En ocasiones oímos una canción y nos reconocemos en ella. Son momentos efímeros pero felices, en los que nuestros sentimientos emergen a flor de piel. Ahí reside la magia para aquellos consideran a la música el arte que de forma más rápida pulsa los resortes de la emoción y la imaginación. En ese lugar de emoción nos encontramos con las canciones de Lucinda Williams.

5419630e0a150ff519ebb83888613fbb

Lucinda-Williams

Williams sigue siendo una de las grandes voces inconformistas americanas. A finales de los años 80, aportó un nuevo rock a la música country y ayudó a lanzar ese género híbrido. Con mezcla de influencias gospel y blues, además de la fuerza de su composición personal, sus voces arrastradas y desafiantes y con arreglos nuevos, acompañadas de guitarras atmosféricas cuenta historias de religión, culpa y pérdida, emparejadas con canciones de amor adulto.

NEW ORLEANS, LA - MAY 05: Lucinda Williams performs during the 2011 New Orleans Jazz & Heritage Festival - Day 4 presented by Shell at The Fair Grounds Race Course on May 5, 2011 in New Orleans, Louisiana. (Photo by Rick Diamond/Getty Images)

lucinda wiliams

lucinda

La extraordinaria voz de Williams tiene tesitura de soprano y, cuando su banda se pone en marcha, llena la sala con su voz con canciones que expresan el anhelo de mujer abandonada. Así que cuando recita “me has dejado tu marca, es permanente, es un tatuaje” nos deslizamos con ella de nota en nota.

ct-lucinda-williams-review-20141129

Lusinda_1

Muchos Grammy’s, éxitos y muchos sentimientos tras unos comienzos como casi siempre difíciles, han hecho de Williams una de las grandes autoras contemporáneas. Sus discos están repletos de poesía sureña, de esa que se encuentran en los libros de Flannery O’Connor, porque sin duda nuestros corazones son potros solitarios. Ella aclara “nadie es completamente feliz. Con mi música he intentado conectar con ese otro espacio más oscuro pero donde también hay luz. Muchos han conectado conmigo pues todos sufrimos.

LW_GEN10450_300cmyk

lu123

La carretera, en sentido de desplazamientos y cambio como metáfora vital, “moteles en declive y vallas publicitarias desteñidas, coches usados en venta y depósitos de chatarra” son imágenes de sus canciones. También de el pasado, ese que en ocasiones es mejor decir adiós. Sin embargo todo esto no impide que Lucinda Williams intente ser feliz y que algunos de sus discos sean así, un sentimiento alegre aún cuando la vida le parezca triste.

Lucinda-Williams-main

lucindawilliamscoche

De su padre poeta aprendió la libertad de la poesía y el “valor de la libertad de expresión”, pero en la música halló su destino. “Cumplí mi deseo de ser lo que quería ser después de escuchar ‘Highway 61 revisited’ de Bob Dylan. Fue una especie de luz, una sensación que te eleva”.

724224.tif

2016-02-18-1455815846-6119701-lucinda_courtesy

Canciones como Lonely Girls sirve de catalizador de canciones tristes sobre mujeres aguerridas y solitarias. Steal your Love deja una huella imborrable, como si aquella fuese la última canción que va a cantar en vida. Pero no es hasta llegar a los acordes de Envy The Wind, cuando las lágrimas se secan, los violines levitan, y la canción alcanza el éxtasis emocional.

LW_Ghosts_Cvr_hi

Para expertos musicales es una de las grandes voces de la música. Su tema Still I Long for Your Kiss, sonaba en la película de El hombre que susurraba a los caballos de Robert Redford. Después de la publicación del disco, Williams realizó una gira con Bob Dylan.

LW-Cover-Alt-HI-Res-1024x1024

Su disco, Essence (2001), fue un gran éxito. Acercó a Williams al público de la música alternativa. Uno de los temas incluidos en el álbum, Get Right With God, le proporcionó en 2002 su tercer Grammy.

 

COVER_MAR_APR_WEB-2-851x1024

Ahora intenta seguir adelante sin dejar de fumar “porque con ansiedad las cosas no salen bien, hay que escoger”. “Soy una especie de anomalía. Me descubrí tarde”. Está en la mediana edad. Su escritura es mejor que nunca, y su voz está mejor que nunca.