Stay Homas

La primera pregunta que se ha hecho a todos los artistas en este confinamiento forzoso que estamos viviendo en prácticamente todo el planeta ha sido: “¿estás aprovechando el confinamiento para componer?”. La respuesta suele ser titubeante, pero, en términos generales, la situación actual no se antoja especialmente creativa para la gran mayoría.

El dicho dice que cada maestrillo tiene su librillo (habrá quien componga una obra maestra de 30 canciones y quien esté sufriendo un bloqueo infinito); pero, la realidad es que estamos viviendo una situación anómala, de horarios cambiados, de una incertidumbre bestial, donde todos los días son el mismo, y en donde las musas puede que también estén confinadas en sus casas.

Sin embargo, al menos hay tres proyectos que, más allá de las derivas habituales que tenga un músico en este período de encierro, sin el confinamiento posiblemente nunca hubieran nacido: grupos creados ad hoc en la cuarentena, y que se han convertido en, además, pequeños grandes fenómenos virales, vistosos proyectos de futuro que pueden trascender incluso las fronteras del encierro.

STAY HOMAS, compis de piso virales

Tres compañeros de piso, los tres músicos, con una buena terraza en Barcelona, convertidos en el grupo del momento. Si hay un proyecto que es literalmente hijo del confinamiento, ese es Stay Homas. Ya desde el propio nombre del grupo, y la temática de las letras que han ido escribiendo y divulgando en vídeos de Instagram/YouTube; en Stay Homas se respira cuarentena y encierro, pero también mucho buen rollo y consciencia del momento en que vivimos.

Sus canciones se han convertido casi en manifiestos: en himnos-alegatos para concienciar a la población que había que quedarse en casa desde el primer día. Y lo han conseguido con un formato tan doméstico como cerca de un registro musical que se podría escudriñar en torno a la etiqueta de «canción fusión».

Klaus tocaba vientos en Búhos, Horny Section y en la banda de Nil Moliner; Boltó tocaba en Pet’n’bone y Doctor Prats; y Rai tocaba el bajo en Búhos y con Nil Moliner, también. Ahora, también tocan en su terraza para llegar a todo el mundo en un proyecto con un alcance imparable, pero que, además, ha ayudado a poner BSO original (no hacen versiones: hacen canciones para poner palabras, música y melodías al confinamiento) a estas semanas de encierro; pero también a crear unos lazos indiscutibles entre músicos.

Y es que los tres desde su terraza, prácticamente siempre han contado con un/a invitado/a, que entra a través de un móvil que ellos mismos acercan a la pantalla, como si estuviera a su lado. Nombres como los de Sílvia Pérez Cruz, Macaco, María José Llergo, El Kanka, Sr. Wilson, Judit Neddermann, Josep Montero (de la banda Oques Grasses), Nil Moliner, Green Valley, Sara Socas, Sofía Ellar, Ciudad Jara, Kyne o Lia Kali ya han pasado por sus sesiones virtuales.

El fenómeno es tal que cuentan con más de 320.000 seguidores en Instagram y más de 55.000 suscriptores en YouTube. Han decidido anunciar un concierto en la Sala Apolo para el 31 de julio y, aunque aún la incertidumbre no permite saber si para entonces habrá conciertos y si las salas estarán abiertas, la gente agotó todas las localidades en diez minutos.

Están trabajando, además, en poder aterrizar las canciones a plataformas de música en streaming como Spotify, regrabando las tomas de una manera menos «en directo», para que suene mejor. Stay Homas han llegado para quedarse, aunque quizá dentro de unos meses tengan que llamarse Outside Homas.

LA BOA DE ISAAC, del bar a la multipantalla

Ocho amigos argentinos residentes en Madrid, algunos músicos profesionales, otros músicos aficionados; se juntan religiosamente cada domingo a tocar en un céntrico bar de Madrid con espacio para música en directo. Ese bar, abierto hace tan solo unos meses en la zona del Madrid de los Austrias y llamado (como la mítica canción de Joaquín Sabina) Peor para el sol; se ve obligado a bajar la persiana con el confinamiento. Se acaban los domingos de zapadas (o jams), se acaba la música hasta altas horas de la madrugada, se acaba la excusa para reunirse, compartir canciones, recuperar del baúl de los recuerdos aquella música que los conecta a todos, se acaba… ¿se acaba?

Pues no. Casi más bien lo contrario. Lo que era una reunión musical dominguera en la que Javier Calequi, Tute Ostiglia, Juan Pietranera, Agustín Donati, Felipe Calviño, Tomás Ostiglia, Ota Facello y Karim Hendi (que tuvo que regresar a Buenos Aires debido a la crisis sanitaria) convertían el bar de Isaac Guzmán (el único no-argentino del grupo: también forma parte del grupo no solo desde su nombre, sino haciendo gala de presencia en los vídeos a modo de performer) en un polvorín de canciones, se acabó transformando en una reunión diaria (o prácticamente: pocos festivos se han tomado) y virtual en la que todos ellos siguieron tocando y que ha tomado forma de banda viral: La Boa de Isaac.

