La expectación por su inminente llegada a La Habana tenía orígenes diferentes: Martin Fox, dueño del cabaret Tropicana, sabía que haber logrado contratar al cantante más popular en Estados Unidos en ese momento, representaba además de un remarcable esfuerzo económico, un escalón superior en el camino ascendente del cabaret más exitoso entonces en toda Cuba. Los músicos amantes del jazz, que llevaban más de una década adorándole y siguiendo sin cesar las noticias de todo lo que hacía, sabían que tendrían la posibilidad –algunos– de verle en persona, y otros, –la mayoría– saberle compartiendo el mismo espacio en el globo terráqueo al menos por unos días. Ninguno negaba la influencia que les hacía deudores de Cole, en primer lugar la ejercida sobre los cantantes y músicos del feeling, entre otros. Pero no sólo Cole, sino también sus músicos impactaban a sus colegas cubanos con sus estilos respectivos. Todos sabían que sería un hecho histórico: desde que en 1949 Tropicana presentara a Woody Herman con su octeto  y Montmarte acogiera sobre su escenario al carismático Cab Calloway, ningún otro nombre importante de la escena del jazz había llegado a La Habana para actuar ante el público cubano. Y Cole era desde hacía mucho, un peso pesado en el género.

Nat King Cole publicidad

Como un distante acercamiento a lo cubano, en 1949 ya Cole había introducido el bongó en su trío. Con el bongó y la tumbadora en la sección rítmica de muchas bandas norteamericanas, sobre todo de bop, la experiencia revolucionadora del binomio Chano PozoDizzy Gillespie y también el creciente interés de los renovadores arreglos en los temas de Machito y sus Afrocubans, ya muy populares entre los jazzmen en USA, Cole también experimenta con la percusión afrocubana en su grupo de pequeño formato.  

Curioso es que no se decantara por algunos de los percusionistas cubanos que ya trabajaban o al menos frecuentaban Nueva York y otras ciudades norteamericanas por ese tiempo, sino que eligiera al norteamericano de origen italiano Jack Costanzo. Con Cole, Costanzo tocó en el célebre concierto del Carnegie Hall en 1949, y formó parte del afamado trío hasta 1953. En realidad, fue sólo eso: la incorporación de un sonido, de un instrumento, sin mayor arraigo o exploración creativa.   

Por lo demás, no se tienen noticias de algún vínculo de Nat King Cole con la Isla, a excepción de la grabación de Papa loves mambo, que hiciera para el sello Capitol en 1954, en pleno auge de este ritmo, y en la que participara en las congas el percusionista cubano Carlos Vidal Bolado. Hasta que en el mes de febrero de 1956 la prensa en Cuba comienza insistente a anunciar la inminente presentación del crooner en el cabaret Tropicana.

Viajó acompañado de su esposa María Ellington Cole, su hija Natalie, entonces de seis años, los técnicos de luces y sonido, y los músicos de su trío:  el guitarrista John Collins; Charlie Harris como bajista y en la batería Lee Young, hermano de Lester Young. Tropicana presentaba el show Fantasía Mexicana, en el cual se insertaría Cole, con un elenco encabezado por la cantante Xiomara Alfaro, el Cuarteto D’Aida, los cantantes Miguel Ángel Ortiz y Dandy Crawford, los bailarines Leonela González y Henry Boyer, entre otros. Contó Senén Suárez, testigo de aquellos días, que la fecha  de su debut habanero, Cole ensayó a puerta cerrada, con la orquesta de Tropicana dirigida por Armando Romeu, y reforzada con violines sinfónicos. El repertorio que interpretaría Cole ameritaba ciertos ajustes técnicos al habitual desenvolvimiento del cabaret:  se instalaron luces indirectas muy tenues, alfombras en el piso para suavizar el ruido ambiental propio del lugar y reforzar el tono íntimo de lo que iba a ocurrir cuando el King comenzara a desgranar sus canciones.

