El ecuatoriano, nacido el 1 de octubre de 1935 en Guayaquil llega al mercado musical como solista a mediados de 1956, con veinte años de edad, cuando graba para el sello Ónix el vals Fatalidad de Laureano Martínez Smart, tema que su compatriota Olimpo Cárdenas había convertido en éxito en Colombia.

Antes de esto se había iniciado en programas radiales para aficionados en su ciudad. En 1952 es invitado por el Trío Los Soberanos a grabar una marcha política para un candidato a la presidencia de su país. Entre 1956 y 1957 se presenta por los teatros de su ciudad, para luego salir de gira por Colombia, Perú, Chile.

Dicho por el productor Raoul Aguilar: “En 1958 Guillermo Burcle, gerente de ventas del sello Peerless, llegó a Ecuador y se llevó las grabaciones del sello Ónix para México”. Esta acción supera las preferencias que el público tenía con Olimpo Cárdenas, quien para esa época ya era un artista consagrado.

En enero de 1959 las revistas mexicanas anuncian la pronta llegada del cantante, que tiene en primer lugar el tema Nuestro Juramento, la otra canción que le «arrebató» a Olimpo Cárdenas.

Jaramillo Jibaro

La llegada de Julio Jaramillo a México, programada para el 29 de abril del 59, se ve truncada unas semanas antes, cuando al regresar de una gira es detenido por las Fuerzas Armadas de Ecuador para que cumpla el servicio militar, al encontrarse en calidad de remiso. La prensa mexicana informó que se hacían las gestiones para que pudiese llegar y para que un delegado hablara con el Presidente de su país, y este le permitiese cumplir con los jugosos contratos que le esperaban. Pero esto no se logró.

Al terminar el servicio militar, parte al exterior. En Uruguay le dan un recibimiento enorme y es apodado «Mister Juramento». Luego recorre Centroamérica, y en marzo de 1960 vuelve a Uruguay y se presenta en el Palacio Peñarol, antes de entrar en México. La prensa mexicana anuncia su primera actuación en el Teatro Blanquita el 1 de octubre de 1960, pero su debut sólo se da hasta el día 6.

México lo recibe con los brazos abiertos, no obstante, algunos incumplimientos de contratos y excesos en su vida personal lo hacen objeto de críticas por parte de los empresarios. Incluso la celosa y poderosa Asociación Nacional de Actores de México le pone reparos, pues su nombre aparece como “bandera” en las carteleras del Teatro Blanquita. En diciembre de ese año se presenta en Nueva York, en el Teatro Puerto Rico del Bronx, alternando con Pedro Vargas.

Teatro Blanquita 1961

El 19 de mayo de 1961 Billboard anuncia que en el ranking de éxitos de México, la canción ¡Ay mexicanita!, con letra y música de Julio Jaramillo y arreglos de Chucho Rodríguez, ocupa el primer lugar.

Pero a la vez que sus logros artísticos iban subiendo, su fama con las damas y la bohemia le pasaban factura. Fue requerido judicialmente en El Salvador por una boda falsa que, en un acto sin precedentes, fue transmitida por la televisión de ese país como un suceso nacional. Su desordenada vida sentimental lo obligaba a moverse por diferentes países.

En Venezuela encuentra una segunda patria. “El Ruiseñor de América”, llamado así por su versatilidad vocal, logra dominar muchos géneros musicales. Canta los ritmos tradicionales de su patria: pasillos, pasacalles, sanjuanitos, y otros como valses, polkas, cuecas, rancheras, guajiras, cumbias, gaitas, guarachas, porros, vallenatos, pasodobles, tonadas, foxes, joropos, baladas o cha cha chás.

En Argentina, por ese afecto que le tiene al tango, lo abolera con cierto acento característico. Nace así el tangolero (tango llevado al bolero), siento este el género donde más brilló su voz.

Al terminar el contrato con Ónix, Jaramillo decide no tener exclusividad con ninguna discográfica y graba a precio fijo por todo el continente para diferentes sellos y para empresarios particulares. Esa es la razón por la cual su discografía no ha podido ser aún cuantificada. En 2017, en un estudio de coleccionistas, se pudo determinar que dentro de un promedio de 750 LPs y otro tanto de discos de 45 rpm encontrados, hay entre 2.100 y 2.200 grabaciones de estudio.

