Eduardo Cabra (Visitante) es junto a Vicente García el grupo Trending Tropics.

Nadie había imaginado que una reflexión sobre nuestra tecnoadicción pudiera desembocar en música latina altamente bailable. Nadie, hasta que lo hicieron Eduardo Cabra y Vicente García en Trending Tropics.

Un androide se despereza en el escenario de la sala Cool de Madrid. Sus piernas, construidas con muletas, no se mueven, pero sí los brazos y la cabeza, ocupada por una pantalla. Este robot se llama Elle y es el (o la) cantante de Trending Tropics, la alianza entre Eduardo Cabra, productor y Visitante en Calle 13, y Vicente García, cantautor dominicano conocido por su espectacular disco A la mar, producido precisamente por Cabra.

El de Madrid es solo el segundo concierto en la historia del grupo, pero nadie lo diría. Comandado por el habitualmente tímido Cabra desde un lateral del escenario (“desde allí dirijo el corillo, hago lo que disfruto”, nos dice), el grupo de cinco personas se amolda a la perfección a las voces invitadas que salen de Elle, ofreciendo una sensación orgánica mucho mayor de lo que se podría esperar de una banda con un robot como frontman.

Yo trato de que no se mencione mucho la palabra robot”, decía un día antes de la actuación Eduardo Cabra en los estudios de Radio Gladys Palmera de Madrid. “En realidad es una pieza de arte plástico que trabajaron varios artistas puertorriqueños, incluyendo un ingeniero, y todo es reciclado. De hecho, el cantante representa a todos los colaboradores y también nos pone a depender de la tecnología como banda. Eso va atado a la propuesta: este aparato, esta pieza de arte, es el líder, entre comillas”.

Con Trending Tropics, Cabra y García son productores y compositores de canciones que combinan las música afrocaribeñas con la electrónica. Son “música sin rostro en la era del selfie”, como reza uno de sus lemas. Otro de ellos es “El futuro ya pasó” (nombre del tema en el que colabora iLe, hermana de Cabra), que indica el objetivo de la música de Trending Tropics, una visión cruda de nuestra era hipertecnológica, aunque no una crítica, como se apresura a matizar Cabra: “Simplemente se trata de proponer cómo interactuamos con la tecnología y con otras personas. No venimos a dar un sermón sobre cómo se debe hacer, solo somos parte de la jugada. Yo me considero superadicto a la tecnología, de hecho, en música y en el resto de cosas. Así es cómo se vive”.

Entre los temas que tratan las canciones incluidas en el álbum de debut de Trending Tropics, homónimo, hay fábulas como la del hombre que combate la soledad con una muñeca hinchable («Silicon Love»), cuentos de terror como el acosador cibernético de On Fire, el “puzzle de autoestima artificial” de las redes sociales («Cyber Monday») o las granjas de clics que manipulan los algoritmos y, con ellos, nuestros gustos y opiniones («The Farm»). Distopías con regusto caribeño que a veces recuerdan en su tono a trabajos como la novela La mucama de Omicunlé, de la también cantante dominicana Rita Indiana, “una influencia para todo el Caribe”, en opinión de Cabra.

Pese a los títulos de estas canciones, la mayor parte de ellas están cantadas en castellano y sus intérpretes –salvo excepciones como Ziggy Marley– provienen del universo latinoamericano: líderes de la independencia musical como Ana Tijoux, Li Saumet (Bomba Estéreo) o Vetusta Morla, más nuevas promesas de futuro como PJ Sin Suela, Riccie Oriach o Acentoh.

El origen de Trending viene del trabajo que realizamos Vicente y yo en su A la mar [2016]”, recuerda Cabra: “Dijimos de hacer algo que fuera más como un taller de producción, pensamos en la frase ‘el futuro ya pasó’ y empezamos a explotar ese lado, la dependencia de la tecnología. Y seguimos avanzando viendo noticias que salían y documentales cortos de Youtube que nos dieron un montón de ideas”.

Al margen de la posible continuidad del proyecto (“tras esta primera propuesta es un proyecto que puede sobrevivir con singles”), Cabra piensa en otros asuntos, como La Casa de Sombrero, una residencia/productora para jóvenes músicos latinoamericanos: “Es un proyecto bien complejo, un trabajo de colaboración que estoy viendo cómo sacar adelante, pero está en fase de idea. En un momento dado pensé hacerlo en Cuba, pero Puerto Rico lo necesita, es un lugar con un nivel artístico brutal, un melting pot [crisol] de información: está Latinoamérica, está lo afro, está lo anglo. Es el lugar perfecto, y necesita una plataforma para conectar todas las propuestas nítidas que nacen allí”.

Volvemos a la noche siguiente, en Cool. Pucho, cantante de los madrileños Vetusta Morla, protagoniza una escena cómicamente absurda: sube al escenario para observarse a sí mismo en el monitor de Elle cantando la potente Cyber Monday. “Pucho quería cantar ahora”, cuenta Cabra al público, “pero el robot no le ha dejado”. Puro Trending Tropics.

Deja tu comentario