El debut de Cole en Tropicana ocurrió el 2 de marzo de 1956. Cuentan que Cole entró a la pista de impecable smoking blanco con solapas negras. Le habían antecedido once modelos portando cada una un disco enorme con una inscripción: CAPITOL RECORDS –la disquera que grababa en exclusiva al crooner–;  en el reverso de cada disco se leía, una a una, las letras del nombre del cantante: N-A-T-K-I-N-G-C-O-L-E. Ellas se hicieron a un lado, para dar paso al astro, mientras el presentador Miguel Ángel Blanco, el inefable Wempa (según el mambo que le dedicara Bebo Valdés– anunciaba: ¡Señoras y señores: el cabaret Tropicana se honra en presentar al único, al más grande: Nat King Cole! Dicen que cantó 16 canciones y descargó al piano, haciendo gala de su excelencia en el instrumento. Según Ofelia Fox, entonces esposa de Martin Fox, el trío de Cole se integró a la orquesta dirigida por Romeu para acompañar al King, quien se sentó al piano y comenzó a entregar sus canciones. Sin recordar con exactitud, Ofelia citó entre las primeras piezas Caravan, Lover Come Back to Me, It’s Only a Paper Moon, y pensando en que la mayoría del público era cubano, también cantó Nature Boy, Mona Lisa y por supuesto, su tema insignia: Unforgettable. Fue todo un éxito; la revista Show, especializada en el espectáculo, lo calificaba como “inolvidable y de un impacto sin precedentes”.

Sólo un incidente parece haber empañado la brillantez del debut del King en La Habana: la elección de su alojamiento. Por su categoría, le correspondía el mejor hotel de la ciudad, pero esta vez –otra vez– el Nacional perdió la oportunidad de tener entre sus huéspedes de ese año al mítico jazzman y cantante: era negro y allí no cabía. Era sabido, después del escandaloso incidente en el que, cuatro años antes, la dirección del Hotel Nacional le había negado a Josephine Baker la posibilidad de hospedarse en esa instalación, después de haber aceptado a su representante las reservas de cuatro habitaciones para la diva y su séquito.

«En 1956, Nat King Cole tenía un jugoso contrato para cantar en Tropicana y pensó que el mejor alojamiento debía ser ese hotel»cuentan los autores del libro Hotel Nacional de Cuba. Revelaciones de una Leyenda–. Rodney, el artífice del show de Tropicana, le comentó al cantante lo que había sucedido con la Baker, y aconsejó que no forzara la situación. El coreógrafo explicó el asunto a los manejadores del casino, hombres de Meyer Lansky, que se encargaron de allanar el terreno. Un escándalo a esas alturas perjudicaría la imagen de los negocios de la mafia en La Habana. Sin embargo, el contrato de Nat era por corto tiempo. El artista se hallaba en la cresta de la fama (…). Semanas antes de viajar a La Habana, los principales diarios norteamericanos repudiaron el ataque recibido durante la presentación en un teatro de Birmingham, Alabama, por parte de miembros del autodenominado Consejo de Ciudadanos Blancos, mientras cantaba. La International Hotels Company prometió al agente de Cole que cuando volviera a la Isla podría hospedarse en el Hotel Nacional de Cuba».

Ante el éxito de su debut habanero, la gerencia de Tropicana no tardó en proponerle un nuevo contrato: el King volvería a partir del 1 de febrero de 1957. Rodney conquistaba las mejores críticas con sus nuevos shows Tambó Copacabana, en los que se insertó el crooner norteamericano, con figuras imbatibles como Celia Cruz, Paulina Álvarez, Merceditas Valdés y Adriano Rodríguez con el Conjunto de Paquito Godino, los bailarines Ana Gloria y Rolando, Leonela González, entre otros. “No se recuerdan llenos como los que se anotara el cabaret con las presentaciones de Nat King Coleafirmaba la revista Show en su edición de marzo de ese año–, lo que prueba las simpatías de que goza el maravilloso cantante”. Cole fue agasajado por la dirección del Tropicana, en una cena de gala, en la que Alberto Ardura, su director técnico, fue el anfitrión. Acerca de las presentaciones del crooner en Tropicana, Leonardo Acosta afirma que “…los jazzfans quedaron satisfechos con las interpretaciones up tempo de Lover, Come Back to Me y How High the Moon, y con sus solos de piano que  recordaban sus años con Lionel Hampton”.

Esta vez, y la siguiente, sí se hospedó en el Hotel Nacional de Cuba y tuvo tiempo para visitar la fábrica de discos Panart, en San Miguel y Campanario, entonces concesionaria de la Capitol. También se dice que, en recorrido musical, llegó hasta la tienda de discos Fusté, en Amistad y Neptuno.