Ese mismo foro de debate donde antes decidían qué canciones tocarían en el bar, ahora se tradujo en qué canciones se iban a grabar tocando para acabar montando un vídeo que colgar en un nuevo perfil de Instagram.

Un repertorio en donde se combina la influencia y conexión con el rock argentino y la canción popular latinoamericana (de Charly García a Horacio Fontova, Fito Páez, Coti, Mariano Mores, Luis Alberto Spinetta, Daniel Melingo, Gustavo Cerati, Kevin Johansen, Jorge Drexler, Marcela Morelo, Serú Girán o Caetano Veloso) con grandes clásicos del pop-rock global (canciones de The Beatles, Neil Young, Lionel Ritchie, Tom Waits, Charles Aznavour, Bob Marley, George Harrison, Smashing Pumpkins, Europe o The Ronettes, entre otros).

El fenómeno los obligó a abrirse perfiles en YouTube y Facebook; sus vídeos acumulan cientos de miles de reproducciones; e incluso cada vez es más habitual ver a ilustres invitados sumarse a La Boa de Isaac, haciendo el formato de 8 + 1 (ocho músicos + un performer, Isaac) en algo aún más grande: artistas de la talla de Fito Páez, Jorge Drexler, Kevin Johansen, Daniel Melingo, Marcela Morelo, Mavi Díaz, Coti, Tó Brandileone, Martín Leiton, Bambi, Pedro Mairal, Ktumba, Matías Conte, Marcelo Novati o Maxi Padín, entre otros, ya han pasado por sus sesiones.

El proyecto no solo no para de crecer, sino que, además de que esperan poder brindar en Peor para el sol con instrumentos mediante; también planean en preparar canciones y ver si pueden ir aterrizando las canciones en plataformas digitales de música en streaming. La boa, preparada para inyectarnos su veneno cuando termine todo esto.

KONAMIGOS, experimentación virtual en la voz de El Kuelgue

El proyecto más experimental de los tres es el que, curiosamente, está capitaneado por el nombre propio más conocido de todos. Hablo de Julián Kartún, actor y músico argentino que lidera la exitosísima banda El Kuelgue; que ha decidido capitanear un proyecto más parecido a una suerte de happening virtual para épocas de confinamiento, que a lo que entendemos como una “banda” o un proyecto que respete la formalidad de un grupo.

La premisa (y promesa) del argentino rezaba: Un grupo de artistas improvisa una obra de forma remota y yo la publico los días impares por mi Instagram. Y así fue: Kartún, junto a amigos músicos, ilustradores, fotógrafos o editores como, hasta el momento, Ana Espil, Adrián Pellegrini, Santi Martínez, Mariano Mojoli, Odín Schwartz, Juan Martín Mojoli, Paloma Iturri, Facundo Beccaglia, Martín Bendersky, Julián Doregger, Mariela Ajras, Juan Sbaraglia Pinkus y Esteban Garay; se ha dispuesto a divulgar en su perfil de Instagram piezas de una clara experimentación, evadiendo estructuras, evitando incluso el registro de El Kuelgue, y manteniéndose tan cerca de la canción experimental como de la performance artística.

No sabemos si hay que considerarlas canciones como tal, o ejercicios de arte y ensayo. En cualquier caso, la obra que está produciendo Julián Kartún & co. en este proyecto llamado KONAMIGOS es uno de los más ricos, artísticamente hablando: tan imprevisible e impredecible como mutante y fuera de formalismos. Veremos hacia dónde les va llevando el encierro, y si se vislumbra vida más allá del confinamiento e Instagram.

Stay Homas, La Boa de Isaac y KONAMIGOS lideran la música nacida en el confinamiento, pero a ellos y sus cantos se han unido en diferentes momentos artistas conocidos como Melingo, María José Llergo, Jorge Drexler, Manu Chao, Sílvia Pérez Cruz o Kevin Johansen. Nuevos encuentros, fantásticas creaciones.

Playlist

1. Stay Homas Ft. El Kanka - Estamos mal
00:00:08
2. La Boa de Isaac Ft. Melingo - Ayer
00:02:17
3. KONAMIGOS - Bodegón
00:03:52
4. Stay Homas Ft. María José Llergo- Si puedes, quédate
00:05:50
5. La Boa de Isaac Ft. Jorge Drexler & Pedro Mairal - La edad del cielo
00:06:04
6. KONAMIGOS - Gala
00:10:53
7. Stay Homas Ft. Manu Chao - Todo llegará
00:13:46
8. La Boa de Isaac Ft. Tó Brandileone- O samba e o tango
00:19:08
9. KONAMIGOS - Cenicienta
00:21:44
10. Stay Homas Ft. Sílvia Pérez Cruz - Ya no puedo más
00:23:21
11. La Boa de Isaac Ft. Kevin Johansen - Anoche soñé contigo
00:25:37
12. KONAMIGOS - Vida rosa
00:27:28

Deja tu comentario