Cimafunk (foto: Sandra Selva)

La canción Me Voy (para mi casa) ha sido la carta de presentación al público internacional de Cimafunk. Ya siendo un artista revelación en Cuba con conciertos de pura energía, Me Voy lo ha confirmado como el renacimiento milenario de la guapería cubana.

Erik Alejandro Iglesias, el cantante autodidacta de 30 años de Pinar del Rio que está detrás de Cimafunk, define la música de su banda como el sonido del coraje y la libertad, reflejando así las dos partes del nombre: la cultural del cimarrón cubano; y el soul afroamericano. Su revamp de la música afro-cubana consta de una explosión de referencias: afrobeat, funk, r&b, trova, bolero, son y timba… la música que se escucha en su casa en La Habana. Todos lo que vienen a mi casa traen música y se llevan música, cuenta Cimafunk. 

Tengo muchas carpetas de música, confiesa. De tal hora a tal hora suena la carpeta de soul. Es nuestro sistema de compartir música. Es más analógico. Los amigos míos vienen con una memoria, un disco duro. Eso me gusta porque la música que me llega es una selección que la gente hace, es la música que la gente toma su tiempo para seleccionar, las cosas que la gente más ha escuchado, lo que más le gusta.

Cimafunk abrió sus carpetas para Radio Gladys Palmera, nos hizo una playlist, y nos contó porqué estas son las canciones y los artistas que lo han marcado:

La carpeta de soul

De la carpeta de soul, hay un tema muy lindo que se llama When Something is Wrong With My Baby, de Sam & Dave. Empecé a buscar ese tipo de música de esa época y me encarné durísimo. Try a Little Tenderness, de Otis Redding; Soul Man, también de Sam & Dave.

En el carro de mi viejo estaba poniendo un cassette que teníamos con canciones de Lionel RitchieMichael Jackson. Siempre estuve conectado con esa música.

La carpeta de los clásicos

Un amigo me dijo: «escucha esa socia, Freddy«. La escuché y me quedé loco. Con Freddy lo que pasa no es solamente la voz, que es única; es sobre todo la interpretación. Cuando canta un bolero como Debí Llorar, lo canta con una interpretación que tú normalmente no escuchas en una cantante que canta una canción de ese tipo. Freddy te lo canta mucho más crudo. Es como una mujer más dura, más violenta. Pero tampoco lo hace exagerado. No es que lo haga para darte un sentimiento de enfado; ella lo canta así porque la voz y las letras le salen así.

Rolando LaSerie es alguien que escucho mucho también. Tiene una interpretación muy original, mucha guapería, mucha naturalidad. Ese tipo está durísimo. La canción Las Cuarenta es una cosa que… ¡por dios!

Benny Moré, por supuesto. Son tantas las canciones de Benny que uno tiene en la cabeza desde niño y que son himnos… Y más que las canciones, lo que te quedan para siempre son los estribillos. Arroz con Picadillo, Como Fue, Soy Guajiro… Dolor y Perdón es una canción superviolenta que escuchaba mucho.

Bola de Nieve también. Sus canciones son una cosa de escuela, y todo lo que fue su manera de existir.

La carpeta del baile

Todo el mundo ha crecido con Los Van Van. Los Van Van sonado; eso era de los signos de ese momento. Y lo son todavía.

NG la Banda, por supuesto. Échale Limón, La Bruja. Eso era candela en aquél momento. Yo siempre estaba bailando, y sobre todo a esas canciones.

Siempre había música en mi casa en Pinar del Río. Eso era como bien sagrado para nosotros. La música en mi casa era lo más. Siempre estaba puesto el televisor. Siempre estaban pasando programas musicales, y siempre estaban pasando muchos artistas cubanos. Todos iban para los carnavales. Candido (Fabré), eso era una cosa de locos. Fue empezar a las nueve de la noche y terminar de cantar a las seis de la mañana. Fue así como yo crecí.

Por instinto

Cimafunk
Cimafunk (foto:Eloy Costa)

De la música, la teoría no la sé. Todo lo que sé ha sido por instinto. Empecé con un grupo que se llama Fulano de Tal, que éramos un dúo: José Antonio Morejón y yo. Allí en Pinar del Río empecé a cantar y empezábamos a escribir las canciones los dos allí, canciones muy locas. Empezamos a hacer música, pero el ritmo que hacía José en la guitarra ya no era la misma cosa que hacía la gente de la trova. Nosotros oímos la música y tratamos de hacer unas letras super complicadas. Era la moda entonces, que nadie entendía las letras.

