Paco Manzano

 

El día que Paco Manzano hizo esa foto en los camerinos del circo Price me enteré por la prensa que ya no era el biógrafo oficial de Peret. Fue una liberación. Peret estaba obsesionado con narrar de una vez por todas el nacimiento de la rumba y quería que se incluyera un vídeo con los momentos previos al hallazgo. Un lío. Total que el proyecto se bloqueó y finalmente Juan Puchades hizo un excelente trabajo en Peret. Biografía íntima de la rumba catalana.

Que no me llamen blen blen blen 

La sesión comienza por el “Blen blen blen” de Chano Pozo en la versión en mambo de Tito Rodríguez. Parece evidente que Chano se inspiró en el barrio habanero de Belén y que contrajo la palabra a la manera que hacían los grandes del be bop, como Dizzy Gillespie, con los que convivía en Nueva York. Seguramente Peret nunca tuvo contacto con el “blenblenblen” de Chano, su canción “Belén Belén” nació en el tablao el Duende de Madrid (por cierto, ahora es un excelente garito soul: Katmandhu) y que la canción estaba dedicada a una azafata de Iberia de ese nombre.

No hay ninguna relación entre las dos canciones, más allá de la espiritual y que Peret hace mención a la llamada de la rumba. Peret consideraba La noche del Hawayano como una de las canciones en la que se muestra la rumba catalana en plenitud. Desde los primeros compases se hace evidente que es El charlatán la primera grabación del gran Ismael Rivera, la otra evidencia es que Peret se inventó la letra.

La transformación del Negro Bembón (de nuevo, Maelo) en Gitano Antón parece hecha con lápiz y papel y no al vuelo. En ambas ocasiones se pone de manifiesto el talento de Peret para transformar el canto de Ismael Rivera.

Peret había titulado como Lo mato la composición de Ñico Saquito (Compay gato) aquí se escucha la versión junto a la Vieja Trova Santiaguera en la que Peret se adapta a la clave cubana y al son. En su propia versión con la que ganó el festival de Sopot en Polonia en que insinua que va a romper la guitarra. Pete Townsend (Los Who) y Paul Simonon (The Clash) completaron el gesto.

La intro de Don Toribio sirve para entrar en la versión del Voy voy junto a Fermín Muguruza. En casa de los Muguruza había pasión por Peret pregunten a los Kortatu (Fermín o Iñigo) o al cantautor Jabier Muguruza.

De vuelta a Cuba de la mano de Nestor Mili compositor de Pon por mí, aquí encontramos los dobles sentidos habituales en El Guayabero

 

En Que levante el dedo Peret se nos muestra como un cantautor consciente:

«El médico vende su ciencia,
el artista su talento,
el maestro su cultura
y la iglesia, la iglesia
nos vende el cielo.
Y aquel que diga que no vende nada
que levante, que levante el dedo»

Hay que decir que la primera vez que levanté el dedo con Peret fue en 1988-89, desde entonces siempre levanto el dedo por Peret.

Por los bigotes de James Brown

Chaví es la incursión funky de Peret, se puede ver en directo en cine Padró en el documental que tuve el honor de dirigir Peret, de los cobardes nunca se ha escrito nada (Universal 200??. A destacar el bigote que luce Peret, similar al de James Brown de la misma época.

Mantuve una delirante conversación con David Byrne sobre las canciones con sentido Sí fulano y las canciones sin sentido Psycho killer. El hecho es que la espléndida versión de Byrne la hizo con su banda en Madrid y luego también la hizo en Donosti junto a Caetano Veloso.

El sabio original de Tito Rodríguez encuentra en Peret y en el piano de Papá Cunill un nuevo contraste entre lo gitano y el Caribe.

El origen de La Lágrima está en la canción Me pedías un beso interpretada en 1949 por Carmencita del Moral y por Carmen de Veracruz en 1950. Era una composición de Francisco de Val con arreglos de Manuel y Genaro Monreal. Los detalles los cuenta Patxi Mendiburu en su blog «desolvidar«.

 

De gatos y ratones

El Gato de Peret es El Ratón de Cheo Feliciano que Peret firmó a Joe Cuba puesto que Cheo la grabó inicialmente con el conguero. De nuevo la adaptación es canónica. La equivalencia, perfecta.

“Echa la semilla a la maraca
pa que suene”

se transforma en:

“Ponle la cejilla a la guitarra
pa que suene”

A mí me parece genial.

Existe una tradición en la música popular caribeña y latinoamericana en la que el burro es protagonista. Así que El burro boogaloo de José Fajardo es una más de las transformaciones de la música popular. Peret insistía en que Borriquito era su mejor canción protesta contra la manía de los conjuntos de los años sesenta de ponerse los nombres en inglés.

La relación de Peret con Manuel Malou data de los primeros tiempos cuando Peret apadrinó a los Golfos. Amor a todo Gas cuenta con el rapero cubano Nilo al que tuve el honor de convencer para que grabara.

Que nadie sepa mi sufrir suena en una de las escenas de la película Los Tarantos y El mig amic es la canción que dedicó a su padre. Hay aficionados a la rumba que aún no han entrado en la última parte de la discografía de Peret, esta versión del Banana Boat producida por Tino Digeraldo es una de mis favoritas.

Por siempre Peret. Amigo.

Deja tu comentario