Mujeres Vinileras

Alrededor del vinilo, como bien sabemos, hay toda una cultura exquisita desde el proceso de su creación hasta la tarea de búsqueda y colección, y se encuentran allí todos los elementos que configuran comunidades y culturas. En el acto de colección se encuentran lo que podemos denominar como subculturas o pequeñas comunidades como DJs curadores, selectores, o simplemente coleccionistas.

Los coleccionistas que llevan años en esta tarea, se han agrupado, concentrado y sectorizado por ubicación geográfica, géneros musicales o sellos discográficos. Además ha sido una actividad que común y tradicionalmente se ha conocido como un espacio de hombres y para hombres. 

Sin embargo, con el empoderamiento femenino, las mujeres a través de los años y con mucho esfuerzo han logrado permear en distintos espacios, distintas esferas y culturas de la sociedad machista en general. Espacios y esferas donde todos podemos estar. De este modo, las mujeres también han logrado ser parte de la cultura del disco; aunque, por supuesto, las mujeres y demás identidades de género han estado en este mundo junto a los hombres desde siempre. Sin embargo por distintas y desafortunadas cuestiones -quizá mediáticas- las mujeres han sido invisibilizadas e ignoradas en este espacio.

Dos símbolos de resistencia femenina desde el coleccionismo y la difusión radial y en establecimiento son Alejandra Fierro Eleta, mejor conocida como Gladys Palmera, y poseedora de la mayor colección de música afrocubana del mundo, y Olimpa Solano, nonagenaria coleccionista de música tropical, tango y bolero en Cali, la llamada tierra prometida del coleccionismo salsero.

OLIMPA SOLANO, CALI​

ALEJANDRA FIERRO ELETA, SAN LORENZO DEL ESCORIAL

Una de las mejores formas de empoderamiento femenino es el trabajo colectivo, la sonoridad y la compañía entre sí mismas. Están, por ejemplo, las DJ Session tipo b2b, donde dos mujeres alternan selecciones musicales, caso Coco María & Malu Mujer. Pero sobre todo, y de esta manera, actualmente vemos varios colectivos de coleccionistas y DJs femeninos por toda Hispanoamérica.

Uno de los principales y más importantes colectivos no sólo femenino sino también feminista, es el club Chulita Vinyl Club.

Desde 2014 es un club donde se reúnen mujeres, personas no binarias, personas lgbti y personas que se identifican de color en Estados Unidos (chicanxs, latinxs, hispanxs), para quienes lo único que importa es que «El Disco es Cultura» y a través de esta cultura se expresan las diferentes identidades de los partícipes de Chulitas, generando empoderamiento y espacios seguros para todxs. Es justo decir que a partirse Chulita Vinyl Club muchas otras mujeres también decidieron reunirse y agruparse en torno a la cultura del vinilo.

Como en Islas Canarias, en donde destacan Las Pimientas Selectoras.

Desde 2017 funciona este dúo de coleccionistas, DJs y selectoras, conformado por MonterreinaSeñora Pimienta. Siendo pioneras en La Isla de Palma. Están activas sin inconvenientes y con un gran recibimiento del público y de sus colegas, pues todos estaban de acuerdo en que hacían falta mujeres DJs y coleccionistas en la cultura vinilera de Canarias.

Además de ser las pioneras en la isla, a partir de su proyecto como Las Pimientas Selectoras, este dúo ha emprendido otros proyectos motivando la cultura del disco, como el Festival Akelarre, con el cual han reunido mujeres DJs, selectoras, coleccionistas y amantes de este mundo.

La colección de Las Pimientas Selectoras cuenta con aproximadamente 2.500 discos especializados en música hecha por mujeres. La especialidad en música femenina las une a la colección de divas latinas de Gladys Palmera o a la de divas groove de Sheila Brugel.

De México, donde se sintió más fuerte la influencia de Chulita Vinyl Club, y teniendo una fuerte cultura del disco y del coleccionismo por la tradición y cultura sonidera, las mujeres también decidieron agruparse y crear colectivos de DJs, sonideras, coleccionistas y selectoras de vinilos.

De este país destacan clubs o colectivos como Musas Sonideras.

Uno de los colectivos con mayor número de miembros dentro de los colectivos y clubes vinileros mencionados y conocidos. Este colectivo méxico-estadounidense inició desde 2017 oficialmente. En este club se reúnen varias mujeres herederas de distintas dinastías sonideras mexicanas.

Marisol Mendoza, una de las líderes de este colectivo junto a otras mujeres, sintió la necesidad de trabajar como sonidera en conjunto, pues la cultura sonidera por muchos años fue machista. Atravesando algunas dificultades Musas Sonideras logró un público y un espacio importante dentro la cultura vinilera y sonidera de México.

Marisol es descendiente de la dinastía Duende y cuenta con aproximadamente 10.000 discos que varían entre ritmos tropicales como charangas, danzones, porros, cumbias, además de diferentes estilos.

En México también destaca el club Mujeres Vinileras.

