Yo estaba dirigiendo un concierto de la big band en la Manhattan School of Music, donde yo enseño, y el tema era interpretar temas de películas en ritmos latinos. El concierto terminó con la canción del gimnasio de West Side Story donde suena el mambo, y yo le dije a uno de los percusionistas que tenía en ese tiempo, Danny Rivera: vamos a tocar esto, pero tienes que modernizarlo y ponerlo en clave. ¡Fue un tiro! Así que en mi mente me dije: algún día voy a reproducir el score de esta obra”.

Quien habla es el Nuyorican Bobby Sanabria, percusionista, compositor, arreglista, director, profesor, en efecto, de la Manhattan School of Music de Nueva York. Su obra musical se extiende por lo mejor de la discografía de leyendas del jazz y el jazz afrocubano, como Dizzy Gillespie, Mario Bauzá, Mongo Santamaría o Larry Harlow. Pero su obra en solitario ha pasado del jazz ensamble y la gran orquesta a la dirección de sus alumnos de big band en la prestigiosa academia.

Hace tres años comencé a reconstruir la música y empecé a asignar diferentes números a diferentes alumnos míos y miembros de la orquesta, bajo mi supervisión. Y yo digo siempre que soy como el doctor Frankestein reimaginando este monstruo que es West Side Story”, dice en entrevista telefónica.

Big Band de la Manhattan School of Music

West Side Story es, en efecto, una obra monumental, monstruosa, uno de los puntos claves de la música, la danza, la dramaturgia y la cinematografía del Siglo XX. Su historia es la siguiente:

Inspirado en Romeo y Julieta y pensado inicialmente como un conflicto religioso, el escritor estadounidense Arthur Laurents creó una obra musical que tendría la coreografía de Jerome Robbins y la música de Leonard Bernstein. Pero el concepto carecía de fuerza al intentar ser puesto en las tablas, de modo que se archivó. Cinco años más tarde, en 1957, un nuevo encuentro entre estos genios le daría un giro a la obra, pasándose a llamar West Side Story y centrada en un conflicto racial, muy en boga en se tiempo, motivado por dos pandillas de adolescentes en Nueva York, los puertorriqueños Sharks y los estadounidenses Jets.

El tema de esta reimaginación, dice Sanabria, es que la obra trataba de la migración de los puertorriqueños a Nueva York y el conflicto con los blancos en el West Side de Manhattan. Un conflicto de odio y de territorio. «Ahora, en 2018 el conflicto es que los hijos y las hijas de esos blancos están regresando a los vecindarios que nosotros preservamos y quieren reclamar esos territorios de puertorriqueños y afroamericanos para ellos«, dice Sanabria. «Pero cuando ellos regresan, se encuentran con que no sólo son estas dos comunidades, sino dominicanos, venezolanos, mexicanos, ecuatorianos, gente de India, gente de África, gente de Haití. Todo ha cambiado, y por eso en esta reimaginación todos esos ritmos existen”.

West Side Story Reimagined tiene esa multiculturalidad manifiesta en los ritmos latinos que conviven en Manhattan, pero también en una instrumentación folclórica: claves, güiros, batás, guicharos, cuicas, chéqueres, requintos, panderetas, panderos y maracas. Cuatro músicos son los encargados de interpretarlos, junto a cuatro trompetistas, cinco saxofonistas, un piano, un bajo, cuatro trombones, una flauta y un violín.

Esa música ancestral latina está toda ahí en el disco«, reitera Sanabria. «Eso es lo que me inspira y la suerte que tengo es que soy nacido y criado en Nueva York, porque todo está aquí. Y eso fue lo que inspiró al maestro Bernstein cuando creó esta obra magistral. Es increíble lo que él hizo. Todavía sigue siendo la música más difícil que se ha escrito para un show de Broadway, y la música más avanzada. Porque tiene todo, tiene ópera, tiene jazz, tiene elementos de música latina; por ejemplo, tiene el huapango mexicano, de la escena esa en el techo donde cantan América; y el mambo, que fue una música de impacto universal”.