Tras recibir discos de oro por sus ventas en México, Venezuela y Ecuador, en mayo de 1963 es expulsado de México. Eso no le impide en 1965 participar cantando en la película mexicana Fiebre de Juventud de Alfonso Corona.

Pese a estar vetado en México, sigue ocupando las listas de popularidad con los temas Rondando tu Esquina en 1966 y El Infierno en 1967. En Venezuela populariza Niégalo Todo, Cinco Centavitos y Mi Muchachita. Por esta misma época graba dúos con Olimpo Cárdenas, Daniel SantosAlci Acosta. En 1968 luego de una presentación en Radio Cristal de Guayaquil, se ausenta de su país por ocho años.

Julio Jaramillo-Peerless

Durante su estadía en Venezuela, en 1970, graba canciones del folclor venezolano y logra ser el mayor vendedor de discos de ese país, que lo apoda “El pégalo todo”.

En 1974 el tema La Luz, del puertorriqueño Alfonso Vélez, lo convierte en un éxito internacional que le abre, otra vez, las puertas de México. Llega en marzo y cumple actuaciones en diferentes escenarios. Se presenta en el programa Siempre en Domingo, de Raúl Velasco, y en Estudio Raleigh que presenta Pedro Vargas. Pero lo que pudo ser su retomar artístico en México, lo truncan sus conflictos personales.

Raul Velasco y Julio Jaramillo
Con Raúl Velasco.
Pedro Vargas y Julio Jaramillo
Con Pedro Vargas.

En 1976, estando en Colombia, es visitado por los directivos de los almacenes de música ecuatorianos J.D. Feraud Guzmán, para invitarlo a la celebración del 60 aniversario de Fediscos, la casa que lo vio nacer. Jaramillo regresa a Guayaquil el 23 de julio luego de ocho años de ausencia. Los motivos que lo alejaron de su patria quedan diluidos ante el enorme recibimiento que le da su pueblo.

Agasajos, reconocimientos y celebraciones en exceso, comienzan a minar su salud ya deteriorada, pues padecía cálculos en la vesícula. En esta fecha se casa con la licenciada Nancy Arroyo Henao, su última esposa. En diciembre de 1977 cumple una gira por Estados Unidos y el 8 de febrero de 1978, luego de ser operado a la vesícula, fallece de un paro cardiaco en su ciudad natal a los 42 años.

Se casó dos veces legalmente y muchas otras de forma ilegal, dejando 27 hijos en numerosos compromisos. La fecha de su nacimiento fue declarada Día la Música Nacional. Calles, avenidas, parques, colegios y un museo en Ecuador llevan su nombre; estatuas, libros, películas, series de televisión y documentales se hicieron post morten. 

Mausoleo Julio Jaramillo
De la interminable discografía de Julio Jaramillo hemos escogido doce canciones que muestran su talento para interpretar ritmos variados. Es lógico pensar que se sentía más cómodo en el vals o el pasillo, tan propios de su tierra natal, o en el bolero, que fue el ritmo donde más destacó; pero Jaramillo no eludió canciones más bailables como el porro y la cumbia al estilo mexicano, y el aguinaldo jíbaro puertorriqueño. También se incluye su mezcla de bolero y tango, tangolero.

Playlist

1. Julio Jaramillo - Fatalidad (vals)
00:00:14
2. Julio Jaramillo - Nuestro Juramento (bolero)
00:03:17
3. Julio Jaramillo - Mis Flores Negras (pasillo)
00:06:24
4. Julio Jaramillo - ¡Ay Mexicanita! (porro)
00:09:24
5. Julio Jaramillo - Mi Muchachita (tangolero)
00:12:22
6. Julio Jaramillo - Rondando tu Esquina (bolero tango)
00:15:32
7. Julio Jaramillo - El Infierno (bolero)
00:18:04
8. Julio Jaramillo - Rayito de Luz (fox trot)
00:21:13
9. Julio Jaramillo - Niégalo Todo (bolero)
00:23:54
10. Julio Jaramillo - Cinco Centavitos (bolero rítmico)
00:27:18
11. Julio Jaramillo - Mi Negra no Quiere Amores (cumbia)
00:29:43
12. Julio Jaramillo - La Luz (aguinaldo jíbaro)
00:31:59

Deja tu comentario