No hay otro apellido de más larga data y mayor relevancia en la música cubana que Romeu.

Las páginas dedicadas a la heráldica y las genealogías indican su origen catalán, pero su verdadera trascendencia la alcanza cuando algunos de sus portadores se afincan en Cuba y se convierten en el antecedente de la gran dinastía musical. Los primeros fueron Antonio María Romeu Marrero (Jibacoa, La Habana, 1876 – La Habana, 1955) y su hermano Armando Romeu Marrero (La Habana, 1891 – Texas, 1991), y comenzaron estableciendo marcas perdurables: Antonio María, cuyo ligero estrabismo lo hizo conocido como El Bizco de La Diana, comienza a hacerse notar cuando por once años hizo las delicias de los asiduos al café del mismo nombre en la esquina de las habaneras calles de Reina y Aguila. Allí se reunía la creme de la creme de la sociedad intelectual y artística de La Habana y se hizo una costumbre ir a escuchar a Antonio María y su piano, acompañado únicamente de un elemento rítmico: un güiro, se dice que tocado por su hermano Armando. En el café La Diana un año después, compuso y estrenó su primer danzón: Ten Dollars o Ten Days, inaugurando una forma de tocar el llamado baile nacional cubano; pero que a su vez, El Mago de las Teclas –como se le conoció para siempre- supo adaptar y evolucionar con los tiempos: primero con su Charanga Francesa, luego con su Orquesta, y después con su Orquesta Gigante.  Antonio María fue un destacadísimo compositor, legando danzones icónicos, como Tres Lindas Cubanas, quizás el más famoso de todos los suyos.

Hermanos Romeu y Oswaldo Farrés
Osvaldo Farrés con los hermanos Antonio Maria y Armando Romeu Marrero

Casi hay consenso entre los estudiosos, que fue Antonio María el fundador de la orquesta estilo charanga francesa, que antecedió a la charanga que hoy conocemos. Fue, sin duda, un innovador y a él el danzón debe mucho su evolución y permanencia. Cristóbal Díaz Ayala señala que al comenzar las grabaciones eléctricas, “…Antonio María Romeu sigue el estilo de la etapa acústica, pero cada vez con más intervención de su hermano Armando tocando el saxo alto o el clarinete… De 1930 en adelante, Romeu trae otra innovación: empieza a usar cantantes, y al parecer va experimentando con varios: Rogelio y Caíto (de la Sonora Matancera), [Antonio] Machín y Daniel, Siro y Miguel (del Trío Matamoros) y también solos a veces de [Fernando] Collazo y [Vicente González Rubiera] Guyún.”

Zenaida Castro Romeu, sobrina nieta, resume a María Argelia Vizcaíno estos aportes: “…fue él quien primero introdujo improvisaciones de piano en la música popular. Antes de él, los grupos musicales tocaban con clarinetes, provenientes de bandas históricas, con tradiciones que procedían de España, y las improvisaciones se hacían con instrumentos de viento y madera; y en cambio él, repentinamente, en una charanga le puso un violín y un piano. Fue el primero en introducirlo en la música de Cuba. Por eso se le conoce como El Mago de las Teclas.”

Orquesta Antonio María Romeu
Orquesta Antonio Maria Romeu con Barbarito Diez y Antonio María Romeu Jr.

Al morir Antonio María Romeu Marrero, su hijo Antonio María Romeu Jr. (La Habana, 1911 – 2002) tomó las riendas de su orquesta, que ya contaba con la voz cristalina e increíble de Barbarito Diez, y la mantuvo por muchos años, lo que contribuyó a su permanencia en el gusto de los que aún amaban el danzón.

Orquesta Armando Romeu
Orquesta Armando Romeu. Fila superior al centro, Armando Romeu Marrero.

De los dos hermanos, y a pesar de su profusa vida como músico, es Armando Romeu Marrero quien ha llevado la peor parte en materia de notoriedad. Era multinstrumentista, tuvo su orquesta y también fue precursor, al ser el primer músico en tocar saxofón en una charanga francesa, cuando Antonio María decide sustituir el figle en 1912, al tiempo que toca el clarinete en otros formatos. Dicen que dirigió varias bandas militares y que compuso más de quinientos danzones, entre los que destacan La Moneda Cubana,Rosina y Virginia, Africa, Zalambo, Los Zepelines, Rosa de Té o La Gloria Eterna. Pero quizás, su mayor contribución fue la prolífica y numerosa familia que creó con Angélica González, llevando él personalmente la formación musical de sus nueve hijos. De ellos, cuatro llegarían a ser músicos notables: Mario, Rubén, Zenaida y Armando.

Zenaida Romeu González (La Habana, 1910-1985) es recordada como gran pedagoga y como una de las pocas mujeres que por aquellos años dirigían orquestas. En los años 30 había sido pianista en los cines Tosca y Regla y luego, de las radioemisoras CMQ, RHC Cadena Azul, Mil Diez, y otros espacios culturales. Además de haber dejado una importante carpeta de obras de su autoría, dio algunos conciertos como pianista solista acompañada por la Orquesta Sinfónica Nacional y llegó a dirigir la orquesta del Teatro Encanto y otras de zarzuelas y operetas. Sus hijos también son destacados músicos: Gabriel Puly Sequeira Romeu es músico, arreglista y compositor; Armandito Sequeira Romeu, nombre imprescindible en la historia del jazz en Cuba, toca teclado, bajo, violín, es arreglista y compositor y quienes vivieron La Habana de los 60 lo recuerdan en grupos de jazz como el de PeruchínLos FantásticosLos Cinco de Sequeira. Zenaida Castro Romeu tomó el relevo de su madre para crear y dirigir la afamada Camerata Romeu, orquesta femenina de cámara que, con un repertorio ecléctico y un estilo singular, ha marcado una época en la música de conciertos en Latinoamérica.

No son pocos los que se refieren a Rubén Romeu González como un músico extraordinario: tocaba violín y saxo barítono, y en la década de los 40 y 50, era director de la Banda de la Marina de Guerra por las mañanas, y por las noches, ocupaba un atril entre los violines de la orquesta del cabaret Tropicana. Vivió poco, pues falleció en 1959, dejando seis hijos, de los cuales dos destacan como músicos:  Gonzalo Romeu, director orquestal, compositor, arreglista y pianista, y Alberto Romeu, quien toca fagot y batería. Ambos han integrado formaciones orquestales en Cuba, México y Estados Unidos. Gonzalo sobresale por su labor en el rescate de la tradición danzonera iniciada por Antonio María Romeu y en sus trabajos sobre música clásica contemoránea, y ha dirigido orquestas sinfónicas en Cuba y México.

Peruchín y Armando Sequeira Romeu
Cuarteto de Armandito de Sequeira Romeu: Peruchín, Tibo Lee, Regino Tellechea y Armandito Sequeira Romeu.

Mario Romeu González (La Habana, 1924) era considerado un niño prodigio: en el anecdotario familiar se cuenta que sin cumplir cuatro años ya tocaba Ay Mamá Inés a cuatro manos con su padre Armando, quien atendió de inmediato, junto a su hermana Zenaida, el desarrollo de su talento. Mario, pianista, arreglista, director orquestal, pedagogo, estuvo en contacto con la música que se hacía en Estados Unidos: obtuvo una beca para estudiar en el Instituto Curtis, de Filadelfia y en 1937, formando parte de la Banda de la Marina de Guerra, realizó una gira por 36 ciudades estadounidenses, lo que influyó en su formación junto a un profundo conocimiento de la música y los compositores del clasicismo. Mario Romeu fue concertista, pero también tocó jazz con la orquesta de su hermano Armando en Tropicana, y al inaugurarse la televisión en Cuba, fue director de su orquesta junto a Alfredo Brito, lo que le permitió acompañar a figuras internacionales como Lucho Gatica, Carmen Cavallaro y Liberace. Por muchos años dirigió formatos orquestales y acompañó a grandes de la música cubana dentro de la televisión.

Nadie como él, un profundo conocedor de la época, habría podido escribir la música para un filme como La Bella del Alhambra, dejando una de las bandas sonoras más trascendentales del cine cubano, que reconstruye una época y con un valor fonográfico excepcional, pues además, casi no existen referencias a  registros discográficos donde aparezca Mario Romeu como pianista o director.

