Si se escuchan atentamente las canciones de Chabuca y sus letras percibiríamos que era algo más que “a trotecito lento…”. Chabuca era la elegancia hecha canción. Y además, fue una mujer que se saltó las reglas estrictas de la alta sociedad limeña y también una transgresora que rompió los esquemas de lo que supuestamente debía hacer una señora de su tiempo y su status social. Cantaba y se reunía con “jaranistas”, bohemios, criollos, y negros; su maravillosa canción Flor de la Canela, está dedicada a una señora de esa raza.

Se divorció a los pocos años de casada y su marido le acusó de conducta deshonesta por componer valses criollos, cosas que desde la perspectiva de ahora nos la presentan con menos “finura” y más firmeza. Se atrevió a ir dónde el corazón la llevaba, más allá de rutas convencionales y lejos de los prejuicios que nos limitan la vida. Sus letras se saltan muchas normas e incluso las excepciones.

ellosyellas_article_3a1c1a936ad56f583b28390e9d5d1416_jpg_320x200_100_1856

60618b45d684f34e85e4df92adde7ab7

232480539a36b6bf3e8d09b01bce5924

La Flor de la Canela es una de las más conocidas en el mundo, con ella identificamos al país donde nació la mujer que la compuso: María Isabel Granda y Larco. Hija de familia de la clase media alta del Perú, su padre era un ingeniero de las minas de oro barranquinas y se crío en un ambiente familiar musical.

8e71b4828508738dec1e672fc7a0daaf

cc4fb132cef9857802de7bcc39da9e0c

Su legado en la historia musical de América Latina, también han sido algunas letras unas canciones irreverentes para su época. Dejó un tremendo legado, tanto en lo musical como en lo poético. Contaba en sus canciones las cosas que vivía, le cantaba a Lima y al Perú que tanto amaba, a sus calles, a sus montañas, a sus amores, sueños, dolores, añoranzas… Le cantaba a la vida. Imágenes y sentimientos que le brotaban del corazón.

7e1d781f7966ec089eebaf3869ec99fc

968a0d9ae730a3ed9a6dd388bd2250e2

b9e0b993c8ff0d617462d71dfb2b380a

En sus comienzos las canciones son animadas y expresivas. Canta a la Lima antigua señorial de fines del 1800. Es la ciudad que ella conoció a través de su padre, la del barrio del Barranco, de grandes casonas francesas, con inmensos portales y jardines de invierno. A esta etapa pertenecen Lima de Veras, La flor de la Canela, Fina Estampa, Gracia, José Antonio, Zeñó Manué y muchas otras. Sin embargo rompe con el convencional estilo del vals, y sus melodías, alternarán el nuevo lenguaje con los antiguos valses de salón.

b8a2f4aa9c3e46ddf0c87c12c0642e81

Era una mujer con energía y alegría de vivir; en una segunda etapa comienza a componer las canciones que la hicieron famosa en todo el  mundo. Se cuenta que cuando recibía un premio por sus canciones, a los postres del almuerzo que siguió, hizo uso de la palabra un prócer barranquino, que llevado del énfasis poético pidió: “Piedad para el río, el puente y la alameda”. Esa frase impactó en Chabuca quien confiesa que se convirtió en un estribillo, que fue el punto de partida para la creación de su canción más conocida. Casi el segundo himno nacional del Perú, no hay lugar donde no se conozca esta canción.

f022af09ad2a54f30da8d35fab588760

70033df473e049b87c293499228f777b

Granda cada vez más interesada en el criollismo, interpretó un repertorio ligado al renacimiento de la música negra afro-peruana que, a pesar de haber estado presente a nivel popular, había sido denostado por razones sociales y raciales. Manejó con maestría “negra” el abanico de ritmos que enriquecieron la música popular peruana y su poesía tomó una cadencia repleta de sugerentes colores, sensaciones y quejas.

8e40b1770a1738f0e9b176c6f87ef09f

Murió fuera de su país y vive en el recuerdo de los peruanos. Susana Baca la gran cantante, que fue gran amiga de Chabuca, dice con gracia que lo que más recuerda es su olla de tallarines, «poetas, músicos, políticos, todos iban llegando, y ella agregaba más agua y tallarines, para que todos comiéramos».

65-1

9da4970a4d2c9b1b364f966317d3b558

Cesar Calvo amigo toda la vida y enamorado de ella, que le acompañó en su vida y en sus giras dice de ella. “A Chabuca no se la puede definir, como tampoco se puede hacerlo brevemente al Amazonas. Solo, zambulléndose en el río. Lamentablemente nunca me zambullí en Chabuca. Fue un río permanente que sigue arrollándome. No permitió que nadie se humedezca con sus lágrimas”

Seguro que Chabuca le dedicó: Déjame que te cuente limeño, además de “soy un gallito de buena camada”.

 

Deja tu comentario