Mientras Cole cantaba en Tropicana, y como parte de la enfebrecida carrera competitiva entre los dos centros nocturnos,  la gerencia del Sans Souci le opuso en competencia otra figura importante –aunque no tanto entonces, como lo era Cole ya en su país: la excelente Sarah Vaughan, con un contrato que posibilitaría su primer y único viaje a Cuba. En realidad quienes lo vivieron en aquel momento han afirmado siempre que Sans Souci llevaba la delantera a Tropicana en la presentación de figuras de fama internacional.

Con una foto del cantante, el Diario de la Marina anunciaba desde su edición del 4 de febrero de 1958 la nueva temporada de Nat King Cole en Tropicana, quien llegaría por tercera –y última vez contratado por dos semanas, y abarrotaría cada noche desde el primer día  el cabaret que brillaba bajo las estrellas. No era para menos, pues en Cuba se sabía y así se le apreciaba: estaba en la cima de su carrera. Considerado ya en ese momento como la más grande estrella discográfica en Norteamérica, se decía que había generado tantas ganancias para Capitol Records, que el cilíndrico y emblemático edificio sede en Hollywood de este emporio de las grabaciones musicales era conocido como “The house that Nat built” (la casa que Nat construyó).

Cole inicia su tercera temporada en Tropicana el viernes 7 de febrero, como estrella invitada en los shows Voodoo Ritual y This is Cuba, Mister, que se presentan a las 11.30 pm y 1.30 am. Compartiría escenario con la cantante haitiana Martha Jean Claude, el Cuarteto Los Rivero, la italiana Katyna Ranieri, la vedette Maricusa Cabrera, Miguel Chekis, el dúo vocal Nelia y René. Mientras tanto, Cole también capitalizaba espacios en la radiodifusión nacional y temas como Mona Lisa, Unforgettable y otros, lograban índices importantes de popularidad.

Trinidad, Nat y Merceditas
Trinidad Torregosa, Nat King Cole y Merceditas Valdés (foto: Colección Josefina Barreto).

Cumplía una agenda intensa, pero lo mejor estaba por venir. Ciertas fuentes afirman que fue durante un cocktail en Hollywood cuando Ramón Sabat, presidente y dueño del sello cubano Panart –concesionario de la Capitol–, convenció al cantante para grabar en La Habana un disco completo en español, incluyendo algunos temas cubanos. Otras, que fue el propio Cole el de la iniciativa. Lo cierto es que el lunes 17 de febrero, en jornadas en que recesaba el cabaret, Nat King Cole encaminaría sus pasos hacia el estudio Panart, de la calle San Miguel entre Lealtad y Campanario (hoy Estudios Areíto), en el corazón del hoy barrio de Centro Habana, para iniciar la grabación de una serie de temas que devendrían clásicos en su discografía. Los músicos serían los mismos de la orquesta de Tropicana, guiados por la sabia batuta de Armando Romeu, –¡así le habrían impresionado estos ases en sus respectivos instrumentos!–, y también lo acompañaría en los coros el Cuarteto de Facundo Rivero, a quienes Cole habría escuchado en sus intervenciones en el show de Tropicana. 

Según los registros documentales de los archivos de Capitol, ese primer día grabaron los temas María Elena, Lisboa Antigua (en inglés) y Acércate más (Come closer to me) (también en inglés). Al día siguiente Nat se sentó al piano para grabar en versión instrumental Tú mi delirio, de César Portillo de la Luz. Luego, tocó el turno al chachachá El Bodeguero, y dos tomas de Come To The Mardi Gras. En una tercera sesión, jueves 20, registró, con el mismo acompañamiento, Te quiero dijiste, Arrivederci Roma Quizás, quizás, quizás (de Osvaldo Farrés), con arreglo de Armando Romeu. El resto de los arreglos estuvieron a cargo de Dave Cavanaugh.  Ese mismo día grabarían allí también los temas mexicanos Las Mañanitas y Adelita, con el Mariachi de Alfredo Serna.

Según la discografía de Cole,  el 9 de junio, ya en Los Angeles, el cantante grabaría Cachito y Noche de Ronda en el Capitol Recording Studio en Hollywood. La misma fuente aclara que en Noche de Ronda fueron utilizadas grabaciones y/o músicos de las sesiones habaneras, y también que dos músicos cubanos radicados en California grabarían directamente en esa sesión de Los Ángeles: René Touzet en el piano y Carlos Vidal Bolado en la percusión.

