrate - A Cat (seguiriyas didácticas)
00:43:30
14. Thelonius Monk - Brillant Corners (Los Ángeles, 1968)
00:47:10
15. Ethan Sultry - Sultryana
00:51:03
16. Chano Domínguez - Well You Needn't
00:56:08

Deja tu comentario