Creado por Jennifer Rosado, se ha convertido en uno de los colectivos más importantes actualmente de mujeres coleccionistas y DJs de Latinoamérica.

Como se contó en un artículo de Radio Gladys Palmera, «Este grupo incansable se formó en diciembre de 2018, a través de una convocatoria que lanzó en México DF la curadora, artista, DJ y coleccionista Jennifer Rosado. Ella quería conformar un colectivo de mujeres especializadas en vinilo, que intercambiaran conocimientos, experiencias, información y sobre todo, música. Un año más tarde, el colectivo lo conforman 21 mujeres, pues además de las convocadas por Rosado, se han unido los colectivos Musas Sonideras, Aquelarre, Chingona Sound y DJ Señora y sus Discos Galácticos«.

De México pasamos a Colombia donde también resaltan actuales clubs y colectivos de mujeres en la cultura del disco.

En primer lugar ubicamos a Los Rulos Vinyl Club.

Desde 2017, de manera experimental, varias chicas se empezaron a reunir en la tienda Three Little Birds en Bogotá, siendo esta la cuna de este gran club.

Con el deseo de «pinchar» discos y con el obstáculo de una escena masculinizada en la ciudad las reuniones casuales de Los Rulos se convirtieron en algo más que encuentros casuales. A partir de entonces fue un club, un colectivo que decidió salir al ruedo con eventos y nuevos espacios seguros para mujeres DJs y coleccionistas en Bogotá.

Luisa Cobos (o Tuquituquilulu como DJ) cuenta, que Los Rulos tienen el deseo de llegar a más lugares, dar a conocer la actividad como una forma de empoderamiento y emprendimiento femenino, pero que aparte de este deseo, lo que han logrado en Bogotá ha sido importante.

Desde la conformación oficial de Los Rulos, además de eventos y nuevos espacios para mujeres DJs y coleccionistas, el club también ha generado talleres, conversatorios e impulso a otras mujeres para conocer y ser parte del mundo vinilero.

Luisa cuenta con aproximadamente 200 discos en su colección, en los cuales destacan álbumes de música latinoamericana y diversos discos de los años 80.

En Colombia también encontramos al club Chicas Beat, un club que tiene bien definida la estética de sus fiestas y su géneros musicales para pinchar y coleccionar, va de rockabilly, ska, reggae, punk y garage, entre otros. Son pioneras por su preferencia musical y por ser de las primeras mujeres DJs y coleccionistas vinileras en reunirse y hacer fiestas en Bogotá alusivas a sus estética y cultura musical. Aproximadamente desde 2002 han sido protagonistas de varias fiestas y eventos de Rude Boys, mods y todas estas culturas alrededor de dichos géneros musicales. 

Las Chicas Beat son Romea Sixties y Karen Cáceres, y aunque han trabajado junto a otras mujeres en el club son ellas quienes lideran este colectivo desde el principio. Cuentan con una colección conjunta de aproximadamente 350 discos.

Colombia tiene cada vez más arraigada la cultura del colectivo femenino. Por esto destaca en Medellín Nott, especializado en electrónica; en Bogotá, Chié Soun, dedicado al reggae pero vía sounsystem en grandes escenarios; Pez Alado, que ademásá organiza eventos y da clases de DJ; y Todopoderosx, que se define como «Ecosistema incluyente de análisis, producción y circulación de contenido de música hecha y gestionada por mujeres en Colombia».

En Argentina donde recientemente han salido a relucir importantes y fuertes movimientos y colectivos feministas, tampoco podía faltar una colectividad femenina en el mundo del vinilo.

Aproximadamente en 2019, Ninamisterio y Pepapincha iniciaron oficialmente el colectivo de mujeres DJs y coleccionistas en Argentina llamado Las Pibas Vinileras.

Es uno de los primeros clubs vinileros en Argentina, pues en este país las coleccionistas y DJs han sobresalido de manera individual. Sin embargo, una asociación de vinileras no existía hasta entonces. Por esa razón, e impulsadas por los movimientos feministas que han influenciando todos los aspectos de la vida, Las Pibas decidieron agruparse.

Su preferencia musical es amplia, pero de ellas lo que más suena es la música de los años 70 y 80, disco, funk, R&B, soul y rock & roll. La paridad y sonoridad son el estandarte de Las Pibas Vinileras.

Es positivo ver cómo en una cultura sumamente masculinizada, la mujer, por medio de la asociación y la sonoridad, ha reclamado espacios, visibilidad y oportunidades de liderazgo, gestión y fundación de clubs y colectivos. Y más que ser partícipes del mundo del vinilo, también, desde su posición como DJs y coleccionistas, son ellas mismas quienes generan y forman nuevos espacios seguros e incluyentes.

No sólo son nuevos colectivos de DJs o coleccionistas, también es nueva música, y nuevas formas de apropiación de la música.

Comentario

Gracias por tan bonito reportaje. En la frontera sur de México (Yucatán) también están las compañeras que integran @latristevinylclub y en Ciudad Juárez, la frontera norte del país las @adelitasfronterizas. Abrazos! <3

Deja tu comentario