El pasado domingo 21 de septiembre, Leonard Cohen cumplía 80 años celebrándolo con nuevo disco: Popular Problems. Un disco otoñal, como todos los suyos, con muchos lamentos cimentados con buena poesía. Porque Cohen más que músico es poeta y desgrana sus canciones hasta erizarnos los vellos y provocarnos un dulce abandono de melancolía. Sí, la vida contada como una balada interminable, porque esos son los discos que oímos una y otra vez.

Leonard Cohen 2

El hombre que pasaba de lo erótico a lo místico, el habitante del Chelsea que se acostó con Janis Joplin porque lo confundió con Kris Kristoffenson, el hippie-poeta que vivió Hydra compartiendo mujer con su marido, él que se perdió con Nico, el monje. Un hombre que sabía lo que quería ser, además de poeta, era un hombre que enamoraba a todas las mujeres. Los poetas siempre hablan al oído y Cohen además lo hace susurrando una canción.

janis-chel

emily-bindinger-and-LC-fall-1974ed

La leyenda de Cohen es tan grande como su vida, existiendo zonas oscuras e incluso los problemas populares, de fans y enemigos. Posiblemente no sea el mejor pero si lo escuchas repites.

Leonard desgrana en forma lenta y no son cosas de la edad, porque explica: «Ralentizo la canción. Nunca me gustó lo rápido. Vosotros queréis llegar ahí pronto, yo quiero llegar el último. No es porque sea viejo, no es por la vida que he llevado. Siempre me gustó despacio».

Captura de pantalla 2014-09-23 a las 15.38.51

Comienza así: «Yo estoy retrasando la melodía / nunca me gustó rápido …» Es una reafirmación a la dedicación de toda una vida a la reflexión creativa, a tomar su tiempo para encontrar la palabras adecuadas y la melodía correcta, manteniendo intacto el misterio de una canción de Leonard Cohen.

Leonard

Sus letras repiten palabras como naked, lost, love, road, end y nadie puede resistirse a párrafos así: Muéstrame lentamente los únicos límites que conozco. Baila conmigo hasta el fin del amor.

tumblr_l7ic4r85hw1qz7g6ko1_500-scaled500

Sus canciones de amor y pérdida son lentas e inquietantes, mientras que su voz grave, casi inexpresiva, es como señaló un crítico contemporáneo, un gusto adquirido en una época de excesivo barroco musical.

hush

greece4

 

 

¿Por qué nos gusta la tristeza de Cohen? Porque definitivamente, en algunos momentos de nuestras vidas -generalmente los más alegres-, podemos con ello. Y en los tristes nos sentimos acompañados.

mini-1967-joni-mitchell

El conocido productor John Simon decía sobre el éxito de Leonard “siempre estuve rodeado de niños, y Cohen siempre fue un hombre”.

leonard-6

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario