Conjunto Los Latinos

Nunca antes un conjunto de música popular bailable en Cuba había asumido como prioridad hacer de algunos géneros del Caribe continental el centro de su repertorio, eso sí, fusionados con elementos rítmicos auténticamente cubanos. Y no es que antes esto no ocurriera: La Sonora Matancera, el Conjunto Casino, y otros incorporaban a su repertorio de manera esporádica algunos temas caribeños, pero ninguno apostó como Los Latinos por hacer de ellos el centro de su propuesta al público bailador. Cumbias, plenas, bombas, bachatas, merengues son combinadas con guarachas, sones montunos, boleros, en arreglos muy convincentes.

En un país donde los conjuntos son una formación no sólo habitual, sino adorada por el público bailador, que reconoce ciertos códigos en su sonoridad, Orlando Reyes, ex-cantante del conjunto de Roberto Faz arriesgó mucho en este empeño al crear en 1968, en La Habana, Los Latinos, una formación con tales peculiares características. Los Latinos es una derivación del Conjunto Club de Alfonso Salinas, donde Reyes empieza a cantar cuando abandona el del Roberto Faz, aunque la voz principal era Domingo Lugo, un cantante que recordaba el timbre y el estilo del gran Panchito Riset.

Al Conjunto Club llegó un cantante diametralmente diferente, muy guapachoso y versátil, donde el halo de trágico y arrabalero romanticismo que caracterizaban los boleros de Domingo Lugo no tenían cabida frente a una manera distinta, menos acusadora y plañidera, de entender y enfrentar el bolero y la canción y, sobre todo, ante su alegría contagiosa en lo rítmico, y el modo de interactuar con los bailadores. Venía del grupo Sorpresa, una formación semi-profesional de la zona de Marianao, donde había estado poco tiempo. Era Ricardo Rivera (Baracoa, 11 de agosto de 1944), pero pronto perdería el apellido y tendría que aceptar el diminutivo que su fanaticada le endilgó, porque todos lo conocerán desde entonces como Ricardito. El recién nacido conjunto resultaría una verdadera conmoción en el ámbito de la música bailable cubana y una buena parte de esto es responsabilidad de Ricardito, la gran voz e imagen recordada de Los Latinos.

A finales de los años 60, cuando el panorama musical cubano era lo suficientemente elástico como para albergar corrientes y estilos diametralmente diferentes, que como casi siempre sucede, gestaban estéticas y comportamientos que las identificaban: la canción protesta, la nueva trova, las generaciones sucesivas del feeling, el rock en sus variantes twist y shake, el incipiente pop local, el jazz. Y abriendo la década de los años 70 Juan Formell asimila todas esas influencias y revoluciona la música popular bailable cuando crea Los Van Van, pero dos años después los bailadores cubanos asisten al surgimiento de un nuevo fenómeno en la música popular bailable, de la mano de una figura que continúa el ciclo de las que se hacen populares a base no sólo de buen cantar, de llevar ante el micrófono el sentir de la calle, sino también, de una explosiva vitalidad y un gran carisma.

Con Ricardito y los cantantes Frank Pereira y Marcelino Linares, Los Latinos comenzaron rápidamente a pegar un tema tras otro: versiones del merengue dominicano Te digo ahorita, éxito de Johnny Ventura; de Maquinolandera, inmortalizada por Ismael Rivera con Cortijo y su Combo, se unen a producciones propias con aire caribeño, como Síguelo ahí (conocida también como su popular coro A lo cortico), composición y arreglos de José Pepito López que poco después sería versionado en Venezuela por Federico su Combo Latino; Ando buscando una novia, del cantante y compositor cubano Sergio Rivero El Haitiano; o la bachata de Antonio Lamas y Pepito López Sigue la rima.

Tocaron en muchos bailes populares que constituyeron uno de los principales espacios de su triunfo, ayudados, claro está, por la radio y la televisión. Uno de los temas que se impuso como un hit de Los Latinos es su versión de la cumbia La piragua, la obra insignia del gran compositor colombiano José Benito Barros Palomino, que había empezado a sonar en Colombia hacía poco tiempo –en 1969–, grabada inicialmente por el trío de vallenato Los Inseparables y poco después, en la versión que Barros había imaginado para su obra, con orquesta, por el cantante Gabriel Romero.

Entre esos bailables uno de ellos tuvo especial significado. Actuamos en La Habana, en la explanada que está al lado del Hotel Nacional, ya habíamos incorporado La piragua al repertorio del conjunto y tuvo una repercusión monumental –nos cuenta Ricardito–. El tema y el estribillo comenzaron a correr de boca en boca. En los kioscos de los carnavales en toda Cuba, dondequiera que actuábamos ya se sabían los nombres de las canciones de Los Latinos y el de La piragua era uno de los que más nos pedían. No había presentación de Los Latinos donde no dejaran de pedirnos La piragua. No te puedo asegurar que por eso le pusieran a esa explanada el nombre de La piragua, no lo sé, pero lo más seguro es que haya sido por esa causa, porque se hizo sumamente popular entonces. El arreglista fue Pepito López, siempre buscando no perder la idea original del tema, como lo creó su compositor. No había presentación de Los Latinos en que no cantara La piragua y si la cantaba de las primeras, al final tenía que repetirla.