Los hijos de Mario Romeu González -Belinda y Mario Mayito– también se destacan como instrumentistas, compositores y arreglistas. El nombre de Belinda Romeu Valdés-Miranda está en los orígenes la nueva trova cubana y en el movimiento teatral de los años 80, al tiempo que compone y graba discos de música infantil, que difunde en radio y televisión. Obras suyas aparecen en discos de cantantes y grupos cubanos de las décadas de los 60 y 70. Mario Romeu Valdés-Miranda Mayito es compositor y ha sido guitarrista en grupos cubanos de rock, como Síntesis y el de Amaury Pérez, y ha trabajado en diversos perfiles relacionados con la música.

Noche cubana

De toda la dinastía, Armando Romeu González (La Habana, 1911-2002) es el músico de mayor trascendencia internacional: si simplificáramos su gran aporte, bastaría mencionar que alcanza la fama como director de la orquesta del cabaret Tropicana. Allí acompañó a Nat King Cole en sus presentaciones allí y en las grabaciones que hiciera el crooner norteamericano para el sello Capitol en el estudio Panart. Armando Romeu Jr. -como aparece en discos, prensa e impresos- es el autor del famoso Mambo a la Kenton, que dedicara al músico norteamericano Stan Kenton, quien sin embargo, no lo grabó, y al parecer le prestó atención cuando lo graba Dámaso Pérez Prado, con oscuro episodio de intento de suplantación autoral  incluido, lo que provocó la confusión total de Kenton, quien emocionado, grabó en agradecimiento la pieza Viva Prado, escrita por Shorty Rogers. Aunque la incuestionable autoría de Armando Romeu Jr pudo ser reinvidicada de inmediato, fue un triste episodio sobre un tema que se inspiró en la profunda admiración que Romeu sentía por Kenton.

Pero Armando Romeu González fue mucho más que eso: teniendo en su formación inicial la enseñanza de su padre y también de músicos como Alfredo Brito y Antonio Arcaño, trabajó como flautistas y saxofonista con bandas de músicos estadounidenses como la de Ted Naddy en el Jockey Club y la de Earl Carpenter, en el Casino Nacional. Es contratado por directores americanos durante temporadas de verano en los años 20 y 30. Toca en bailes con las primeras orquestas de jazz que se organizan en Cuba: sólo entre 1920 y 1930 trabaja con las orquestas Hermanos Palau, Los Diplomáticos de Maya y con la Siboney, de Alfredo Brito, con la que viaja España en 1932 acompañando al Trío Matamoros y se presenta en París, el teatro Empire, y luego en Lisboa. Ahí está quizás el origen de su sólida capacidad para asimilar el jazz.

Con 22 años, en 1933 funda su propia orquesta con la que debuta en el cabaret Edén Concert (luego Zombie Club y antecedente de Tropicana). Trabaja en el Hotel Nacional con la orquesta de planta, y con ella viaja a Perú, Chile y Argentina, donde la banda se rompe y Romeu pasa a tocar el saxofón con otra orquesta americana: la de Paul Wyer. Regresa a Cuba y se integra a la orquesta de René Touzet, que se presentaba en la Taberna Cubana y el Casino Nacional hasta que funda la Bellamar, en 1940 y que dirigirá hasta 1942, y que es contratada como orquesta del cabaret Sans Soucí, hasta el primer cierre de este centro en 1942. 

Es ahí donde Armando Romeu González crea la gran orquesta del cabaret Tropicana integrada por los mejores instrumentistas del momento y contratando a los mejores arreglistas: Bebo Valdés, Arturo Chico O’Farrill, Leopoldo Pucho Escalante, Isidro Pérez, Pedro Jústiz Peruchín y Roberto Sánchez Ferrer. Romeu también hace arreglos y transcripciones directas de discos de Duke Ellington, Tommy Dorsey, Stan Kenton, Woody Herman, Dizzy Gillespie y muchos otros. El resultado es un repertorio impresionante, actualizado y enraizado tanto en el jazz americano como en la música popular cubana e internacional, que hizo de esa orquesta una formación legendaria y el sello musical del cabaret que se hacía llamar «Un paraíso bajo las estrellas». Este camino convierte a Armando Romeu González en uno de los primeros músicos en dirigir orquestas en los primeros cabarets que surgieron en La Habana en esos años, y casi el único que puede exhibir el palmarés de haber continuado la historia que iniciara en el Edén Concert, el Zombie, el Casino Nacional y la Taberna Cubana, después en Sans Soucí –con la Bellamar –, en el Hotel Nacional y en Tropicana.

