Aurora Fierro Eleta

Se celebra en Portobelo, provincia de Colón en Panamá, la 11 edición del Festival de Congos y Diablos. Se trata de un evento bienal, pero que este año tiene una importancia especial: la designación de la cultura congo como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Un motivo de celebración adicional para un encuentro folclórico, donde destaca la presencia de la banda de folk-fusion Afrodisíaco y de los chicos de La Escuelita del Ritmo.

La cultura congo es una de las primeras manifestaciones afro que se registraron en Panamá y el Caribe, y que ha devenido en una cultura que centra sus expresiones en la danza, el baile y la representación de mitos y leyendas. Entre los actos más conocidos está la lucha entre los congos y los diablos. «Los primeros, vestidos con harapos sombreros de paja y cubiertos de collares, representan a los esclavos, mientras que los segundos, vestidos de negro y rojo, botines emplumados y máscaras confeccionadas con barro, cartón, papel de aluminio y otros materiales, son los colonizadores europeos. A ritmo de tamboritos y silbatos, los protagonistas evocan la lucha por la libertad en un ritual que se celebra desde hace más de 400 años en el Caribe panameño».

Festival Congos y Diablos

La Escuelita del Ritmo nació por iniciativa de Alejandra Fierro Eleta, “Gladys Palmera”, y es una escuela gratuita de música y expresión artística, que surgió con el fin de incentivar y fomentar la cultura y el arte a través de la enseñanza musical.

Y se encuentra en Portobelo, la histórica población costeña, donde funciona la Fundación Bahía de Portobelo, la Casa de la Cultura Congo y se mantiene viva la tradición del baile de diablos con sus atuendos especiales y sus máscaras, y el toque ancestral de tambor y sus cantos de negritud. El programa de actividades del festival incluye una feria artesanal y gastronómica junto a la Real Aduana de Portobelo, el Encuentro de Congos y Diablos con siete grupos participantes de congos y 14 de diablos.

Este vídeo de Toby Mandala y Néstor Ayala explora su significado y simbología.

Deja tu comentario