© Aurora Fierro

Gladys Palmera ha sido invitada a participar en la lista Top 5  la tienda de vinilos raros, Superfly, un espacio con sede en París para amantes de la música, especializado en bossa, MPB, soul, funk y jazz. Superfly es un innovador espacio físico y virtual fundado por Paulo Goncalves y Manu Boubli, y con una web dirigida por Jacques Denis. La selección propuesta muestra cinco clásicos atemporales de definen la esencia de la Colección Gladys Palmera, reconocida como el mayor catálogo musical de música afrocubana del mundo y que los oyentes de RGP conocen a través de las Gladys In Session y del canal musical de la colección Gladys Palmera.

1. Tino Contreras – Niña Yavel (Discos Latinos, 1980). “Fiebre de Amor”.


Pulse en la imagen para escuchar la sesión de Gladys Palmera en Superfly

¡Qué gran músico era Tino Contreras! Y que difícil escoger una sola canción, sobre todo porque en ellas mezcla feeling, chua-chua y un swing imparable.

 

2. Frank Hernández – El Pavo Frank y su Nuevo Sonido (RCA, 1969). “Mal Camino”.


Pulsa en la imagen para escuchar la sesión de Gladys Palmera en Superfly

Tras una larga temporada en Nueva York con los grandes del jazz, Frank Hernández volvió a Caracas e hizo una serie de joyas para la RCA. Esta es una de ellas.

 

3. Julio Gutiérrez – Play the Exciting Sound of Havana B.C. (Sirena, 1964). “El Son Cubano”.


Pulsa en la imagen para escuchar la sesión de Gladys Palmera en Superfly

Julio Gutiérrez es uno de mis músicos preferidos. Este álbum fue una declaración de amor a La Habana, tras sus primeros cuatro años de vivir en el exilio.

 

4. Don Cunningham Quartet – Something for Everyone (Luv N’Haight, 1965). “I’m Your Slave”.


Pulsa en la imagen para escuchar la sesión de Gladys Palmera en Superfly

Poquísimo grabó Don Cunningham, más dedicado a amenizar las noches del Playboy Club que a los estudios de grabación. Es una rara avis.

 

5. The Guantanamo Boys – Latin Guateque (SMC, 1969). “Let’s Dance the Bugalú”.


Pulsa en la imagen para escuchar la sesión de Gladys Palmera en Superfly

Gabriel Oller, dueño del sello SMC, no solía hacer carátulas. Y yo soy una gran amante de ellas, pero su música es tan buena que merece una excepción.

 

 

Deja tu comentario

Noticias relacionadas