Armando Romeu Bravo con vibráfono
Los Armónicos: Armando Romeu Bravo en vibrafono.

En uno de los primeros discos de Panart quedó fijado, a inicios de los 40, el sonido de la orquesta de Armando Romeu González, cantando su esposa entonces, Delia Bravo. Se insertaba en lo que entonces se entendía como jazz, pues eran versiones del popular As Time Goes By y de It Can’t Be WrongDe la unión de Armando y Delia nació Armando Romeu Bravo, destacado vibrafonista que hizo época como parte de Los Armónicos de  Felipe Dulzaides, además de tocar batería, bajo y teclados. De sus años con Dulzaides data su obra El Flaco Loco dedicada a su primo Puly Sequeira y grabada para EGREM. Yolanda Romeu Vasallo es la otra hija de Armando Romeu González y aunque no se dedica a la música, fue inspiración para que su padre le compusiera el tema Yolandita. 

En 1967 el exdirector de Tropicana será uno de los directores fundadores de la Orquesta Cubana de Música Moderna, que reunió a músicos jóvenes como Chucho Valdés, Paquito D’Rivera y el núcleo central de lo que después fue Irakere -con otros mayores Oscar Valdés Sr., Leopoldo Pucho Escalante, Guillermo BarretoManuel Guajiro Mirabal. Ahí tuvo, entre otras, la genialidad de orquestar su versión de El Manisero, que asombró a todos.

Así Bailaba Cuba
Orquesta Romeu

La discografía del clan Romeu es dispar, y en todo caso, no refleja con exactitud su huella en la música cubana. Antonio María, dentro de sus grandes aportes, es el de mayor presencia discográfica. Sus primeras grabaciones datan de 1915. Cristóbal Díaz Ayala referencia 240 piezas grabadas por él entre 1915 y 1925 para Columbia y Victor, antes del inicio de las grabaciones eléctricas. A partir de 1925 y hasta 1930, con la nueva tecnología de grabación serían cerca de 70 sus registros, siempre para el sello Victor, incluida una serie de grabaciones para las que viaja a Nueva York en 1927 y en la que, entre sus músicos, estaban su hermano Armando y nada menos que Mario Bauzá.

Pero si nos atenemos al testimonio que su hermano Armando diera a Rosendo Rosell, cuando estaba a punto de cumplir 97 años, la huella de Antonio María comienza incluso antes, en la prehistoria del disco: en la época de los cilindros, cuando grababan unos tubos» para la Casa Mosquera. El trabajo de Antonio María con sus diferentes orquestas, siempre fue del interés de las casas discográficas, por lo que toda su trayectoria musical está documentada a través de los discos.

No ocurre lo mismo con los demás: más allá de alguna que otra grabación radial, las enciclopedias discográficas recogen escasos registros realizados por los otros Romeu. En cuando a Zenaida Romeu González, indican sólo seis piezas grabadas por Rita María Rivero acompañada de la orquesta del puertorriqueño Pepito Torres donde ella toca el piano, y que serían publicadas en discos de 78 pm. 

Una verdadera rareza es el disco extended playMujeres editado por Puchito cerca de 1958, que recoge la banda sonora de la comedia homónima escrita por Clare Boothe, en versión libre en español de María Julia Casanova y música de Olga de Blanck, en la que las voces de María de los Angeles Santana, Loly Rubinstein, Raquel de Olmedo, Lola Villar, Rosita de la Casa, Sarita Malberti y Manela Bustamante, están acompañadas por el duó de pianos de Zenaida y Mario Romeu. Este trabajo podría ser la primera comedia musical registrada en un disco en Cuba y rememoraría el esplendor de los dúos que ambos hermanos Romeu protagonizaron, interpretando obras clásicas.

La relevante incidencia de Armando Romeu González en la escena musical cubana desde 1930 hasta su muerte no es compensada con su presencia en discos, como también ocurre con las generaciones siguientes del clan Romeu.

Aquí sólo nos hemos enfocado en los más notorios, pero otros miembros de la dinastía musical Romeu, han sido músicos de formación y han continuado el camino como instrumentistas en orquestas y grupos de pequeño formato, como pedagogos, compositores, arreglistas, y programadores en la aplicación de las tecnologías a la música. Algunos de los más jóvenes, como la concertista y pianistia de jazz Jeanette Claudine Romeu, hija de Armandito Sequeira, han tomado la herencia musical de sus antecesores. 

