Marc Ribot

Mariola Membrives ha tomado el repertorio que Federico García Lorca grabó en 1931 al piano con la voz de la Argentinita y lo ha compartido con Marc Ribot, el guitarrista de New Jersey que mantiene el equilibrio entre varios estilos musicales que no vamos a nombrar porque se harán evidentes durante este viaje.

El rock en Sevilla no sería lo mismo sin Silvio que tradujo lo anglosajón a la Sevilla de los años 70 y 80. La agitada combinación entre el soul sureño, la Virgen, el rock temprano, las procesiones y un alcoholismo de alta graduación dejó la pureza de conceptos maltrecha y malherida.

Años más tarde en un pueblo de Navarra aparecía Marea a la sombra de la poesía de Lorca, Rosendo y Roberto Iniesta (Extremoduro). Kutxi Romero se bajó del andamio y se encaramó a lo alto del rock duro con una poesía de aceitunero altivo capaz de cantar los versos insolentes de El Cabrero como si fueran propios.

Cuando Camarón y Paco (de Lucía) eran las caras nuevas del flamenco renovador, la estrella era Bambino, un artista que no admitía medias tintas y que nunca cantó flamenco porque lo suyo era de ese mundo raro que habita en los intérpretes extraordinarios como Tom Waits que en el mejor momento reclutó a Marc Ribot. Waits no es como Dylan que vive en un escenario.

Tom Waits
Tom Waits

Bambino suplica a la cruz porque el ser amado se ha ido lejos, Waits advierte que hay que mantener a raya al diablo. La complejidad del asunto admite irónicos intercambios, Waits en directo alertaba a los espectadores para que gritaran ¡Aleluya!. Lo tuve a unos palmos en la antigua sala Olympia de París, por la mañana ofreció una rueda de prensa en un cabaret y nos aseguró que los años salvajes habían quedado atrás y que su máximo riesgo cotidiano era tomar un jerez mientras escuchaba a Don Agustín Lara. No le creímos, pero el concierto fue estratosférico. No le he vuelto a ver. A Bambino alcancé a escucharlo en la sala Revolver ya en su declive.

Ahora se despide El Cabrero, un artista que ha ejercido la Libertad de Expresión contra todo y contra todos.

Cuando vimos la desesperación en la letras y en la cara de Robe Iniesta, supimos que su lenguaje iba a sonar tan oscuro como una cloaca. Un día Rafa Notario me recordó el verso de Pata Negra en Guitarras Callejeras.

“¡Ratas! Yo os comprendo porque sois de mi parte chunga”. Punk reflexivo. A Rafa le fascinaba el Agujetas, no era el único. Reconozco el perfil literario y el aliento metálico del personaje pero, para ver cicatrices, prefiero las de Frankestein.

La guitarra de Marc Ribot se quedó enganchada al tres de Arsenio Rodríguez y se bautizó “Cubano postizo” para que los fundamentalistas no se despistaran (sí, en la música cubana también hay ortodoxos pero no son tan agresivos como en el flamenco).

Los Rodríguez
Los Rodríguez

Los Rodríguez fue la primera banda madrileña de Andrés Calamaro con los dos guitarras de Tequila (Ariel Rot y Julián Infante) que se las apañaron para trasladar la furia rumbera (a la Ribot) a los garitos madrileños.

Resaca es una canción del cubano Kelvis Ochoa para el deslumbrante Tomasito que en esta versión está con Los Delinqüentes que se disolvieron tras el disco. “Aguantamos un poco más para grabar con él”. Aparece Fraskito con un estribillo imbatible entonado por un grupo de Santa Clara, cuya primera especialidad era tocar rock and roll, un estilo que dependiendo de la época era comprometido en Cuba. Cantan los Fakires: “me doblaba la edad la mujer que enamoró” y a ritmo de pasodoble. ¡Bailen!

La primera vez que vi a Cascarita (Martín Chaves), el cantante de Fakires, iba entonando el Chan Chan junto a Compay Segundo. Nunca vi nada semejante. Suavecito fue el grito de guerra del Septeto Nacional en la Expo Iberoamericana de Sevilla 1929/1930.

Tabletom fue uno de los grandes grupos del rock andaluz (grande por su música) de su álbum Inoxidable rescatamos su Me Estoy Quitando que volvemos a escuchar en la versión minimalista de Extremoduro.

Gufi no lo dice, pero en esta playlist hay clásicos inmortales de esos viajes de ida y vuelta que hay entre América y tierras flamencas. El mejor ejemplo es Benito de Jesús, que era de Barceloneta (aunque no la catalana, sino la puertorriqueña) y que consiguió que un caribeño, Alci Acosta, llevara los versos angustiados de su Copa Rota a todas las cantinas y bares de las montañas andinas; y que un grupo de argentinos (Los Rodríguez) los pusieran de moda en el centro de Madrid.

Playlist

1. Mariola Membrives con Marc Ribot - La Tarara
00:00:08
2. Silvio - Tres Escalones al Cielo
00:02:45
3. Marea - Pájaros Viejos
00:05:42
4. Bambino - Suplicando a la Cruz
00:10:42
5. Tom Waits - Way Down in the Hole
00:14:04
6. El Cabrero - Fandango fragmento
00:17:31
7. Extremoduro - So Payaso
00:19:12
8. Agujetas - Martinete fragmento
00:23:46
9. Marc Ribot y Los Cubanos Postizos - No me Llores Más
00:24:52
10. Los Rodríguez - La Copa Rota
00:30:28
11. Tomasito & Delinqüentes - Resaca
00:35:42
12. Fraskito & Los Fakires - Isabel
00:38:57
13. Los Fakires con Cascarita - Suavecito
00:42:46
14. Tom Waits - Hang on St. Christopher
00:46:48
15. Tabletom - Me Estoy Quitando
00:49:29
16. Mariola Membrives & Marc Ribot - Zorongo Gitano
00:53:56
17. Extremoduro - Me Estoy Quitando
00:58:25

Deja tu comentario