Hasta hoy, y en tiempos donde casi ningún lugar escapaba de ser bautizado con nombres ligados a la política, la explanada que abarca los entronques de las calles 17, 19, O y El Malecón habanero, se conoce como “La piragua”, todos llaman así a ese espacio que se identifica sólo con música y multitudes y nadie ha podido cambiarle el nombre con el que, no ha habido más remedio, aparece incluso en documentos oficiales. En Cuba no hay ríos caudalosos, ni piraguas, pero la imagen de Guillermo Cubillos en su embarcación y su travesía entre El Banco y Chimichagua, han quedado anclados en pleno paisaje citadino, en una de las zonas más rabiosamente urbanas de La Habana. La piragua habanera es sitio de conciertos en directo y de grandes aglomeraciones festivas en tiempos de carnaval. La responsabilidad de Los Latinos en ello, es ineludible.

En la llamada “línea romántica” Los Latinos siguen los pasos de algunos conjuntos cubanos de finales de los cincuenta (Casino, Roberto Faz) y lanzan varios “mosaicos” (los conocidos medley) que, ellos, Los Latinos denominan “recuerdos”, donde se destacan las condiciones de los cantantes como boleristas, pero en particular las de Ricardito, que se demuestra en ellos su capacidad para abordar un amplio espectro genérico y emocional. El director, Orlando Garrucho, aprovecha al máximo esta cualidad del cantante y propicia grabaciones donde como bolerista deja muy recordados temas como Noches de vacío, El tiempo que te quede libre, y muy en particular su versión del conocido A la orilla del mar. Hasta se arriesga con He venido, una balada que el cuarteto Los Zafiros había llevado a los primeros planos.

Los Latinos, con Ricardito, grabaron dos vinilos de larga duración: el LP Conjunto Los Latinos-Síguelo ahí, a lo cortico. (Areíto) de 1975, y con reediciones inmediatas en Venezuela y España por los sellos Produfon y Movieplay, respectivamente; y el LP Los Latinos (Areíto), en ambos casos producidos por Adolfo Pichardo y arreglos de Pepito López. Algunos de sus cortes aparecieron en varios sencillos. Los músicos dirigidos por Orlando Garrucho llegaron a Costa Rica, Colombia, Nicaragua, Guadalupe, Martinica a través de sus discos y de su participación en eventos regionales como el festival Carifesta.

Pero Ricardito no acompañará a Los Latinos hasta el final de su corta vida como formación musical: tenía la mirada puesta en otro de los conjuntos más populares del momento: el Rumbavana, donde Raúl Planas, Fernando González, Guido Soto y Orestes Macías integraban paradigmática batería de cantantes, que para cualquier cantante podía ser un reto a vencer. Planas, sonero de ley, y Macías, bolerista de estilo singular y muy valorado, contribuían mucho a la sonoridad que Joseíto González, el director, pianista y arreglista del Rumbavana había conseguido para su formación y que se distinguiría dentro del panorama musical cubano de los setenta. Ricardito suma su nombre a la época dorada del Rumbavana y deja en su discografía temas muy sugerentes como la versión de Yo vine para echar candela, donde tiene una breve pero eficaz intervención.

A inicios de los años 80 Ricardito lidera la orquesta La Familia, y en paralelo y como solista canta en el cabaret Tropicana y otros espacios en Cuba. Pero será por breve tiempo: sus éxitos con aquellos boleros con el conjunto Los Latinos le llevarán a España, como una de las figuras centrales del espectáculo Antología del Bolero, que en 1993 recorrió una buena parte del territorio ibérico, con recordadas paradas en el Teatro Calderón, de Madrid y Apolo, de Barcelona, entre otros. Se afinca en España donde continúa una imparable carrera en los espacios relacionados con el bolero, la canción y la música tradicional cubana.

Graba su CD doble Cubasino y realiza otras grabaciones en el triángulo que marca su vida y su carrera desde la década de los años 90: Ibiza, Miami y La Habana. Ricardito se ha movido con los tiempos, pero el camino que iniciara con el conjunto Los Latinos y los temas que convirtió en éxitos, lo hacen permanecer en el panorama de la música cubana como un auténtico referente de la música que sonó en la Isla en los años 70. Incombustible y seguro de que aún tiene mucho más que decir, su reciente trabajo con el canario DJ Juan Soul en el single Mi negra, nos devuelve el carisma y la sabrosura de un Ricardito para quien el tiempo solo corre a su favor, como si le dijera todo el tiempo: ¡Síguelo ahí….!

Plenas, merengues y cumbias a lo cubano.

Playlist

1. Conjunto Los Latinos con Ricardito - Síguelo ahí (A lo cortico)
00:00:02
2. Conjunto Los Latinos con Ricardito - Quemando
00:04:53
3. Ricardito y Conjunto Los Latinos – El tiempo que te quede libre
00:07:38
4. Ricardito y Conjunto Los Latinos – Jaraneando, sí señor
00:10:55
5. Ricardito y Conjunto Los Latinos – Noches de vacío
00:14:37
6. Conjunto Los Latinos – Por tu puerta no paso más
00:17:05
7. Ricardito y Conjunto Los Latinos – He venido
00:19:27
8. Conjunto Los Latinos – Te digo ahorita
00:23:00
9. Conjunto Los Latinos – La piragua
00:27:30
10. Conjunto Los Latinos -   Sigue la rima
00:31:37
11. Ricardito y Conjunto Los Latinos – Ando buscando una novia
00:35:04
12. Ricardito y Conjunto Los Latinos - A la orilla del mar
00:38:21
13. Ricardito y Conjunto Los Latinos – Sí, me voy pa' La Habana
00:41:27
14. Ricardito y DJ Juan Soul – Mi negra
00:45:09

Deja tu comentario