Hoy, representantes de la dinastía Romeu viven en Cuba, Estados Unidos, México, Bolivia, pero todos preservan y continúan de alguna manera el legado que iniciaron en Cuba Antonio María y Armando Romeu Marrero, hace mucho más de un siglo.

En Colección Gladys Palmera atesoramos muchas grabaciones de la Dinastía Romeu: muchas de las que Antonio María Romeu fijó en discos, y que incluyen piezas suyas y de su hermano Armando, pero también algunas increíbles rarezas, como el único disco que se conoce grabado por Armando Romeu González al frente de la orquesta del cabaret Tropicana; los discos de las sesiones de Nat King Cole en La Habana, dirigidas por Armando; la grabación que hizo Paquito D’Rivera de un tema de Armandito Sequeira, primer escalón de la discografía del notable saxofonista; o la composición que Felipe Dulzaides con sus Armónicos le grabara a Armadito Romeu Bravo.

Compartimos también esa super rareza que es el disco con los temas de la comedia Mujeres, donde tocan a dúo Zenaida y Mario Romeu, al parecer, la única fijación sonora de un trabajo de ambos hermanos; la maravillosa versión de Barbarito Diez de Flores Negras con la Orquesta de Antonio María Romeu Jr.; el tema Yolandita que Armando Romeu González dedicara a su hija, grabado por Leonardo Timor; un registro de Luisa María Güell sobre una obra de Belinda Romeu; la trepidante versión de El Manisero que hizo Armando Romeu González para la Orquesta Cubana de Música Moderna, y hasta un danzón de Antonio María traído a la modernidad por David Virelles, como lo tocaba El Mago de las Teclas en las tardes y noches del Café La Diana. ¡Disfruten!

Playlist

1. Orquesta Francesa de Antonio María Romeu - La Habana Alegre (Antonio María Romeu)
00:00:40
2. Dámaso Pérez Prado - Mambo a la Kenton (Armando Romeu González)
00:03:49
3. David Virelles - Tira la Cuchara y Rompe el Plato (Antonio María Romeu)
00:06:59
4. Orquesta Riverside - Mocambo (Armando Romeu González)
00:12:26
5. Orquesta Antonio María Romeu con Antonio Machín y Daniel Sánchez - Un Beso Quisiera (Antonio María Romeu)
00:15:26
6. Camerata Romeu - Dirección Zenaida C. Romeu - Camerata en Guaguancó (Guido López Gavilán)
00:18:45
7. Luisa María Güell - Melodía de un Amor (Belinda Romeu)
00:24:35
8. Leonardo Timor y su Orquesta - Yolandita (Armando Romeu González)
00:26:27
9. Orquesta de Antonio María Romeu - Rosina y Virginia (Armando Romeu Marrero)
00:27:56
10. Paquito D'Rivera - Invitación a una Locura (Armandito Sequeira Romeu)
00:30:36
11. Armando Romeu Jr. Y su Orquesta Tropicana Night Club - Mambo en Sepia (Armando Romeu González)
00:32:55
12. Orquesta Antonio María Romeu Jr. con Barbarito Diez - Flores Negras (Sergio de Carlo)
00:35:30
13. Georgia Gálvez con Los 5 de Armandito Sequeira Romeu - Pero Tu Vendrás (Armandito Sequeira Romeu)
00:38:35
14. Peruchín - Tres Lindas Cubanas (Antonio María Romeu)
00:41:34
15. Felipe Dulzaides y Los Armónicos - El Flaco Loco (Armando Romeu Bravo)
00:44:16
16. Raquel de Olmedo con Dúo de Pianos de Zenaida y Mario Romeu - Casa de Modas (Olga de Black y María J. Casanova)
00:47:45
17. Braulio con Armando Romeu Bravo - Tú Me Acostumbraste (Frank Domínguez)
00:50:19
18. Nat King Cole con Orquesta de Armando Romeu Jr. - Arrividerci, Roma (Renato Rascel, Pietro Garinei y Sandro Giovannini)
00:54:14
19. Frank Emilio Flynn y Gustavo Tamayo - Campoamor (Antonio María Romeu)
00:56:56
20. Orquesta Cubana de Música Moderna dirigida por Armando Romeu González - El Manisero (Moises Simons. Arreglo: Armando Romeu González)
01:02:12

Deja tu comentario