Del trabajo con Nat King Cole en Tropicana y de las sesiones de grabación en La Habana, Bebo Valdés retendría en su memoria una anécdota que contó a su biógrafo, el sueco Mats Lundahl, que hoy deviene testimonio de primera mano: “Yo le decía: Mira, Nat, tú tienes que decir Cachi-to. Y nunca lo dijo. Dijo Cachi-dou. Le costaba mucho decir Cachito. Siempre Cachi-dou y nunca “o”, sino “ou”. Esta observación de Bebo Valdés sugiere la posibilidad que el tema Cachito se haya grabado por la orquesta de Romeu en La Habana y que finalmente, la voz del King haya sido grabada de nuevo semanas después en Los Ángeles, como consta en los registros de Capitol.

El disco Cole Español salió al mercado en 1958 con temas grabados en La Habana. Su gran acogida en el público latino aseguró a los productores la posibilidad de reeditar la experiencia un año más tarde, con la grabación del disco A mis amigos y en 1962, el tercero de esta suerte de serie latina, hoy ya un clásico: More Cole Español, grabado en México.

Sarah Vaughan, Bebo Valdés y Nat King Cole (foto: Colección Jorge Luis Sánchez).

Bebo Valdés, otro grande, daría años después sus impresiones acerca de aquel encuentro y aquellas noches en que trabajó en Tropicana junto al King: “Una de las cosas más grandes que yo he sentido en mi vida fue cuando Nat quería cantar en español… La primera vez que llegó a Tropicana hicimos los primeros ensayos. Yo no toqué porque él tocaba su piano… Cogí las partes del piano…, pero a la hora del show yo no tocaba. Tocaba él. No necesitaba introducción de orquesta: entraba allí cantando y después entraba la orquesta… Tenía un oído absoluto que fue lo más grande que yo he encontrado en mi vida. Cantaba algo, cantaba, no me acuerdo, creo que Route 66, pero sin introducción alguna. Era un cambio de A bemol a otro tono… muy distante. Después habló y presentó a los músicos, y cantó completamente en el tono. No hacía introducciones en el espectáculo. El terminaba de cantar, aplaudían y empezaba directamente a cantar otra pieza en el tono que fuera… otro número sin error, ni un cuarto de tono, ni arriba, ni abajo.  Era clavadísimo, perfecto. El artista más grande con quien he trabajado».

Más información en: Desmemoriados.

La influencia de Nat King Cole ha alcanzado todos los géneros y estilos de la música popular. La más evidente es la del jazz, por supuesto, pero mostrada en esta playlist desde el punto de vista de pianistas modernos como Diana Krall o de voces corales como Manhattan Transfer. Luego está el soul & blues con la enorme presencia de Marvin Gaye, y el salto al india-rock con Adam Green. Hay creaciones afrocubanas, como no, al estilo del Willie Rosario de los años 60 o de David Murray ya en el Siglo XX. Y no puede faltar la electrónica, sea latin o sea lounge, sea remix o sea revival in bossa. Para todos los gustos.

Playlist

1. Oscar Peterson - Sweet Lorraine
00:00:29
2. Willie Rosario and his Orchestra feat. Frankie Figueroa - Calypso Blues
00:03:20
3. Marvin Gaye - Straighten Up And Fly Right
00:06:34
4. Johnny Mathis - Orange Coloured Sky
00:08:54
5. George Benson - Just One Of Those Things
00:11:05
6. Adam Green ‎– Nat King Cole
00:13:41
7. John Pizzarelli - Walkin' My Baby Back Home
00:16:09
8. Gregory Porter - Pick Yourself Up
00:18:34
9. Diana Krall - Hit That Jive Jack
00:21:40
10. Manhattan Transfer - Route 66
00:25:52
11. David Murray Cuban Ensemble – Cachito
00:28:43
12. Kakatua & ADZ (Alexia) - L-O-V-E (bossa and jazz smooth)
00:35:20
13. DJ Pantelis ZUCCA - L-O-V-E (Remix)
00:37:50
14. Dj Cee-lo - Lush Life (Remix)
00:41:14
15. Nat King Cole & Natalie Cole - Too Young LIVE
00:44:21

Deja tu comentario