Bobby Sanabria se rinde ante la genialidad de Leonard Bernstein, quien la concibió como una ópera lírica, pero que llenó de ritmos latinos, los cuales conocía bastante bien, ya que su esposa Felicia era costarricense. De su trabajo dependió que esta obra fuera la de mayor cantidad de música en la historia de Broadway, y que la música del Caribe llegara al teatro.

La original West Side Story en Broadway tuvo un costo de 350.000 dólares y la protagonizaron Chita Rivera, Carol Lawrence y Larry Kert. El show ganó todos los premios Tony de la época, como mejor musical. Sólo en 1959 se hicieron 732 presentaciones. En 1961, West Side Story se convirtió en película, con diez semanas de ensayo y rodada en escenarios naturales. Sus protagonistas fueron Rita Moreno, Natalie Wood, Richard Bymer y George Shakiris. Ganó 10 Oscar y se convirtió de inmediato en un referente.

Richard Beymer (Tony) y Natalie Wood (María)

Yo quería modernizar la interpretación de esta obra”, dice Sanabria cuando advierto la curiosa presencia de un violín eléctrico en el formato. “Hay un gran compositor que se llama Don Ellis, el músico de jazz más progresivo que recuerde, y él tenía una sección de cuerdas eléctricas para que los violinistas pudieran tener acceso a los diferentes sonidos que un tenía un guitarrista de rock… Y también para darle un sentido de orquesta sinfónica”.

West Side Story Reimagined de Bobby Sanabria & Multiverse Big Band, ha sido publicado en doble CD por la casa Jazzheads. El 80% del dinero recaudado con su venta va a un servicio de ayuda para músicos en Puerto Rico. Su lanzamiento internacional coincide hoy con la exhibición de la obra en el Teatro Calderón de Madrid, pero también con los centenarios del nacimiento de Jerome Robbins (New York, 11 de octubre de 1918) y Leonard Bernstein (Lawrence, 25 de agosto de 1918).

Como decía el gran maestro Octavio Paz, las mejores civilizaciones son las multiverso, aclara Sanabria sobre el nombre de la big band. O sea, conjunto de muchos universos unificados. Y eso es lo que representa el nuevayorquino de hoy en día, y la prueba es este disco. Y el gran maestro Bernstein sabía eso también… En mi opinión fue el músico más grande que ha producido Estados Unidos. Feliz cumpleaños maestro Bernstein”, dice Sanabria.

El magnífico trabajo de Bobby Sanabria en su reconstrucción del mítico musical & filme West Side Story ha dado mucho que hablar. Una obra de esta magnitud no tiene antecedentes por su formato orquestal y enfoque sonoro, pero si referencias anteriores de las canciones míticas compuestas por Leonard Bernstein.
Tomando como referencia la banda sonora de la película de 1961 de Robert Wise y Jerome Robbins, hemos construido una playlist en la que se alternan las versiones de Bobby Sanabria y la Multiverse Big Band con otras versiones, varias latinas, de la famosa obra.

Playlist

1. Bobby Sanabria Multiverse Big Band – Prologue
00:00:13
2. Bobby Sanabria Multiverse Big Band – Jet Song
00:07:23
3. Oscar Peterson Trio – Something’s Coming
00:13:13
4. Bobby Sanabria Multiverse Big Band – Dance At The Gym (Blues/Mambo)
00:16:57
5. Bobby Sanabria Multiverse Big Band – María
00:21:58
6. Los Machucambos – América
00:30:02
7. Tito Rodríguez y su Orquesta – Tonight
00:33:00
8. Bill Barron Orchestra – Gee, Officer Krupke!
00:35:22
9. Dave Brubeck Quartet – I Feel Pretty
00:39:19
10. Cal Tjader – One Hand, One Heart
00:44:22
11. Stan Kenton – The Rumble
00:46:09
12. Dave Grusin – Cool
00:49:55
13. Nueva Manteca – A Boy Like That & I Have A Love
00:54:37
14. Bobby Sanabria Multiverse Big Band – Somewhere (finale)
01:00:58
Comentario

Deja tu comentario