Incendiaria combinación entre highlife de Ghana, ritmos yorubas como el jújú, y funk y jazz, el afrobeat es un género de música moderna africana que suele atribuírsele al músico y activista nigeriano Fela Kuti. En un giro inesperado se popularizó en la Costa Caribe colombiana a principios de los años 70 cuando Humberto Castillo, Osman Torregosa, Donaldo García y Jimmy Montalvo, entre muchos otros melómanos voraces, surtieron las despensas de los picós con las referencias más oscuras de rumba congolesa, highlife y afrobeat nigerianos, salsa neoyorquina, zouk de Martinica, konpa dirèk haitiano y otras novedades del asombroso universo musical afroantillano.

Cuando hablamos de picós, hablamos de lo que José Arteaga en su libro Música del Caribe definió como “gigantesco aparato de sonido conformado por un bafle grande, adornado con dibujos y, en la parte posterior, por un tocadiscos o tornamesa… Nombre derivado del inglés pick up que significa herramienta y de uso muy popular en la costa atlántica colombiana para bailes en sitios públicos”.

Así, es muy posible que en El Conde o El Ciclón –dos de los picós más reputados de la época- sonara Shakara de Fela Kuti, un exitazo verbenero de 1972 que en años posteriores fue versionado por el Grupo Abharca de Abelardo Carbonó, Lisandro Meza, Wganda Kenya y la Cumbia Moderna de Soledad. Incluimos en esta lista las cuatro versiones no solo por su candorosa particularidad, sino porque se trata de las primeras manifestaciones de afrobeat en Colombia.

Si bien el afrobeat fue un ingrediente crucial en la consolidación de la llamada “psicodelia costeña” en los años 70 y 80, su práctica fue más bien esporádica; se mimetizó de manera excéntrica en algunas canciones contagiosas de Son Palenque, Carbonó, Manuel Álvarez, Cassimbas Negras y el Conjunto Son San que no podríamos olvidar en el presente recuento.

A partir de la segunda mitad del nuevo milenio, Batata y su Rumba Palenquera y Colombiafrica retomaron el asunto, mientras que Palanca, Malalma y Tumbacatre incluyeron en sus repertorios composiciones que remiten directamente a la creación sonora de Kuti. Lo mismo ha sucedido recientemente con algunas gemas incluidas en discos de Ondatrópica, Los Pirañas, Kokodrilo, Surativa Parlante y Nkumba System. El caso aplica, también, para M.A.K.U Soundsystem, Dilemastronauta y la Tripulación Cósmica, La Chiva Gantiva y Los Feliz, agrupaciones integradas por colombianos que viven en Nueva York, Los Ángeles, México y Bruselas. Todas ellas -salvo Tumbacatre que infortunadamente no dejó grabada la magnífica pieza que solían tocar en concierto-, condimentan con sabrosura este resumen.

También hacen parte de esta selección que he preparado y que se ha dividido en dos partes: una sorpresiva versión de Soul Makossa de Manu Dibango en manos del guitarrista León Cardona; un par de originales de La BOA –junto a Surativa Parlante, las dos únicas bandas colombianas dedicadas exclusivamente al afrobeat- y un batazo fino, hipnótico, a cargo de Abelardo Carbonó junto a Quantic y Mario Galeano: La Piña Madura, un viejo mapalé popularizado en los años treinta por Guillermo Buitrago y sus Muchachos, y actualmente en los Future Beats de Radio Gladys Palmera.

Deja tu comentario