Empezamos a grabar unos temas en la Habana. Cuando vi el movimiento en la Habana, yo dije: yo quiero ser músico. Era una locura todo eso, el rave, todo el mundo con las manos por arriba. Esto es lo que quiero, dije. Voy a dejar (de estudiar) la medicina, y me fui para La Habana y empece a mover cosas. Yo no conocía a nadie. Yo cantaba pero no tenía las canciones. No tenía un peso. Entonces, estábamos embarcados, dijimos: “tenemos que hacer dinero de alguna manera. Y lo único que podemos hacer es producir canciones”.

Así empece a meterme en la profesión de la música. Después, con David Torrens. Al subir al escenario, a la hora de empezar y hasta terminar, él estaba conectado con la gente. Se manejaba el sentido y el ánimo del público. Aprendí muchísimo. Después, entre en Interactivo. Fue una escuela super violenta y me ayudó muchísimo. Fue muy duro, fue aprender con presión porque era llegar allí con Julito Padrón, con Robertico Carcasés, Alejandro Delgado… Todos eran de los mejores músicos de Cuba en ese momento, y ahora también son. Y todos juntos en el escenario con cantantes como William Vivanco, era la locura, la cañonera.

Era de pronto llegar allí y Roberto diciéndome: “dale, improvisa”, y lleno de gente mirando lo que tu vas a hacer. Y yo me decía, ño, de improvisar no sé nada. Y el me decía: “Improvisa con seguridad. Quítate la ropa y calienta”.

Cimafunk

Decidí a hacer lo mío. Eso empezó a salir solo. Yo estaba en ese momento en Francia y empece a escuchar mucha música afro. Me conecté mucho con el ritmo coupé-décalé , y descubrí a Fela Kuti. Después en La Habana me hice un pequeño estudio en un cuarto y empecé a producir los temas allí. El sonido fue saliendo expontaneo, no había ninguna planificación, ni un plan de producción con un productor, ni nada. Yo hice la misma producción allí.

¿El nombre Cimafunk? Cima viene de la cultura afrocubana; es lo que es sucedió con los cimarrones en los palenques. Los esclavos se escaparon y crearon las comunidades allí en el monte. Seguían haciendo su música, y sus toques evolucionaron, porque había gente de varios lugares de África, de varios tribus diferentes juntos en un lugar, como el resultado del escape de esclavitud.

No es lo mismo la gente evolucionando culturalmente bajo la esclavitud que la gente evolucionando culturalmente siendo libres por fuerza y por coraje, y con el odio hacia la esclavitud. Ya era una cosa más fuerte. Mi abuela me contó de un pariente que tenía, un esclavo. Me sentí muy identificado con el concepto de los cimarrones y me conecté. Por eso la banda se llama Cima… y el funk es algo muy parecido, pero no es de Cuba.

Lo que hacemos es divertirnos, todos tienen derecho de estar como están. El mensaje es pasarla bien.

Playlist

1. Sam & Dave - When Something Is Wrong With My Baby
00:00:12
2. Rolando Laserie - Me Has Dicho Que Si
00:03:20
3. Freddy - Sombras y Más Sombras
00:06:02
4. NG La Banda - Échale Limón
00:09:30
5. El Niño y La Verdad - La Cosa Mala
00:16:59
6. Los Van Van - Yo No Soy Un Mango
00:22:54
7. Benny Moré - Soy Guajiro
00:27:02
8. Sam & Dave - Soul Man
00:30:09
9. Bola de Nieve - Ay Amor
00:32:44
10. Yordis Toledo - Tanta Frescura
00:35:10
11. Benny Moré - Dolor y Perdón
00:39:11
12. Benny Moré - Como Fue
00:41:48
13. Lionel Richie - All Night Long
00:44:42
14. Fela Kuti - Opposite People
00:48:49
15. Earth, Wind and Fire - Boogie Wonderland
01:05:25
16. Laronte - Un Misterio
01:10:10

Deja tu comentario